Home » Género

Histeria: Locura femenina durante el porfiriato

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 3 marzo 2011
Sin Comentarios


Karime HERNÁNDEZ/FILM2011

Oaxaca, México.- Con una serie de fotografías de finales del siglo XIX, la Doctora Martha Lilia Mancilla Villa mostró cómo vivían las mujeres con histeria en el Hospital para mujeres dementes del Divino Salvador, en la conferencia Histeria: Locura femenina durante el porfiriato, la cual se ofreció al público como parte de las actividades culturales de la XXXII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

El Hospital del Divino Salvador fue construido en 1700 y fue el primero en su tipo en toda América. Ahí se encerraba a las mujeres que eran diagnosticadas con histeria; sin embargo, el concepto que en la actualidad encierra esa palabra es muy diferente al que se tenía hace dos siglos. Para comenzar, la histeria engloba varios síntomas como el insomnio,  los espasmos musculares, la irritabilidad, la pérdida del apetito, entre muchos más. Eran tantos los síntomas que se relacionaban con la histeria que casi todas las mujeres tenían “la enfermedad”.

Según la doctora Martha Lilia Mancilla, las mujeres diagnosticadas con histeria transgredían el deber ser femenino porque eran escandalosas y tenían una exaltación del instinto sexual, tenían mal humor, eran voluptuosas, y tenían cambios repentinos del humor. Actitudes que eran todo lo contrario a como debería ser una dama: discreta, sencilla, pudorosa y tranquila.

La palabra histeria proviene del griego y significa útero y matriz, de ahí que esta enfermedad se relacione sólo con las mujeres. En algunos casos, a las mujeres se les extraía el útero para curar su comportamiento, pero esto no tenía resultados satisfactorios. Debido a que la histeria no provoca alteraciones físicas perceptibles en el sistema nervioso, el dictamen se obtenía a partir de la lista casi interminable de los síntomas.

El tratamiento utilizado para curar a las mujeres era la hipnosis, con esto se pretendía sugestionarlas para que se comportaran de acuerdo a ese deber ser de la mujer. Sin embargo, la hipnosis sólo funcionaba por unos momentos y después volvía la actitud arrebatada de la fémina. A consecuencia de que no mostraban resultados satisfactorios eran condenadas a vivir en el manicomio hasta la muerte.

Para 1910, todas las pacientes del Hospital Divino Salvador fueron trasladas a La Castañeda, el hospital para enfermedades mentales más grande de México.

Martha Lilia Mancilla Villa es miembro del Círculo Psicoanalítico Mexicano. Nació en Mexicali, Baja California, estudió la Licenciatura en Psicología y obtuvo el grado de Maestría en la Facultad de Psicología de la UNAM. Realizó el doctorado en antropología en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.