Home » Cultura

La Cebra Danza Gay celebra en Oaxaca su XV aniversario

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 7 mayo 2011
Sin Comentarios


 

Copelia MALLÉ

Oaxaca, México.-  Para celebrar su vigésimo quinto aniversario de haber logrado romper  barrera moralinas que impedían la expresión artística de los colectivos inmersos en la diversidad sexual del país, la compañía La Cebra Danza Gay, presenta hoy su espectáculo Un danzón para un hombre que se convirtió en sandía.

Bajo la dirección de José Rivera Moya y fundador de este proyecto en 1996,  el publico podrá conocer la propuesta artística y social  de esta compañía.

En este espectáculo se presentarán  ocho piezas con las  coreografías, producción y diseño de escenografía y vestuario del propio Rivera Moya y la función inicia a las 20:00 horas en el teatro Macedonio Alcalá como parte de las actividades del Festival Mayo en Oaxaca  ¡Una fiesta para todos!.

Gerardo Bustamante Contreras de la revista Este país  escribió son la transcendencia que ha tenido La Cebra Danza Gay en el contexto de reclamar  respeto hacia la comunidad lésbico-gay en México asi como su lucha a través del arte contra la homofobia.

Hace quince años nació La Cebra, compañía que inauguró el concepto de “danza gay” dirigida por el bailarín y coreógrafo José Rivera Moya. El año de 1996 era todavía una época en la que la estigmatización de los homosexuales y el sida iban de la mano, de ahí que el surgimiento de esta compañía de danza constituya un alegato a favor de la comprensión del otro. Rivera Moya eligió la danza como medio para hacer visible lo que aparentemente no lo es frente a la sociedad y la escena política. Antes de la comercialización y la politización de lo gay, el discípulo de Raúl Flores Canelo ingresó a los foros teatrales, recorrió varios estados de la República, participó en festivales internacionales y tuvo temporadas en la Ciudad de México. El bailarín sigue haciendo su trabajo, dirige, baila, repone coreografías o compone coreodramas. El discurso corporal de La Cebra pugna por la dignificación del sujeto homosexual, su vida, sus deseos, pasiones y cotidianidades, que pueden ser las de cualquier individuo, sólo que en este caso la disidencia sexogenérica inevitablemente está inmersa en un contexto homofóbico, machista y patriarcal, y es ahí donde la danza de La Cebra pone el acento para hacer visible a lo diferente.

En las piezas de danza de Rivera Moya lo mismo se celebra un encuentro homoerótico que una queja desolada. El lamento de una comunidad dolorida que muere a causa del sida, la vida nocturna travesti, las riñas, las pasiones y el amor desilusionado son facetas de la construcción de los personajes de La Cebra. Son pocas las coreografías en las que el bailarín potosino no hace una notable referencia al sida como una enfermedad social. El compromiso del autor a través del cuerpo es un homenaje a los caídos por esta pandemia que en décadas pasadas se consideraba casi exclusiva de los homosexuales.

Foto: Cortesia www.lacebradanzagay.com

La Cebra Danza Gay se nutre de la “alta cultura”, así como de los elementos cotidianos considerados como “bajos fondos”. Lo mismo la música clásica que la cumbia sonidera o las canciones de Chavela Vargas sirven como ambientaciones para que los bailarines cuenten historias a través del cuerpo. La compañía poetiza lo trágico, las historias particulares que a la vez son las de una colectividad que se vuelve visible a través del arte de la danza, por eso los quince primeros años de esta compañía merecen festejos, pues su lucha social a través de los cuerpos masculinos que bailan, se travisten y crean espacios de diversidad sexo-genérica merecen atención particular.

El discurso de la libertad y la reivindicación social y política del homosexual encuentra espacio en las propuestas coreográficas de la “danza gay” de Rivera Moya y su compañía, por eso son un grupo disidente incluso dentro del ambiente dancístico. Sus coreografías son contestatarias, son un medio de sobrevivencia y una posibilidad para pensar y vivir la otredad a través del cuerpo y del ritual siempre eterno de la danza.

El programa

El colegio militar, 1998

Coreografía: José Rivera Moya*

Música: Gavin Briars

Intérpretes: Eduardo Flores, Alejandro Medina, Bruno Ramírez, Cristhian Rodríguez y Emmanuel Torres

La lapislázuli, la hermafrodita, 1997

( A la memoria de Israel del Río )

Coreografía: José Rivera Moya*

Música: Vangelis

Intérprete: Frago Peña

El soldado y el marinero, 1998

Coreografía: José Rivera Moya*

Música: Agustín Lara

Intérpretes: Eduardo Flores y José Rivera Moya

La tepozteca, 2008

( Fragmento de la obra: Las simples cosas )

Coreografía: José Rivera Moya*

Música: Chavela Vargas

Intérprete: Cristhian Rodríguez

La familia, 1987

Coreografía: Raúl Flores Canelo

Reposición: José Rivera Moya*

Música: Varios autores

Intérpretes: Bruno Ramírez y la compañía

Cartas de amor, 2009

Coreodrama e interpretación: José Rivera Moya*

Música: Ketty Lester y Diamanda Galás

Textos: Cartas, frases y pensamientos de personas que viven con VIH

INTERMEDIO

Mujer como cualquiera, 2001

Coreodrama: José Rivera Moya*

Música: Lupita D’Alessio

Intérprete: Bruno Ramírez

Danzón para un hombre que se convierte en sandía, 2010

Coreografía: José Rivera Moya*

Música: Arturo Márquez

Intérpretes: Toda la compañía

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.