Home » Noticias

Muere único mexicano que acompañó a Fidel Castro en su revolución

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 30 junio 2011
Sin Comentarios


El Occidental

Oaxaca, México.- Alfonso Zelaya Alger o Alfonso Guillén Celaya fue el único mexicano que partió de Tuxpan, Veracruz en la embarcación denominada El Granma, junto con Fidel Castro, el Che Guevara y los demás idealistas cubanos que con las armas en la mano se aprestaba a combatir la nefasta tiranía de Fulgencio Batista. A los 57 años murió en Chihuahua, durante una visita.

Este juarense por adopción, se codeó con los guerrilleros más osados de la época, Alfonso adoptó como nombre de batalla el de Guillén Celaya en honor a su tío el poeta nacional de Honduras Alfonso Guillén Zelaya.

El 9 de agosto de 1936 vio la luz del mundo en un campamento establecido en Torreón, donde su padre prestaba sus servicios como ingeniero a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas; este hombre era marxista y un exiliado político en su natal Honduras, donde había participado en la oposición revolucionaria en contra de los gobiernos que oprimían a las clases marginadas.

De acuerdo a datos periodísticos, cuando Alfonso tenía nueve años su familia se estableció en Ciudad Juárez Chihuahua, en la zona de Zaragoza. En donde estudió de tercero a sexto grado e ingresó a la Escuela Secundaria Federal 10.

Sus ideales libertarios lo llevaron a ingresar a las filas de la Juventud Socialista Mexicana en donde se moldearon sus aspiraciones revolucionarias. Cuando en Cuba se suscitó el intento de golpe de Estado, Alfonso participó en una manifestación en contra del gobierno tirano de Batista.

El joven además pertenecía al Pentatlón Deportivo Militar en donde recibió un fuerte entrenamiento que después le serviría para combatir a los tiranos.

Después, Alfonso se trasladó a México para ingresar a la Escuela Vocacional 4 del Instituto Politécnico Nacional.

Antonio Pinedo Cornejo, periodista y director de la revista Semanario de Ciudad Juárez fue uno de los últimos que tuvo la oportunidad de entrevistar a este personaje mexicano militante en la revolución cubana.

Durante su estancia en la Ciudad de México vivió con su tía Isabel Alger y frecuentemente visitaba la casa de los exiliados latinoamericanos y para 1954 se interesó en la situación política cubana al escuchar al doctor Enrique C. Hernández, quien fuera diputado en el Congreso Cubano, además cuñado de Carlos Prío Socarrás, quien estaba exiliado en Texas.

Para el 9 de octubre de 1955, Alfonso conoció accidentalmente a Fidel Castro, justo cuando en compañía de otros amigos paseaba por el Bosque de Chapultepec, se enteraron que habría un mitin y ahí escuchó las frases apasionadas y el sentimiento de revolución, de quien luego se convertiría en un líder.

A principios del ’56, Enrique Hernández lo puso en contacto con Martha Eugenia López activa en la organización del movimiento revolucionario. Alfonso le comentó sus aspiraciones y ella lo remitió con Héctor Aldama, otro exiliado cubano que militaba en el Movimiento 26 de julio. Aldama le dio la oportunidad de demostrar sus habilidades en tiro. Eso le sirvió para ser reclutado, no sin antes pasar por la aprobación de Raúl Castro.

En el artículo de Antonio Pinedo se asienta que Fidel Castro lo conminó a que escribiera tres misivas a su familia, en donde les dejara claro que se iba a Honduras a visitar a sus parientes.

El entrenamiento militar. Para finales de mayo Guillén demuestra ser buen tirador, por ello lo designaron instructor de arme y desarme.

A su regreso a México, varios de los guerrilleros en entrenamiento fueron detenidos por agentes de la Dirección de Seguridad y el Servicio Secreto. Sufrieron torturas y vejaciones por la tiranía de Batista. A través de una red de espionaje en México trataron de terminar con el movimiento el 26 de julio.

Los archivos periodísticos asientan que a Alfonso le vendaron los ojos y lo amarraron. Su traslado a otro lugar se efectuó en una cajuela. Después de bajarlo del auto, fue desnudado, atado de pies y manos a un poste dónde lo golpeaban hasta hacerlo perder la conciencia. Al despertar lo sumergían en una pileta, de agua helada, al límite de la asfixia.

Tras ser liberado se trasladó a Veracruz. El 25 de noviembre de 1956, los revolucionarios embarcaron su peligrosa carga compuesta de rifles, antitanques, carabinas, ametralladoras, pistolas, municiones. El viejo yate llamado El Granma se encontraba anclado en la bahía de Tuxpan, Veracruz.

Después de siete días difíciles de navegar desembarcaron y luego del combate de Alegría de Pío, cuando se dirigían a la Sierra Maestra -sitio donde estaba planeado el centro de operaciones guerrilleras- cayó prisionero y lo condenaron a seis años de prisión en el presidio Modelo. No obstante, por ser mexicano, el gobierno de Adolfo Ruiz Cortínez gestionó un indulto. A pesar de todo Alfonso lo rechazó, al grado que el régimen de Batista lo deportó por indeseable.

Doce meses y 14 días después regresó a La Habana cuando Fulgencio Batista había sido derrocado. Sus compañeros lo recibieron como héroe. Lo ascendieron a capitán del Ejército Revolucionario.

En la isla se casó con Anolan López y estableció una familia.

Durante una visita a esta capital se hospedó en el Hotel El Campanario ubicado en el bulevar Díaz Ordaz y Privada de Libertad donde la muerte lo sorprendió.

Era un 22 de abril de 1994, Alfonso Guillén Celaya a la edad de 57 años murió a consecuencia de una tromboembolia ventricular derecha y arteria pulmonar común. La doctora Olga Eva Ponce García, con cédula profesional 1211302, certificó el deceso. De acuerdo al acta de defunción que obra en el Registro Civil en el libro 584, folio 24, número de acta 704.

El cuerpo de Alfonso fue trasladado a Cuba y sus restos mortales descansan en la Necrópolis de La Habana.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.