Home » Ciudadanía

Carta aclaratoria del Padre Uvi

Publicado por @Shinji_Harper el Lunes, 9 Agosto 2010
3 Comentarios


 

 

De la REDACCIÓN

Oaxaca, México.-  El párroco Wilfrido Mayren Peláez, envió una carta aclaratoria por las imputaciones hechas en su contra en el Diario El Despertar en el contexto del conflicto de la zona triqui.

 

A continuación el texto enviado a esta Redacción

 

 

MI PALABRA EXPLICA MIS ACCIONES Y MIS ACCIONES DEFIENDEN MI PALABRA

 

 

Me he enterado que el día lunes 2 de Agosto del 2010, un diario de circulación local publicó una serie de imputaciones (http://www.diariodespertar.com.mx/agenda/38495-Violenta-Padre-UVI-regin-Triqui.html y http://www.diariodespertar.com.mx/opinion/alfredo-martinez-de-aguilar/38483-Milicianos-activistas-subversivos-rechazan-Ejrcito-los-triquis.html) en relación a una dinámica de conflicto que prevalece en la zona Triqui, y relata también acusaciones a mi persona. Aparecen dos notas, con la clara intención de generar una corriente de opinión y favorecer un caldo de cultivo propicio para una agresión física o implementar medidas jurídicas en mi contra; quieren cerrar con broche de oro una continua agresión mediática con la criminalización de la defensa de los Derechos Humanos a través de periodistas que transgreden su función, convirtiéndose en instrumentos de intereses que los hace olvidar la ética de tan noble ejercicio.

 

 

No obstante me es imprescindible reconocer que, en Oaxaca y en México, existe una labor periodística profesional y comprometida con la verdad; hemos sido testigos de cómo los medios de comunicación ofrecen y consolidan procesos de información, formación y análisis crítico en la sociedad. En particular en Oaxaca se está consolidando una madurez social que se puede observar en el ejercicio periodístico independiente y autónomo de muchos periodistas y de algunos medios.

 

 

Frente a esta realidad, encontramos que todavía subsisten, en algunas personas que se prestan al juego de un “periodismo” desafortunado, sentimientos de odio y frustración, derivados de la impotencia de no poder mantener el estado de las cosas que solo benefician a una selecta minoría, entre la cual están ellos percibiendo los beneficios económicos que les otorga una pluma domesticada. Este es el caso en el que se inscribe el uso de medios de comunicación, propiedad de gente en el poder, para generar corrientes de opinión que respalden y favorezcan la Comisión de Delitos Graves que atenten contra nuestra libertad o vida misma.

 

 

Celebro la Libertad de Expresión y defiendo el Derecho a la Información no sólo con palabras sino con hechos; como muchos amigos periodistas en Oaxaca han podido constatarlo, aún en momentos de nuestra historia reciente donde el estado ha intentado silenciar expresiones y medios. Parafraseando al escritor, filósofo y abogado Francés, François Marie Arouet, Voltaire, y luchando por la congruencia, puedo afirmar que “podré no estar de acuerdo con las expresiones que se han difundido en mi contra, sin embargo hasta con mi vida defendería su derecho a opinar”. Pero de la misma forma en que defiendo esta posición, también hago valer mi derecho de réplica y opinión, negando categóricamente las acusaciones que el diario “Despertar”, en las inserciones pagadas a Jorge Vega Aguilar y Alfredo Ramírez de Aguilar, vierte sobre mi persona. Rechazo totalmente el sesgo informativo de las notas por carecer de veracidad y rigor periodístico, y porque hacen uso de una serie de adjetivos inverosímiles que van en detrimento de toda calidad periodística.

 

Mi invariable compromiso es con la Verdad, la Dignidad, la Justicia y la Paz. La Pastoral de los Derechos Humanos es la Misión Evangelizadora que la Iglesia, a través de sus Comunidades-Instituciones, realiza en el campo de la defensa y promoción de la vida y de la dignidad humana, como prolongación de la misión liberadora de Jesús de Nazareth, con la participación de hombres y mujeres de buena voluntad. Esta Misión, cimentada en la Sagrada Escritura, tiene su fundamento en la dignidad que tenemos todos los seres humanos por ser imagen y semejanza de Dios. El Magisterio de la Iglesia lo ha confirmado, reafirmado, impulsado y promovido.

 

 

En el caso particular de San Juan Copala y la Zona Triqui, aprovecho la ocasión para invitarles a que se sumen a una nueva etapa que privilegie una investigación profesional; seria, imparcial y exhaustiva, que conduzca a la superación de la corrupción y la impunidad para una pronta y expedita aplicación de la justicia. Solamente así podremos impulsar el diálogo entre las comunidades y sus líderes originarios, pues es el momento en que Oaxaca, sus comunidades y los que vivimos en ellas, nos sacudamos todas esas prácticas caciquiles y de confrontación que han sido el sello de la política interior de nuestro estado en los últimos años. Por eso los conmino a que reflexionemos: ¿A quién o a quiénes les conviene seguir sembrando violencia y obstaculizando la enorme posibilidad de incluirnos en la construcción de una nueva vida en Oaxaca?

 

 

Abonando a esta reflexión, dejo constancia pública de la responsabilidad que tiene y adquiere el gobierno del Estado en relación a estos hechos de violencia que ha permitido y solapado, además de la complacencia y muy probablemente la orden de difundir infundios que ponen en riesgo mi integridad física y seguridad jurídica. En este mismo orden de ideas pido que las expresiones que se han difundido, los que las suscriben y quienes las ordenan se alejen del miedo al cambio pacífico y al desarrollo con bienestar para todos. Sinceramente pido a Dios porque el corazón de estas personas se convierta incondicionalmente a la verdad para que logren la sensatez, la prudencia, la tranquilidad y el equilibrio, y en ese ánimo puedan, a través de un ejercicio profesional, dejar de promover la confrontación y colaborar para que logremos la Reconciliación Social de Oaxaca.

 

 

En una sociedad libre y democrática donde tengan plena vigencia los Derechos Humanos, como la que Oaxaca comenzó a esbozar el 4 de julio, por encima de intereses o conveniencias económicas o políticas, debe prevalecer la verdad.

 

 

 

9 de Agosto del año 2010.

 

 

 

R. FCO. WILFRIDO MAYRÉN PELÁEZ, PBRO.

Párroco de Santo Tomás Xochimilco

Coordinador de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz

Apoderado Legal de la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca

Comentarios

comments

3 Comentarios »

  • MARIA dijo:

    Padre UVI: aplaudo y me enorgullecen sus palabras, para defenderse de los ataques infundados de estos periódistas, que se nota que no conocen realmente de la verdad, sensatez y valores de ningún tipo, puesto que ellos mismos delatan el precio que se les ha pagado para hacer este tipo de periodismo. La gente que lo conocemos padre, sabemos que usted es una gran persona y que sólo defiende la verdad y la justicia para el pueblo de Oaxaca, adelante padre y ánimo…

  • luna dijo:

    Todo lo que ha decrado el padre uvi, es cierto. El no miente, el es cura. El habla el nombre de Dios.

    Lo únicos responsables directo de los problemas en San Juan copala, son Rofino Juarez y Antonio Pajaro.Debe ser juzgado ante la Justicia Mexicana.

  • ROBERTO MOLZAV dijo:

    ADELANTE PADRE UVI, LOS HOMBRES LIBRES DE PENSAMIENTO ESTAMOS CON USTED.
    NO SE REQUIERE TENER GRANDES CONOCIMIENTOS DE POLITICA PARA DARNOS CUENTA DE LA REALIDAD PAUPERRRIMA QUE SE VIVIA EN OAXACA Y QUE ESPEREMOS AHORA CAMBIE.
    EL CURA HIDALGO TAMBIEN FUE PERSEGUIDO, Y PAGO CON SU VIDA ALZAR LA VOZ, ADMIRO SU VALOR Y TENACIDAD PORQUE SE JUEGA LA VIDA EN DEFENSA DE LA CLASE MAS EXPLOTADA Y OPRIMIDA EN OAXACA QUE SOMOS MAYORIA.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.