Home » Salud

Desarrolla UNAM tratamiento contra la parálisis facial

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 1 diciembre 2010
Sin Comentarios


UNAM/Investigación

Oaxaca, México.- Investigadores de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, en colaboración con especialistas del Instituto Nacional de Neurología, desarrollaron un método alternativo para el tratamiento de pacientes con parálisis facial, apoyado en la retroalimentación biológica.

El método ha ayudado a pacientes con secuelas, a tener mejorías notables y a superar los trastornos psicológicos y emocionales que derivan de las alteraciones de los músculos faciales.

Aunque el origen del padecimiento es multicausal y difícil de precisar, el programa de rehabilitación de los universitarios ha alcanzado una alta efectividad.

paralisisfacialDe acuerdo con María Dolores Rodríguez Ortiz, encargada del Laboratorio de Retroalimentación Biológica de la FP, la parálisis facial es un problema neuromuscular que aparece cuando se lesiona un nervio, cuya función es mover los músculos de una mitad de la cara.

“Se ha visto que ese nervio facial puede dañarse si hay una infección en el sistema otorrinolaringológico. Un tipo de parálisis muy frecuente es la llamada idiopática, es decir, de origen desconocido”, comentó.

Alternativa científica

Aunque a primera vista esta alteración muscular no competería a un psicólogo, la técnica de retroalimentación biológica empleada en ese laboratorio ofrece a los pacientes una alternativa científica.

El método consiste en captar y procesar la actividad de los músculos homólogos de la cara por medio de un sistema de cómputo, para su análisis en un monitor.

Bajo el principio de que se puede aprender a modificar la actividad muscular con retroalimentación, se muestra al paciente el grado y forma de su actividad muscular para que los corrija con mayor facilidad.

“En la retroalimentación biológica se registra la actividad de los dos músculos homólogos, de tal modo que, si uno de ellos está dañado, el otro funciona como punto de comparación para que el paciente incremente la actividad del músculo afectado. Aún no podemos garantizar el mismo nivel de función muscular anterior, pero sí un incremento considerable que permite que la cara se vea más simétrica”, dijo Rodríguez Ortiz.

Causas e implicaciones

Entre las causas que originan la parálisis facial están las infecciones en oídos y garganta, los cambios bruscos de temperatura o la incapacidad para manejar emociones.

El enojo es una de las emociones que ocasiona más alteraciones cardiovasculares; aumenta la presión sanguínea, lo que puede afectar el nervio facial.

La parálisis facial también puede ser resultado indirecto del estrés, pues éste afecta al sistema inmune y es factor para alterar el organismo con una enfermedad infecciosa o inflamatoria. Una implicación funcional en quienes la padecen es que se ven afectadas, en primer término, de los ojos.

En ocasiones, uno de estos órganos está constantemente expuesto porque el párpado no lo cubre completamente, y puede sufrir conjuntivitis o una infección por contaminación o bacterias.

Con la parálisis facial es muy común la debilidad del músculo orbicular de la boca, que sirve para imprimir tensión e impedir que el alimento se escurra al momento de comer, así como fuerza a los labios al momento de hablar.

Este mal neurológico repercute también en la conducta de los pacientes, que se vuelven ansiosos porque nadie les explica que aquél aparece de pronto y tarda hasta meses en desaparecer. “Estos problemas son considerados también en la rehabilitación con retroalimentación biológica”, apuntó la psicóloga.

Recuperación

Los reportes médicos indican que entre 80 y 95 por ciento de los afectados por parálisis facial, especialmente por la idiopática, se recuperan. Con tratamiento de fármacos, como antiinflamatorios, el pronóstico optimista se eleva. Todo consiste en desinflamar el nervio facial dañado.

“Pero, entre cinco y 10 por ciento de los pacientes, quedan con secuelas, y son lo candidatos a atenderse en nuestro laboratorio”,
Indicó Rodríguez.

Se sabe que la parálisis facial puede presentarse por igual en hombres y mujeres, y a diferentes edades, aunque hay una incidencia alta en gente mayor con problemas metabólicos, como la diabetes o hipertensión.

Un número considerable de mujeres puede padecerla también, por cambio hormonal, durante el primer trimestre de embarazo.

El programa del Laboratorio de Retroalimentación Biológica consiste en una entrevista inicial con el candidato y, posteriormente, en una evaluación clínica en la que se observan los diferentes movimientos de los grupos musculares faciales para determinar el grado de asimetría, en reposo y en movimiento, y la presencia y grado de las secuelas (la más prominente es la sincinesia, consistente en movimientos involuntarios; se atiende o se previene también en el laboratorio con un programa especial).

La rehabilitación con retroalimentación biológica no se basa en la aplicación de impulsos eléctricos en zonas afectadas, sino en el conocimiento, con ayuda de la computadora, de lo que pasa en el músculo dañado y en un proceso que busca, a partir de la comparación con el músculo sano, que aquél regrese a su anterior estado por el reaprendizaje del control muscular.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.