Home » SUDAFRICA 2010

Messi ídolo caído en el Mundial 2010

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 3 julio 2010
Sin Comentarios


Agencias

 

Oaxaca, México.- Messi nunca ha llegado a ser del todo Messi en Sudáfrica. El torneo que tendría que haberle elevado definitivamente a los altares planetarios, el que pusiera fin al eterno debate entre su reinado mundial o el de Maradona, sólo ha servido para dibujar el perfil de una estrella desorientada.

 

 

Maradona y Messi/Foto: AFP

Maradona y Messi/Foto: AFP

Su luz, siempre cegadora en el Barcelona, pierde potencia en la selección albiceleste por un doble motivo: ‘El Pelusa’ nunca le alinea donde él quiere -tiene libertad de movimientos pero alejado del área- y en su cabeza todavía pende la impresión colectiva de sus compatriotas de que lo da todo en el club azulgrana y sólo lo justo cuando defiende la camiseta de su país.

 

 

El ‘crack’ del Barça, la Bota y el Balón de Oro, ha ofrecido buenos momentos en la primera fase y brilló en períodos esporádicos en octavos ante México. Dosificación, sostenían sus defensores, convencidos de que el ‘Messías’ caminaría sobre las aguas ante Alemania y no dejaría de hacerlo hasta la final del 11 de julio.

 

Desmotivación, defendían los escépticos, persuadidos de que la fría relación de su dios con su otra gran deidad -Maradona- le convierten en un futbolista de este mundo. Con Guardiola, el ‘hobbit’ de Rosario se mueve por donde le venga en gana tanto en ataque como en defensa. Con el seleccionador, sin embargo, la pizarra le coloca como uno más en el repliegue, una faceta que no es la suya y en la que se siente incómodo e incomprendido.

 

 

Robar balones suele ser cosa de otros en el Barcelona. Pero en Argentina es también un cometido suyo. Conclusiones: cuando lo consigue, ve la portería contraria alejada, en el horizonte. Y, cuando lo logran sus compañeros de la albiceleste, tienen que esperar a que Messi recupere su posición para darle la pelota. Maradona insistió en esa demarcación en la penosa fase de clasificación, en la que el azulgrana tuvo un papel discreto, y lo ha vuelto a hacer en Sudáfrica, ajeno a las voces críticas con su sistema. La principal consecuencia de ello es que el mejor futbolista del mundo en la actualidad se ha marchado del continente negro sin hacer un solo gol, lo que, probablemente, le colocará en la diana de la afilada Prensa argentina al mismo nivel que Maradona, cuya falsa teatralidad en este Mundial ha rozado el esperpento.

 

 

Y si con las victorias sus reacciones de júbilo y sonrisas parecían sobreinterpretadas, qué decir de su actuación de ayer para consolar a sus jugadores en Ciudad del Cabo, abatidos tras la derrota.

 

Dedicó un abrazo y un beso a cada uno. También a Messi, que respondió con distancia y los brazos en jarras, como si mediaran miles de kilómetros entre él y el ‘barrilete cósmico’. Sus miradas casi ni se cruzaron. Las miradas de dos ángeles caídos.

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.