Home » Ciudadanía

Crónica de una marcha que cuestiona al sistema político de México

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 9 mayo 2011
Sin Comentarios


Alberto ESTEVA*

Oaxaca, México.- Parecía una muerte más, junto con otros seis, en la ciudad de Cuernavaca. Las decenas de ejecuciones diarias parece que han anestesiado a los ciudadanos del país.
 
Sin embargo, por una de esas razones un tanto inexplicables, quizá porque fue la gota que derramó el vaso; o tal vez porque era el hijo de un poeta –un hijo de la palabra-; o quizá porque la sociedad mexicana –efectivamente- ya está hasta la madre de tanta sangre.
 
El caso es que Juan Francisco Sicilia, hijo de Javier Sicilia y María del Socorro Ortega, destapó una movilización ciudadana que involucró a miles de personas y pobló las notas de los medios de información nacional y extranjeros.
 
El movimiento inició con un plantón frente a Palacio de Gobierno en Cuernavaca, donde ciudadanos y organizaciones de todo tipo manifestaron su apoyo y solidaridad a Javier Sicilia. La atención de los medios creció y el gobierno panista reaccionó como él sabe hacerlo: con palabras huecas y actos propagandísticos, además que quitó mantas, lonas, carteles, fotografías, cartulinas y murales del plantón. Con este afán tan panista de tratar de borrar toda evidencia, toda memoria; ni siquiera deben recordarse los nombres de las víctimas. Sicilia sencillamente pidió la renuncia del gobernador.
 
El movimiento creció y se convocó a una marcha en esa ciudad el 6 de abril; se pedía la resolución de los homicidios, se pedían resultados; en realidad se pedía lo que millones de mexicanos claman: fin a la impunidad.
 
Como era de esperarse, las autoridades hicieron declaraciones sin ton ni son. La policía presentó a un detenido, según esto vinculado con los asesinatos, que hizo declaraciones contradictorias.
 
El movimiento iba en ascenso; Javier Sicilia convocó a una marcha hacia la Ciudad de México y pide la firma de una Acuerdo Nacional contra la violencia que sea suscrito en Ciudad Juárez y que se organice un comité ciudadano que dé seguimiento al cumplimiento de los puntos ahí especificados.
 
Llegó así el 5 de mayo, día en que inició la marcha en Cuernavaca con destino hacia la Ciudad de México. Se realizaron las escalas programadas y cientos de marchistas vieron a su paso las manifestaciones de simpatía y de solidaridad de la población en general.
 
La mañana del domingo 8 de mayo, como estaba previsto, la marcha sale de Ciudad Universitaria rumbo al Zócalo de la Ciudad, a cumplir el encuentro de esos ciudadanos con la nación.
 
 
Mientras llegaba la marcha al Zócalo, a las 12:30 se iniciaron las intervenciones y los testimonios de los parientes de muchas víctimas en todo el país. El tono de la mayoría de las intervenciones versaron sobre la impunidad en las ejecuciones y desapariciones de muchos ciudadanos. Del lugar donde hubo más testimonios fue de Ciudad Juárez.
 
Los argumentos consistieron básicamente en:
 
– Exigirle al gobierno de Calderón el esclarecimiento de los homicidios.
 
– Exigen al gobierno federal y a las fuerzas policiacas o al ejército, según el caso, que devuelvan vivos a las personas que han detenido y de las cuales no se sabe nada. La arenga de “vivos se los llevaron, vivos los queremos de regreso”, fue reiterada.
 
– Se habló del estado de impunidad tan generalizado.
 
– Se denunciaron múltiples presiones y amenazas sobre los parientes o las organizaciones civiles que investigan las desapariciones.
 
– Hubo continuos llamados a la unión de la ciudadanía y a actuar antes de que se tenga un muerto en la propia familia.
 
– Hubo acres críticas a la clase política en general, especialmente sobre Calderón, varios gobernadores (Morelos, Nuevo León, Durango, Veracruz, entre otros) y las procuradurías.
 
– Hubo situaciones muy vehementes y emotivas, con reiterados llamados a un “ya basta” y “estamos hasta la madre”.
 
– Los testimonios fueron de organizaciones muy disímbolas y de personajes muy diversos; iban desde grupos como: Comité Médico Ciudadano de Ciudad Juárez, Justicia por Nuestras Hijas de Ciudad Juárez, Las Abejas de Acteal, Padres de los niños muertos en la guardería ABC y muchos padres que buscan a sus hijos desaparecidos o buscan justicia por el asesinato de algún hijo.
 
– Los asistentes al mitin intervenían con frecuencia con frases como: “no están solos”, “muera Calderón”, entre otras.
 
Poco antes de llegar la marcha se soltaron cientos de globos que previamente habían sido repartidos para simbolizar la ascensión de las almas de los asesinados.
 
 
La marcha llegó finalmente al Zócalo y se leyó la propuesta de Pacto Nacional para ser firmado el 10 de junio en Ciudad Juárez. Los puntos de la propuesta retoman muchas propuestas que reiteradamente se han expresado por muchas voces y que van desde la reforma del poder judicial, ampliación a actividades de inteligencia financiera hasta mecanismos de participación ciudadana más amplios.
 
El punto central será –empero- la organización de grupos de ciudadanos de seguimiento y vigilancia de los acuerdos –en caso de firmarse-; se plantea así el núcleo de toda la movilización: ¿está el gobierno federal dispuesto a escuchar a los ciudadanos? ¿Es momento de romper ese alejamiento entre el gobierno y la ciudadanía o Calderón continuará como el solitario de Palacio?
 
 
* Subsecretario de Políticas Públicas de la Ciudad de México
 
Twitter: @Albertoesteva

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.