Home » Pueblos Originarios

La riqueza cultural del Cerro de las Minas, en la Mixteca

Publicado por @Shinji_Harper el Viernes, 4 marzo 2011
Imprimir
Sin Comentarios


Lesli AGUILAR/IGABE

Oaxaca, México.- En el año 2007 personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontró una tumba prehispánica, que fue hallada en un predio de la calle Yucatán, al pie del Cerro de las Minas, en la colonia Chapultepec, los restos se hallaron al costado de una vivienda que se encontraba en construcción.

La antigua comunidad Mixteca es el majestuoso Cerro de las Minas, el cual está caracterizado por una gran riqueza de elementos culturales, únicos de esta jurisdicción, enclavado en las inmediaciones de la ciudad de Huajuapan de León, cuna de la Canción Mixteca.

Su ubicación

El sitio arqueológico del Cerro de las Minas se localiza al norte de la ciudad entre las colonias Chapultepec, Santa Rosa, Alta vista y la del Maestro, a escasamente cinco minutos del centro de la localidad, el sitio se encuentra en proceso de exploración aunque abandonado, está localizada en una de las lomas más altas de Huajuapan, posee una importante estructura dentro de la cultura de la Mixteca Baja, ya que por estrategia de posición, se ubicaban en el cruce de caminos, pues se sabe que los mixtecos fueron unos de los primeros asentamientos, para que de manera evolutiva se crearan las aldeas y ahora las grandes ciudades.

El significado De acuerdo a las investigaciones realizadas por el arqueólogo John Paddock, la región donde se ubica este centro arqueológico es denominada Ñiuñe, que proviene del vocablo “tierra bajo o caliente”, es por eso que en la canción Mixteca escrita por el Huajuapence José López Alavés, a este municipio se le llama “Tierra del sol”.

Los habitantes de Huajuapan saben que el tesoro milenario que poseen ha estado olvidado por las autoridades correspondientes, ya que los estudios que se tiene acerca del Cerro de las Minas son escasos, aunque esta zona contiene varios asentamientos que se caracterizan por una gran riqueza de elementos como los esculpidos glíficos en barro y piedra.

El centro económico de la Mixteca De acuerdo a las excavaciones recientes que se han realizado en el Cerro de las Minas, se han hallado restos de olotes carbonizados, semillas tostadas de varias plantas y demás, por lo que hace ver que el Cerro de las Minas fue el centro económico de la región de la Mixteca, donde además de intercambio de semillas se realizaba el famoso “trueque ganadero”, donde los agricultores cambiaban sus reces por ganado para tener más especies a su disposición.

Sus centros ceremoniales

En la parte ceremonial-habitacional de la zona residencia de la población de alto nivel socioeconómico, hay tres grandes montículos de alrededor de 8 metros de altura y 40 metros de diámetro, colocados casi en línea y separados entre sí por unas plataformas grandes y abiertas, cuya extensión es de casi 180 metros lineales.

Asimismo, entre los restos de esta antigua comunidad mixteca se encuentra un juego de pelota de aproximadamente 60 de longitud entre cabezales y 15 de ancho.

Existe también una plaza entre los edificios situados más al sur, en la que se encontró una tumba colectiva designada con el número cinco, que contenía una gran cantidad de cerámica de tipo Mixteco incipiente y una notable urna policromada de estilo francamente regional que representa al Dios Viejo o del fuego, el cual, con su brasero en la cabeza se sienta sobre una plataforma decorada con lo que parecen ser cuatro glifos del lugar.

Esta pieza, que ahora puede ser admirada en el Museo de Oaxaca, muy posiblemente está relacionada con algún punto geográfico, pero todavía no se sabe cuál es. Debido a su antigüedad como aldea y a su proyección hacia ciudad, la zona ha sido arqueológicamente inscrita en dos fases.

La primera fue llamada Ñudee (nombre mixteco de Huajuapan que significa “lugar de valientes”), y se desarrolló entre los años 400 a.C. y 250 de nuestra era y la segunda llamada Nuiñe, abarca el periodo llamado de las Ciudades-Estado y va del 250 hasta el 800 d.C.

En ambas fases pueden verse características culturales presentes también en otros lugares de la Mixteca y de Mesoamérica, lo cual es una prueba del substrato cultural que unió a varias regiones en esas respectivas épocas.

La zona de Cerro de las Minas contiene áreas habitacionales extensas construidas con cimientos de piedra y paredes de adobe o con alternancias de grandes piedras irregulares con lajas.

Es interesante hacer notar que en los edificios situados en posiciones dominantes se encontraron además entierros humanos primarios y flexionados o bien entierros secundarios (desarticulados) en pequeñas fosas, que puede ser un antecedente de esa costumbre posterior de enterrar a los señores importantes en lugares altos y en posiciones preferentes, una prueba de la continuidad de la ocupación mixteca.

Los hallazgos Entre los hallazgos se encuentra la tumba 3, la cual ya había sido saqueada, pero aún contenía fragmentos de una urna y una piedra grabada.

Años más tarde, en 1987, fue cuando Marcus Winter y su equipo de trabajo conformado por más de 200 hombres, entre ciudadanos, arqueólogos investigadores y demás especialistas, comenzaron a explorar la zona, en la que a lo largo de 6 años encontraron diferentes manifestaciones de la cultura nuiñe.

En el núcleo de la ciudad encontraron el espacio destinado al juego de pelota, la plaza para el mercado, los basamentos de templos y el palacio con la tumba 5 que contenía el resto de 3 cuerpos humanos, que probablemente pertenecen al rey y su familia.

En total encontraron 9 tumbas, de las cuales algunas ya habían sido saqueadas, pero en otras aún encontraron restos humanos, vasijas y en las paredes de las tumbas algunos grabados, que al parecer correspondían al nombre del difunto, además de más de 100 entierros sencillos.

A pesar de esos 6 años de exploración, en la zona un hay mucho que descubrir, pero que hasta el momento no han sido explotados y aún son varios los datos de las culturas Ñudée y Ñuiñe que se encuentran aislados, por lo que Austerlitz Sánchez Méndez, el encargado del INAH en Huajuapan, insiste en que la inversión que se necesita para explorar el Cerro de las Minas es difícil de conseguir, pero debe surgir el interés de la población para solicitarla y se logre dar mantenimiento al sitio arqueológico que requiere además de señalización, cercar el área protegida y mejorar el estacionamiento, entre otros cuidados para preservar la zona y tener un mejor servicio que atraiga el turismo.

 Actualmente Sánchez Méndez ha iniciado una serie de gestiones con el gobierno del estado encabezado por Gabino Cué Monteagudo, con la finalidad de que el Cerro de las minas sea uno de los sitios turísticos más visitados por personalidades de todo el mundo pues su cultura milenaria ha pasado en países como Francia, Reino Unidos, Inglaterra y España

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.