Home » Migracion

Cero tolerancia al tráfico de migrantes en México: Blake Mora

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 20 mayo 2011
Sin Comentarios


 

.Oaxaca, México.-  El Secretario de Gonernación, José Francisco Nlake Mora,  advirtioó de nueva cuent en Ciudad Ixtepec, que no se toleraráan abusos ni colusiones, ni omisiones en las dependendencias delgobierno federal, en especial aquellas que como el Instituto Nacional de Migración (INM) lucren con la necesadidad de los extranjeros que cruzan el territorio nacional de manera ilegal “Ya lo dije y lo reitero: aquel que lo esté haciendo que se atenga a las consecuencias”

Lo anterior fue expresado en la firma de convenio con el gobernador Gabino Cué Monteagudo psra crear las oficinas del Grupo Beta-Ixtepec

A continuación el texto integro de su intervención:

En primer término, quiero también enviarles un caluroso saludo, un fraternal saludo del Presidente de la República, del Presidente de todos los mexicanos, el Presidente Felipe Calderón.

Como ustedes lo saben, estamos realizando una gira de trabajo por la frontera Sur con el objeto de atender muy de cerca los problemas de la región y, muy especialmente, los fenómenos que enfrentan nuestros hermanos migrantes en esta movilidad humana que va intrínseca, precisamente, con la persona humana.

Siempre lo he sostenido así: la persona humana, por el simple hecho de ser, busca mejores niveles de desarrollo, de bienestar; y así ha sido a lo largo de la historia.

Yo diría que desde que  el ser humano llegó y apareció en la tierra, ha buscado procesos de acercamiento, de tránsito, hacia los lugares en donde pueda encontrar mejor desarrollo, mejor bienestar. Y en ese sentido, se acercan, precisamente, los fenómenos migratorios a ello. Las causas pueden ser variadas y habrá que tener mucha atención en ellas. Pero los propósitos es el desarrollo, precisamente, de la persona humana.

Hemos podido constatar la complejidad de la migración y la necesidad urgente de encontrar soluciones que permitan ordenar y, particularmente, regular este fenómeno.

Se trata de una responsabilidad compartida que tenemos los tres Órdenes del Gobierno mexicano, nuestras instituciones y, desde luego, con el apoyo decidido y la participación constructiva de la sociedad civil organizada, que ha sido muestra patente aquí en Oaxaca y en otros estados de la República, como lo pude apreciar allá en Tapachula con la señora Olga, con el Padre Flor María, con el Padre Solalinde, que están particularmente dedicados en cuerpo y alma a esta acción, en la protección de los derechos humanos.

Pero hoy también he constatado, y tengo la distinción de haber acompañado al señor Presidente Municipal, a los responsables de las áreas migratorias en este municipio; de este esfuerzo tan grande por instituir un Grupo Beta, es decir, un modelo de agente cuyo objetivo es, precisamente, cuidar, proteger a los migrantes, a las personas que se internan, no solamente de Centroamérica o de Sudamérica, sino en muchas latitudes de otros continentes.

Y esta acción, este propósito y este objetivo precisamente, de los Grupos Beta es atenderlos ante las amenazas, no sólo de lo que pueden ser acciones del orden criminal, pero particularmente también otras que afectan en el andar, que son las calamidades y las inclemencias que también violentan a los migrantes.

Muchas felicidades  Alcalde por estos convenios y le pido a quienes integran estas instituciones, que están conformadas por agentes federales, que están conformadas por responsables municipales, que están conformadas por responsabilidad también estatal; que trabajen con una vocación de servir, con una alta sensibilidad a la protección de los derechos humanos. Que lo hagan, porque frente a un migrante tenemos a una persona, también en las mismas condiciones, con los mismos derechos que tiene cualquier ser humano en el mundo.

México es sensible a la problemática que implica el fenómeno migratorio. Miles de personas tienen la necesidad y el derecho de buscar mejores alternativas de trabajo, de vida. Y esto puede sonar a veces muy obvio pero, para nosotros, es un punto de partida trascendente, pues se trata de la necesidad y el derecho de todo humano a trabajar, a forjarse una vida mejor, más digna y más humana.

El Gobierno de la República, el Gobierno del estado de Oaxaca y los Gobiernos municipales, estamos muy atentos y comprometidos en la atención del fenómeno; y, por supuesto, también, de los problemas asociados a la migración.

Desgraciadamente el secuestro, la extorsión y la trata de personas, se convierten en una amenaza que acecha a los migrantes. A pesar de los beneficios que hoy ofrecen las telecomunicaciones y los procesos migratorios formales establecidos, migrar implica grandes desafíos, hay quienes se despiden para siempre de sus familias y de la tierra que los vio nacer.

Muchas familias son separadas por la necesidad o por la pobreza, teniendo que recorrer a veces un penoso camino en el cual pueden, incluso, encontrar la muerte.

No podemos permitir que a ese dolor que viven los migrantes, de separarse de sus seres queridos, se les agreguen injustamente tragedias a manos de los criminales deshumanizados.

Nuestra responsabilidad como autoridades es proteger su vida y su integridad; garantizar en todo momento el respeto a sus derechos humanos, a sus derechos fundamentales, reconocidos en los instrumentos esenciales de nuestro país como es la Constitución, como es la nueva Ley de Migración que, recientemente, por unanimidad, en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores, fue aprobada. Al igual que la reciente ley que protege, precisamente, a los refugiados.

Manifestamos nuestra más alta condena al secuestro, a la extorsión y homicidio de personas migrantes; y refrendamos nuestro compromiso con el Gobierno del estado de Oaxaca, con los gobiernos municipales, con los migrantes, con las organizaciones civiles, para llevar a cabo medidas urgentes que nos conduzcan a erradicar esas abominables actividades criminales que laceran a los migrantes y que ofenden a la sociedad mexicana y a la comunidad internacional.

Estamos empeñados en lograr una mayor coordinación, y no hay otro camino mejor que la suma de esfuerzos y el fortalecimiento de nuestras instituciones para ser más eficaces en la prevención y el castigo a los delitos que se cometen contra los migrantes.

Foto:www.50mm.mx

Por eso, es que hoy celebramos estos convenios con el fin de establecer mecanismo de coordinación necesarios para garantizar a los migrantes, víctimas de delitos que participan en un proceso penal, el goce y ejercicio de las garantías que confiere la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los tratados internacionales en los que México es parte y los demás ordenamientos y disposiciones aplicables.

Con la firma de este instrumento podremos coadyuvar de mejor manera en la prevención y castigo de abusos a los criminales que los han cometido contra los migrantes.

Estoy seguro que las autoridades del estado de Oaxaca, particularmente su Gobernador y su población, comparten con el Presidente Felipe Calderón esta convicción.

No hay otro camino, a los hermanos migrantes que buscan una vida mejor, en México se les abren las puertas y les tendemos la mano. Pero a los criminales y a quienes los protegen, para abusar de ellos y violentar a nuestra sociedad, solo les espera el castigo con todo el rigor y con todo lo que la ley permita.

A los traficantes de personas, esos llamados coyotes y polleros que abusan de la necesidad y de la vulnerabilidad de las personas que buscan una vida mejor, a esos delincuentes que de manera salvaje e inhumana atacan a los migrantes, los secuestran los extorsionan, a esos son a quienes tenemos que poner tras las rejas.

Precisamente por eso nos hemos dado a la tarea de hacer un esfuerzo común con el Instituto Nacional de Migración, con los gobernadores de los estados, con los alcaldes y con las organizaciones de la sociedad civil para cerrar filas a favor de la seguridad, de la paz, de la tranquilidad de todos los migrantes y de los mexicanos que viven en esta región.

Por eso estamos realizando un proceso de evaluación y depuración del Instituto Nacional de Migración.

No permitiremos abusos ni colusiones, ni omisiones en las dependencias del Gobierno Federal.

Ya lo dije y lo reitero: aquel que lo esté haciendo que se atenga a las consecuencias.

El escalamiento de actividades de tráfico de personas, secuestro y extorsión de migrantes por parte de las redes de delincuencia organizada trasnacionales nos demandan no solamente a México y a los órdenes de gobierno, sino a todos los países de origen, de tránsito y destino de migrantes, hacer un frente común para confrontar de manera eficaz y con toda la fuerza de la ley a los grupos criminales y al mismo tiempo salvaguardar los derechos humanos y la integridad personal de los migrantes, independientemente de su situación migratoria.

Ya lo decíamos allá en el estado de Chiapas, particularmente este hallazgo de más de 500 personas, 502 para precisar, en una manera inhumana, encienden un foco rojo para todos los países -como aquí lo he expresado- no solamente en los de tránsito o destino, sino también los de origen o que expulsan a migrantes porque estas gavillas de criminales, de traficantes los enganchan desde la salida, desde sus países de origen, y en ese hallazgo pudimos constatar que había no solamente hermanos de Centroamérica y Sudamérica sino que había también de otras latitudes, por esa razón es necesario, es elemental, es fundamental cerrar filas.

Invito a la sociedad mexicana y a las autoridades y poblaciones de nuestro país, vecinos del sur, a que nos ayuden a encauzar la migración hacia la legalidad.

En México estamos mejorando los procesos migratorios y nuestras instituciones para alcanzar una migración ordenada y segura.

Y ayer lo expresábamos también: el Suchiate, el Usumacinta deben de ser ríos que generen caudales hacia la legalidad, hacia la regulación para que podamos encontrar puentes fraternos y solidarios que nos permitan precisamente trasladarnos, migrar, como es nuestro derecho como personas humanas, de una manera ordenada, formal y legal, que disminuya precisamente las amenazas a las que se exponen en la informalidad.

Estamos convencidos de que éste es un elemento muy importante para disminuir la vulnerabilidad de los migrantes ante la delincuencia organizada.

Queremos que todas las personas que deseen y necesiten venir a nuestro país lo hagan por esos cauces institucionales, por cruces seguros, porque en México la migración no ha sido ni será criminalizada.

En México las leyes no criminalizan los fenómenos migratorios, que le quede claro a todo el mundo.

Por los cruces formales, por ejemplo, tan sólo con los datos y registros que nos ha proporcionado el Instituto Nacional de Migración, durante el 2010 tenemos 186 cruces formales, puestos formales; algunos terrestres, aproximadamente 55; otros en aeropuertos, aproximadamente 65, 66, por la vía naviera; han visitado nuestro país, con diferentes modalidades, con diferentes vocaciones, algunas turísticas, algunas otras por empleo, algunas otras por necesidad de algún tratamiento de salud, etcétera, 23 millones de personas, tan sólo en el 2010, y de estas 2 millones han pasado por los procesos formales de la frontera sur.

En la frontera sur tenemos alrededor de 10 puertas fronterizas formales por las que han cruzado alrededor de 2 millones de personas, pero lamentablemente también -dentro de las estimaciones que el Instituto Nacional de Migración tiene- hemos registrado alrededor de 140 mil personas que han transitado y que han ingresado de manera irregular, y a ellos son a los que tenemos que invitar, con los que tenemos que trabajar, con los que tenemos que construir para que pasen por la formalidad.

Ya México está transitando en modelos institucionales y legales para facilitar ese camino, para hacerlo de manera regular, para trabajar precisamente en un entendimiento porque no son los muros ni los sellos los que le van a impedir a una condición humana dejar de transitar, porque es precisamente eso: una condición humana y una necesidad del ser humano.

La política migratoria del Estado mexicano es una política integral con la que estamos mejorando nuestras capacidades institucionales. El Estado mexicano se encuentra en un proceso de restructuración institucional profunda, sin precedentes en la historia de nuestro país.

Hemos impulsado, al igual que lo ha hecho aquí el Gobernador, un Gobernador de transición en su estado, un Gobernador de cambio en el estado, al igual estamos impulsando reformas constitucionales de gran trascendencia.

Nuestro compromiso como gobierno es renovar y fortalecer nuestras instituciones para consolidar a nuestra democracia, cimentar sobre bases más sólidas, más duraderas, más efectivas que nos permitan garantizar a los ciudadanos los servicios de calidad y las soluciones oportunas que exigen al gobierno y que exigen legítimamente como sociedad, y que por supuesto también merecen respuesta.

No somos ajenos tampoco a los problemas estructurales de la frontera sur y específicamente también del estado de Oaxaca.

Me ha tocado convivir y compartir algunos de estos fenómenos, de estas problemáticas y de estas exigencias de los pueblos y de las ciudades de Oaxaca con su gobernador, y vamos a estar atentos –como lo hemos dicho siempre- en la cooperación, en la coordinación y en la solidaridad para darle cauce y respuesta a cada uno de ellos, lo sabe el Gobernador, se lo expreso públicamente y se lo digo a todos los pobladores de Oaxaca.

Estamos realizando fuertes inversiones al mejoramiento de la infraestructura para agilizar los procesos migratorios y convertir a la frontera sur en un espacio seguro en el que todas las personas puedan transitar, puedan trabajar, y vivir en paz y en armonía, y lo haremos por supuesto también en esta brecha, en este tránsito obligado –como lo decía el señor Presidente municipal- porque también en necesario darles mejores condiciones como hoy se demuestra con estas instalaciones, y con muchos otros temas que van encausados precisamente a las causas del desarrollo, a la educación, a la cultura, a una política democrática, a la inversión, al desarrollo.

Estamos pues finalmente convencidos que no son los muros de contención ni criminalizando a los migrantes como hemos de atender adecuadamente el problema migratorio.

Es protegiéndolos, es garantizándoles sus derechos fundamentales, es con la promoción del desarrollo humano, es con la inversión para generar las oportunidades de empleo que necesitan nuestros ciudadanos, es con una mayor inversión y con la mejora de los servicios educativos como habremos de propiciar una mejor calidad de vida en nuestras familias, y en nuestras comunidades, y con nuestros hermanos de Centroamérica, Sudamérica y de otras latitudes.

Así que señor Gobernador, señor Presidente municipal, amigos oaxaqueños:

Hoy refrendamos el apoyo y el compromiso del Gobierno Federal para restablecer condiciones que permitan a todos los mexicanos, extranjeros, trabajar y luchar por alcanzar todas sus legítimas aspiraciones.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.