Home » Justicia

TSJE visita penal varonil de San Juan Bautista, Cuicatlán

Publicado por @Shinji_Harper el Jueves, 9 Junio 2011
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- Ante la mirada atónita y desconfiada de los más de 150 internos del reclusorio varonil de San Juan Bautista, Cuicatlán,  los representantes de la instancias de procuración y administración de justicia en el estado dieron inicio a la Segunda Visita Carcelaria.

El propósito de estas visitas, es escuchar de viva voz la situación particular de los reclusos, y darles a conocer en forma clara y directa el estado que guardan actualmente sus procesos, y sobre todo, hacerles saber que la ley les otorga garantías como la libertad provisional bajo caución, suspensión condicional de la pena, sustitutivos penales, pre libertad, libertad condicional, remisión parcial de la pena o reducción total de la pena, entre otros.

Del total de su población este reclusorio alberga un 81 por ciento de internos de origen indígena, en su mayoría mazatecos, y el resto cuicatecos y chinanteco. Según el director de este Centro de Reinserción Social, arquitecto Raúl Armando Dávalos Zavala, los internos son gente entusiasta y trabajadora, que como parte de su reintegración con la sociedad se dedican a la elaboración de artesanías como: hamacas, costuras de balones, carpintería, elaboración de bolsas de hilo, entre otros, y que además les sirve como apoyo a su propia economía.

Con la esperanza de ser atendidos, los reclusos debidamente formados escucharon con especial interés las palabras que el magistrado presidente del Poder Judicial, Alfredo Rodrigo Lagunas Rivera, pronunciaba bajo los intensos rayos de sol, “refrendamos nuestro deber de vigilar de manera inmediata y directa el respeto de los derechos humanos de las personas aquí internadas; asimismo, velaremos por que los procesos penales que se encaucen en su contra estén apegados a las garantías del debido proceso y a una justicia humanizada y sin dilaciones que reivindique de manera inmediata la libertad de aquellos casos que así lo ameriten”.

Estas audiencias públicas penitenciarias, continuó, están inspiradas precisamente en el anhelo de dignificar y respetar los derechos de las personas, primordialmente de los indígenas y de los de escasos recursos. “Por esto, daremos puntual cumplimiento en este sentido a todos los que se encuentran internados en los más de 25 reclusorios ubicados en las distintas regiones del estado”, puntualizó.

En medio de un ambiente de tranquilidad y esperanza, el subsecretario de Prevención y Reinserción Social de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado, el licenciado Emanuel Castillo Ruiz, comprometía a la institución para apoyar a los internos en la revisión de su situación jurídica, con el fin de poder conocer con certeza la fecha en que podrán recobrar su libertad, así como recabar todas sus quejas e inquietudes entorno a la administración de ese reclusorio. Al mismo tiempo, Colón Martínez profundizaba, “si algo nos une es pensar en ustedes. Siempre lo hacemos, nos importa mucho lo que sienten, lo que viven, lo que necesitan. Ustedes son parte de nuestra responsabilidad social, la prioridad de nuestra función. Tenemos la instrucción del gobernador para estar todos los días identificando sus necesidades, y procurando su bienestar”.

El tiempo se agotaba y los internos ahí presentes no perdían la calma, por el contrarío atendían con serenidad las palabras que la licenciada Berta Ruth Arreola, procuradora para la Defensa del Indígena y Grupos Vulnerables, quien con voz pausada y segura  pronunciaba, “el compromiso de nuestra institución, es brindarles asesoría jurídica oportuna, eficaz y gratuita, a todas aquellas personas que se encuentran privadas de su libertad por condiciones de pobreza, diferencias culturales, marginación social o desconocimiento de sus garantías individuales”.

Al tiempo que el maestro de ceremonias pronunciaba una estrofa del poema “México, Creo en Ti” de  Ricardo López Méndez, “México, creo en ti, en el vuelo sutil de tus canciones que nacen porque sí, en la plegaria que yo aprendí para llamarte Patria, algo que es mío en mí como tu sombra que se tiende con vida sobre el mapa”, los magistrados penales comenzaron a integrarse en las mesas de trabajo para atender de manera personal a todos y cada uno de los reclusos, quienes ordenadamente y con voz silente manifestaban ante ellos la inquietud que por años guardaron en silencio.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.