Home » Arte, Cultura

Talking Heads en la pantalla de la Biblioteca Henestrosa

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 23 septiembre 2010
Sin Comentarios


Oaxaca. México. En la Biblioteca Henestrosa, continúa el Ciclo de Rock en el Cine, por lo que este sábado 25 de septiembre a las 20:00 horas se exhibe la cinta “Stop Making Sense” -Talking Heads en Concierto-.

 

Bajo la dirección de Jonathan Demme, actores como Bernie Worrell, Alex Weir, Steven Scales, Lynn Mabry, Ednah Holt, Tina Weymouth, Jerry Harrison, Chris Frantz y David Byrne, protagonizan esta cinta documental.

 

 

 

El relato de una de las bandas más representativas en el rock.

El relato de una de las bandas más representativas en el rock.

Con entrada libre, se proyectará en Porfirio Díaz 115, esquina con Morelos en el Centro Histórico, esta cinta sobre la banda “Talking heads” narra cómo fue fundada en 1974 por David Byrne junto a Chris Frantz  y Tina Weymouth.

 

Fue  una de las bandas más representativas del rock new wave, con elementos punk rock y funk predominante en el ambiente británico de los años ochenta, el cual influyó y sigue influyendo la música popular.

 

Con David Byrne a la cabeza, la banda alcanzó los primeros lugares de las listas en gran parte de Europa y Estados Unidos. Su  estilo y elegancia puede resumirse en el filme que ahora proyectamos en la Biblioteca Henestrosa Stop Making Sense, realizado en el teatro Pantages de Hollywood, bajo la dirección de Jonathan Demme.

 

Este trabajo es aclamado como uno de los ejemplos más representativos de su género. La banda se llamó originalmente The Artistics, y está formada por tres miembros, David Byrne (voz principal y guitarra), Chris Frantz (batería y percusión) y tina Weymouth (bajo y coros).

 

Los tres fueron alumnos de la Escuela de Diseño de Rhode Island. Se mudaron a Nueva York y fueron teloneros de The Ramones en el legendario club CBGB.

 

En 1976 se les unió Jerry Harrison (guitarra, teclados y voz), ex miembro de la banda de Jonathan  Richman, The Modern Lovers. El grupo tuvo rápidamente una gran aceptación y firmó para Sire Records en 1977. Lanzó su primer sencillo “Love Building on Fire” en febrero de ese año.

 

A continuación lanzaron su primer álbum Talking Heads: 77. En 1978 lanzan More Songs About Buildings and Food con el cual la banda comenzó su larga colaboración con el productor Brian Eno, quien previamente había trabajado con Roxy Music, David Bowie y Robert Fripp.

 

De hecho la canción de Eno “King`s Lead Hat” es un anagrama del nombre de la banda. El estilo típico de Eno congeniaba bien con las sensibilidades artísticas del grupo. Y se ganaron la confianza para explorar en una gran variedad de direcciones musicales. Sin embargo, el primer “Psycho Killer” del álbum fue un éxito minoritario; fue la versión de Al Green`s de More Song`s “Take Me to the River” la que hizo a Talking Heads conocida por el público.

 

La experimentación continuó con Fear of Music en 1979, el cual flirteaba con el oscuro estilo del post-punk rock. El sencillo “Life During Wartime” creó el himno “This aint`s no party, this aint`s no disco”.

 

Remain in Light, fuertemente influenciado por el Afro-Beat de la banda nigeriana Fela Kuti, de quienes Eno introdujo su música en la banda, explorando poliritmos africanos, haciendo que más tarde Byrne se interesase en la música mundial.

 

Para interpretar todos esos complejos arreglos  la banda fue de gira con más miembros en el grupo, primero en el festival de Heatwave en agosto, y más tarde en sus famosos conciertos de la película Stop Making Sense.

 

El sencillo del álbum Once in a Lifetime, fracasó una vez que se lanzó en el propio país de la banda, pero creció en popularidad durante los siguientes años tras su video musical, una de sus primeras canciones con el poder que tendrían los videos musicales de los años 80.

 

Después de ocho importantes álbumes de estudio, varias giras, videos musicales y premios, el grupo anunció oficialmente su separación en 1991.

 

Tres conciertos en Hollywood bastaron para tener material suficiente en 1983 y realizar STOP MAKING SENSE, para el que David Byrne ideó todo un show a manera de un story board (hizo todo el show coreografiado y dibujado) donde la puesta en escena es la gran estrella por la manera brillante de incorporar nuevos elementos hasta con pereza (músicos, decorados, luces, los propios asistentes), haciéndolo entre tema y tema y convertir a tan solo un simple recital de música  en una verdadera película.

 

El escenario es tan funcional y mágico como ascético y cinematográfico. David se mueve con la confianza de tener todo dominado con sus canciones, en un aparente ir de menor a mayor, aunque nunca decae el nivel compositivo pues estaban en uno de sus mejores momentos creativos.

 

Ese icónico traje gigante de oficinista, una idea tan sencilla como inolvidable, completa y refuerza el show. El logro es también de su director Jonathan Demme (El silencio de los inocentes, Filadelfia, El mensajero del miedo, La boda de Rachel)

 

que hace físico y palpable el movimiento grupal (músicos y asistentes) sin perder detalle y sabiendo interpretar la idea del líder musical. Plataforma para luego convertirse en un gran director.

 

Funkys como nunca, los Talking Heads suenan monolíticos y con un Groove que debe mucho a los integrantes negros de la banda, anexos visibles y lógicos para la pulsión rítmica que quisieron y que supieron lograr.

 

A partir de la mitad, el filme deja su aspecto de big-videoclip para seguir las peripecias del verdadero motor vital: el robótico líder, que se las arregla para ser genio y figura sin ser ni de cerca un bailarín, ni tener una gran voz, ayudado con precisión rítmica del tándem sónico del bajo y la batería (matrimonio en la vida real).

 

La banda es una influencia visible de la música inglesa actual, en un abanico desde los Pixies hasta los Artic Monkeys. Hoy día Byrne es un cazatalentos étnico y un poco snob (más original y simpático que Peter Gabriel, eso sí).

 

A fin de cuentas y luego de 27 años, Stop Making Sense sigue siendo (quizás junto al también genial Sign of the Times de Prince) el mejor show filmado de la música contemporánea. La versión que ahora te proyectamos ha sido remasterizada y remezclada digitalmente.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.