Home » Cultura

Reflexiona Jean-Marc Chouvel sobre los retos de la composición

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 9 junio 2011
Sin Comentarios


Patricia ROBLES Z/Conaculta

Oaxaca, México.- Detrás de todas las composiciones que realizamos, hay un sentido, afirmó Jean-Marc Chouvel durante su conferencia Componer en lo heterogéneo, que impartió  en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, como parte del 33 Foro Internacional de Música Nueva Manuel Enríquez que organiza el Conaculta, a través de la Coordinación Nacional de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Jean-Marc Chouvel, quien se formó con algunos de los más importantes compositores del siglo XX y ha expuesto en numerosos foros sus reflexiones teóricas sobre las nociones esenciales de la escritura musical, desarrolló el concepto de heterogeneidad en la música.

“Desde hace mucho tiempo existe un dogma muy fuerte acerca de la coherencia en la música y en nuestra cultura. Se ha hecho un gran trabajo para hablar de porqué la orquesta sinfónica suena como suena y lo que más se percibe homogéneo es el cuarteto de cuerdas, porque está dirigido justamente a la homogeneidad”. 

Pero en el siglo XX –expuso– desde la introducción de los sonidos grabados, de los ruidos y de muchos elementos de ese estilo, la homogeneidad se perdió, lo que planteó nuevos problemas para la composición. Muchos autores han tratado de volver a desarrollar un tipo de coherencia, trabajando la síntesis sonora como una escritura, e intentan volver a la forma de concierto, o incorporan el sonido en cintas y con tratamientos en tiempo real, lo cual es normal y una opción posible.

         “Por el contrario, lo que yo busco  es intentar sonidos muy distintos, luego de la modernización de la escucha como herramienta para la composición. Vivimos una especie de revolución conceptual muy fuerte al final del siglo XX, y los compositores en lugar de proponer teorías lejanas de la música, intentar entender de nuevo qué es el acto de escuchar y cómo funciona”.

         Su charla fue explicada por medio de videos. En uno de ellos, mostró cómo compone una pieza mixta que lleva sonidos muy diversos, como los de la calle.

         En otro, desarrolló el tema La experiencia de la audición como antisuperficie, que completó con un texto del autor de Seda, Alessandro Baricco, quien sostiene que “la profundidad no existe, es una ilusión óptica. Pero, detrás de todas las selecciones que hago como compositor, hay un sentido de algo. 

         Jean-Marc Chouvel habló también del debate que existe en Estados Unidos acerca de que debemos quitarnos la manía de ver en la música temas y cuestiones complejos como el análisis musical y en cambio, escuchar la música tranquilamente, lo cual permitiría que los jóvenes se acercaran a ella; esa es la promoción de una audición superficial, lo cual no es mi opinión. A cambio de ello, Jean-Marc Chouvel, mostró un esquema ilustrativo de lo que sucede cuando escuchamos música.

         Los autores componen para una herramienta que es muy abierta y puede ir hacia extremos increíbles: “a unos, una pieza les puede parecer muy corta, a otros muy extensa, eso es la heterogeneidad”. 

         En la tercera parte de la conferencia proyectó un video con imágenes sobre la Guerra del Golfo y la música que compuso para el mismo: Fenêtres du temps (Ventanas del tiempo). Con ese material hizo un montaje en el que reflexiona acerca de cómo la televisión transmitía instrucciones subliminales  para la absorción de un mensaje, manipulando la pasividad del espectador que se asomaba a un país que era bombardeado por Estados Unidos.

         La música es un arte –expresó el compositor—que por su carácter abstracto, puede mantenernos muy alejados de la realidad. Sin embargo, detrás de esa máscara, y tras la inevitable recuperación de su potencia retórica, es urgente que la música reaprenda la diferenciación de la materia y de las rupturas de planos. Es la única manera de no huir frente al malestar que mina la civilización, de no complacerse en él tampoco sino, por el contrario, de hacerle frente.

         El malestar que experimenta la música, liberada de la idea que todo está permitido, es tan hereditario como la violencia que gobierna el mundo; no existe hasta hoy una sola construcción musical, una sola composición estructurada, sobre la que no haya planeado su sombra. Desde el punto de vista del sujeto que compone, la música informal sería la que, en lugar de caer bajo su influencia, se liberase de ese miedo reflejándolo e irradiándolo, detalló Jean-Marc Chouvel.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.