Home » Reflexión

Ahora le tocó (otra vez a) Oaxaca

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 4 octubre 2010
Sin Comentarios



Salvador JOSÉ

Oaxaca, México.– Sucedió lo que tenía que suceder Anteriormente fue Guadalajara con la explosión de un gaseoducto, en San Juanico con el incendió de un oleoducto. En Nuevo león, con la guardería “ABC”, y con otros tantos accidentes que pudieron evitarse, si no hubiera existido la negligencia y corrupción de las diversas instituciones de los gobiernos federales y estatales, dando como resultado cientos de muertes inocentes.

Con la actual temporada de lluvias, una de las más abundantes en muchos años, provocado grandes inundaciones en la mayor parte del país, se pudo constatar la corrupción imperante en la construcción de obras públicas como carreteras puentes y –incluyendo uno denominado “Bicentenario” (de la Independencia) que no duró ni el mes de celebrarse tan histórica fecha se vinieron abajo por la mala calidad de la construcción.

Alguien señalaba, que “cuando un mismo huracán toca tierras estadounidenses y mexicanas, los daños son de muchas menores consecuencias en aquel país, mientras en México la destrucción de plantíos y desbordes de ríos es catastrófico”. La respuesta es obvia: la corrupción en México es imperante.

tlahuiltoltepecPuentes y carreteras hechas al vapor y con un gran costo económico, que llega a los bolsillos de los dueños de las constructoras, generalmente relacionados con los gobernantes en turno, son parte de este enramaje de corrupción.

En su libro “La Mafia que se adueño de México…. y el 2012” de la Editorial Grijalbo, Andrés Manuel López Obrador señala: “En Oaxaca, de los 570 municipios, 290 no tienen caminos pavimentados a sus cabeceras municipales”,… “Por ejemplo para llegar a Amoltepec, que está a 350 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, hicimos nueve horas de viaje”.

En el caso de Santa María Tlahuitoltepec, eran previsibles las muertes que ocurrieron, ya que en múltiples ocasiones han ocurridos volcaduras con saldos lamentables, por la inaccesibilidad de los caminos. Recordamos el accidente ocurrido hace unos años y donde muriera la directora de un semanario local, cuando se dirigía a cubrir una información en la región mixe.

Aunque afortunadamente no ocurrió la desgracia anunciada irresponsablemente por Ulises Ruíz Ortiz (URO) – aproximadamente mil muertes. Y digo irresponsablemente, porque aunque algunos medios ya lo daban como un hecho, el corroborar que no había sucedido tal, provocó que la atención se enfocará a otros estados del sureste, cuando en realidad varias comunidades alrededor de Santa María, se encuentran incomunicadas y con el grave riesgo de que ocurran nuevos desgajamientos. Lo que provocaría la incredulidad de las instancias de auxilio si algo llegara a suceder.

Con estos acontecimientos, se abre nuevamente la cloaca de la corrupción y la demagogia respecto a que una gran infraestructura en carreteras y puentes se está haciendo para comunicarse con los poblados más alejados. Si agregamos a la mala calidad de las carreteras, el deficiente transporte que se dirige a estas comunidades, y los asentamientos humanos, sin previo proyectos orográficos, las consecuencias son más que previsibles.

Felipe Calderón Hinojosa-dándose golpes de pecho-señaló que cuando diputado había propuesto usar energías alternas, para evitar el sobrecalentamiento global. Lo que provocó que sus correligionarios lo tomaran a loco. Sobrecalentamiento, que según Calderón Hinojosa, ocasionó el derrumbe en Tlahuitoltepec.

Lo que no señala el señor Calderón es que gran parte de estos deslaves, son ocasionados por la erosión de los bosques, principalmente por la deforestación provocada por los talamontes, que no hay quien los detenga en su depredadora ambición. Y la pregunta es obligada ¿Qué hacen la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y a nivel estatal, el elefante blanco denominado Instituto de Ecología? Durmiendo el sueño de los justos, o en el peor de los casos persiguiendo huicholes o zapotecos por ingerir peyotes en sus festividades tradicionales o alimentarse de iguanas como lo determina su cultura culinaria.

Así que en estos desastres, hay responsables por omisión o negligencia. El Secretarios y corrupto titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), del Ecología, de los encargados de la defensa del Medio ambiente.

Esto sólo es una advertencia, y mientras la corrupción siga imperando, los desastres seguirán cobrando vidas de más mexican@s inocentes.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.