Home » Reflexión

Sociedad y Política/El fin del régimen

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 29 octubre 2010
Sin Comentarios


 

Isidoro YESCAS

Oaxaca, México.- El ambiente de violencia e ingobernabilidad que se vive en Oaxaca en las semanas previas al relevo de poderes ya se ha convertido en un asunto de seguridad nacional pues desde altos círculos del gobierno federal existe el fundado temor que en su irrefrenable proceso de descomposición la camarilla ulicista todavía intente propiciar otros golpes de mano y de plano ignorar las demandas de esclarecimiento de los últimos crímenes políticos cometidos en la entidad. En ese contexto, vale la pena comentar brevemente tres asuntos:
urocarita1. No comparto las versiones de algunos dirigentes políticos y sociales sobre el presunto involucramiento del gobierno de Ulises Ruiz en el asesinato del guía moral y político del MULT, Heriberto Pazos, pues es un hecho que ni en el entorno de las recientes elecciones concurrentes ni en el conflicto que se ha vivido en la zona triqui durante este año y con anterioridad se expresaron grandes diferencias políticas y muchos menos algún tipo de ruptura en esa relación de mutuo apoyo, colaboración y hasta de complicidad que se estableció entre la dirigencia moral del MULT-PUP , el gobierno de Ulises Ruiz y los gobiernos priístas que le antecedieron. Sin embargo, al ser omiso en toda acción legal y política para frenar los ajustes de cuentas entre las organizaciones que se disputan el control territorial de los triquis y demostrar un total desprecio por el respeto a los derechos humanos de sus pobladores, el gobierno de URO se ha hecho corresponsable del crimen de Heriberto Pazos, pero también de otros indígenas y líderes triquis como Timoteo Alejandro Ramírez, fundador del MULTI, y el de su esposa, Cleriberta Castro, ambos ocurridos en el contexto de las campañas electorales.

 
Así, y sin ignorar la responsabilidad que los gobiernos estatal y federal, y el Estado como tal, tienen en el clima de violencia que se vive en la zona triqui y que ahora podría recrudecerse con el asesinato de Heriberto Pazos, lo que no debe perderse de vista en este caso es que la principal línea de investigación sobre estos crímenes apuntan a la guerra fratricida que libran el MULT, MULTI y UBISORT por el control político clientelar, el territorial y los millonarios recursos económicos de los programas sociales que casi a fondo perdido han otorgado los gobiernos priístas a estas organizaciones, pero de manera privilegiada al MULT.
Y para empezar a sentar las bases de la pacificación en la región y poner fin a las vendettas será necesario, además de voluntad política, modificar estrategias y políticas públicas y cancelar las viejas reglas no escritas de las complicidades y la opacidad que tanto daño le han hecho a las organizaciones sociales.
2. Otro signo de la descomposición del viejo régimen es lo que ha ocurrido en la LX Legislatura después del 4 de julio, y de manera particular con el albazo de la bancada del PRI para darle vida a una Junta de Coordinación Política a modo y que en días pasados la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional. En los términos en los que estaba redactado y aprobado, el escenario de un PRI nuevamente posicionado y dominante en el poder legislativo era un escenario probable y de eso me ocupé en mi entrega anterior ( Riesgos de la Transición Democrática en Oaxaca, Noticias, 26-oct-2010).
Con la resolución de la Suprema Corte, este escenario quedaría descartado, siempre y cuando la bancada del PRI en la LX Legislatura no intente aprobar nuevas reformas a la Ley Orgánica con el mismo propósito. Conclusión: permanece el riesgo de otro golpe de mano y que la LXI legislatura se vea obligada ipso facto a reformar la contrareforma priísta para así garantizar control y gobernabilidad en el poder legislativo.
3. Efecto colateral de ésta descomposición del viejo régimen son las voces que hoy, a través de algunos medios de información, se erigen en críticos tenaces de los hombres y mujeres que ya se perfilan como parte de, o por lo menos cerca del nuevo régimen.
Ya con José Murat, pero sobre todo con Ulises Ruiz, gozaron de todos los privilegios del poder no solo a título personal sino como cuota familiar. Asesores plenipotenciarios y con derecho de picaporte para el tráficos de influencias , no repararon en los conflictos de intereses ni mucho menos en las formas poco ortodoxas para el ejercicio autoritario del poder. Pero ahora, en su inevitable tránsito al ostracismo político, no ha faltado quien en su condición de político priísta, articulista y abogado del gobernador que ya se va se atreva a “invitar” al gobernador electo Gabino Cué para que se cuide de esos personajes que, asegura, le quieren recomendar o imponer funcionarios. ¡Qué vueltas da la vida¡

isidoroyescas@yahoo.com.mx

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.