Home » Bicentenario 2010

Zapata y Villa y la evolución de su imagen como héroes de los pobres

Publicado por @Shinji_Harper el Miércoles, 22 septiembre 2010
Imprimir
Sin Comentarios


Marisela MENDIZÁBAL C./Conaculta

Oaxaca, México.- A pesar de encabezar movimientos que fueron derrotados en la Revolución Mexicana, la imagen de Pancho Villa y Emiliano Zapata han permanecido en el imaginario popular y lo mismo son estandarte de luchas políticas y sociales, que adornan camisetas, llaveros y jabones. De esta evolución da cuenta la exposición Villa y Zapata. Una iconografía revolucionaria, que será inaugurada en el Museo de Arte Popular (MAP) el próximo 25 de septiembre, como parte de las actividades por el Centenario del inicio de la Revolución Mexicana.

villamesaVilla y Zapata. Una iconografía revolucionaria, busca develar la forma en la que evolucionó la imagen pública de estos polémicos personajes, presentándolos como héroes, guerrilleros o como los simples seres humanos que el pueblo ha creído que son. Para ello, un grupo de especialistas coordinados por la doctora Eugenia Meyer realizó una investigación que rescata la figura de estos héroes emblemáticos que cualquiera reconoce como los artífices de la Revolución.

La exposición propone un recorrido a lo largo de imágenes que datan de los años revolucionarios, documentando sus vidas y sus hechos, así como el semblante de sus seguidores y el aspecto de la tierra que enmarcó sus acciones.

La doctora Guadalupe Villa, nieta de Pancho Villa, señaló que ya no son sólo aquéllos personajes históricos y que Villa y Zapata se transformaron en una bandera política y de lucha social, porque los mismos problemas por los que lucharon los revolucionarios que dieron inicio al movimiento armado en 1910, siguen vigentes.

“Hay un gran sector de la población en México en pobreza extrema que sienten que no hay justicia para ellos, que no tienen oportunidades de trabajo y todo aquello que consagra la Constitución y quedó muy bonito en el papel en 1917, pero que en la práctica no es así. Por eso Villa y Zapata siguen siendo baluartes. La gente siente en ellos una identificación total, absoluta”, señaló la especialista.

villa6Asimismo, precisó que si bien después de la Revolución Villa y Zapata quedaron un poco borrados de la historia de México, a quien recuperaron primero fue a Zapata, porque tenía un Plan Agrario y al grupo en el poder le convenía en recuperarlo así, pero a Villa tardaron mucho tiempo más en recuperarlo.

“Nadie discutía que Pancho Villa había sido el brazo armado de la Revolución pero no había un intento de analizar sus aportaciones, si es que las había tenido, y no sólo lo relativo a la guerra. Ese cambio fantástico es lo que se puede ver en la exposición, cómo de pronto estos hombres se convierten en la palabra clave de un discurso, en el monumento que adorna una glorieta, los aretes que porta una mujer o en el tatuaje de un hombre, todo lo que implica la imagen, cómo de pronto se convierten en una mercancía y ésta, que no tiene un registro, es de todos. Ellos siguen siendo las banderas de problemas que no han sido resueltos aún en nuestro México”, dijo.

Villa y Zapata. Una iconografía revolucionaria se divide en dos grandes bloques: el primero es histórico y se fundamenta principalmente en datos certeros, así como en una abundante bibliografía. El acervo se construye a partir de una labor de investigación importante, trabajo de campo, y la revisión de diversos archivos que descubren detalles inéditos de su vida militar y cotidiana.

villaEl segundo bloque se centra en la construcción de arquetipos de ambos personajes. El hilo conductor se da en torno a tres grandes temas: los medios de comunicación, el arte y el mercado. Así, el público podrá encontrarse frente a la imagen mítica y real tanto de Pancho Villa, como de Emiliano Zapata.

Héctor Zarauz, especialista en el tema de la Revolución Mexicana y Emiliano Zapata, explicó que a través de objetos personales que pertenecieron a los dos revolucionarios se va describiendo su historia: su encuentro en Xochimilco, así como la época que se mantuvieron en armas contra el gobierno de Carranza, hasta sus respectivos asesinatos.

“En el núcleo político hemos descubierto que hay una utilización de su imagen tanto desde los gobiernos mexicanos para obtener el apoyo de sectores campesinos, principalmente, pero también podemos recrear cómo hay una disputa por la imagen de ellos porque representan a la revolución popular, dado que ambos encarnan las demandas populares. Ellos representan la inconformidad.

“Es interesante observar que Villa y Zapata, no obstante encabezar los movimientos derrotados de la Revolución, son los que siguen diciéndole algo al pueblo mexicano, porque no vemos en las calles camisetas de Obregón, Carranza o Calles, sino de quienes representan la inconformidad y la búsqueda de una sociedad más justa”, indicó Zarauz.

villacamisetasEl historiador Xavier Guzmán Urbiola, recordó que hace un par de años el MAP presentó la exposición Parafernalia e Independencia, la cual tuvo un buen éxito del público, por lo que ahora, a manera de ofrecer una segunda parte e inscribiéndose en los festejos de la efeméride del Centenario y el Bicentenario, es que el MAP decidió armar esta muestra.

Como ejemplo, la exposición abre con una majestuosa imagen del “Ipiranga”, barco de vapor alemán que cobró fama al haber transportado a Porfirio Díaz a su destino, luego de ser exiliado. Esta primera sala busca unir la nueva propuesta del MAP con su anterior exhibición, Parafernalia e Independencia, la cual concluía con la llegada de Díaz al poder.

Villa y Zapata. Una iconografía revolucionaria es la voz que narra sus grandes batallas, que repite sus gritos de exigencia, que revive sus ideales, pero es también aquella que complementa su historia, la que los humaniza dedicando toda una sala a sus actividades cotidianas.

Lo anterior, permite conocer a través de una abundante documentación fotográfica a un Villa carismático y deportista, realizando labores agrarias, trabajando la forja, marcando becerros, y pasando tiempo con su mujer y sus hijos. Por el contrario, Emiliano Zapata carece de fotografías que lo muestren realizando este tipo de faenas; a pesar de ello, gracias a una búsqueda exhaustiva, el MAP expone aquellas que proponen una visión diferente, de tal suerte que se le puede observar tomando cerveza con sus amigos o simplemente sonriendo.

Se sabe que durante los días que estuvieron en la capital, Emiliano Zapata aprovechó y se hizo retratar por prestigiosos fotógrafos de la ciudad, esta actividad fue aprovechada para recrear en una sala un estudio fotográfico de la época; ilustrando tanto los estables como los ambulantes. En el estudio y frente a un telón original con un paisaje de provincia, se exhibirán dos trajes de gala, uno femenino y otro masculino, que serán retratados por una cámara de 1911.

Una pantalla táctil se encontrará colocada para invitar al público al recorrido virtual de los movimientos de ambos revolucionarios y sus tropas por la Ciudad de México. Ésta develará las imágenes de sus asesinatos y dará paso en dos pasillos a la sala de la muerte. La abundante documentación será vista en una doble pantalla pasando a modo de diapositiva todas las fotos y documentos, recreaciones, objetos que se originaron a raíz de la muerte de Emiliano Zapata, en 1919 y Francisco Villa, en 1926.

Prensa, literatura, y cine son los grandes creadores de opinión, y este último ha sido variado en sus versiones sobre Villa, aunque no tanto con Zapata. Tomando en cuenta esto y no siendo un objetivo pasar todas las películas que se han hecho sobre ambos, se recreará una pequeña sala donde se proyectará una película de películas para que el espectador aprecie la diversidad de caracterizaciones y modificaciones sobre la historia oficial.

Existe también la visión artística de Villa y Zapata, en donde se combina el trabajo de creadores plásticos como Frida Kahlo, las enormes piezas temáticas de Arnold Belkin, los representativos óleos de Zapata de Abelardo Favela, Adrián Brun o Demián Flores, y la abstracción de Edmundo Font. Así también el enorme lienzo de Alberto Gironella acerca del enterramiento de Zapata, frente a otro enorme lienzo sobre Villa.

Escultores como Francisco Marín se mezclan con artistas de índole popular. Creaciones sobre Villa y Zapata en diversos materiales como el vidrio estirado, la palma tejida, la cartonería, el barro negro modelado, la madera tallada, dialogan con los sobrios bustos y retratos de los protagonistas en bronce y demás materiales nobles.

La exposición Villa y Zapata. Una iconografía revolucionaria, está conformada por más de 900 piezas que ofrecen una vasta simbología de los revolucionarios. Será inaugurada el sábado 25 de septiembre, a las 12:00 horas, en el Museo de Arte Popular, donde permanecerá hasta el  9 de enero de 2011.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.