Home » Cultura

México acoge con exposición centenario del descubrimiento de Machu Picchu

Publicado por @Shinji_Harper el martes, 12 julio 2011
Sin Comentarios


 

Oaxaca, México.- Hace un siglo, alentado por las pistas que uno de sus compatriotas le proporcionara sobre la antigua ciudad sagrada de los incas, el historiador estadounidense Hiram Bingham ascendió cerca de 2,400 msnm, en las alturas de los Andes Orientales de lo que hoy es Perú, para encontrarse con las ruinas de Machu Picchu.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), en colaboración con el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú y la Embajada de Perú en México, se suma a la conmemoración de los 100 años de esta exploración, parteaguas en la historia de la arqueología mundial, y lo hace a través de una exposición fotográfica inaugurada hoy en el Museo del Templo Mayor, con el título Machu Picchu: a 100 años de su revelación mundial (1911-2011).

En el vestíbulo de este museo del Centro Histórico de la Ciudad de México, se expone la magnificencia arquitectónica de Machu Picchu, y de su entorno natural, en 55 imágenes, entre las que destacan fotografías históricas sobre las excavaciones de Bingham en el lugar, hacia 1911. Es de destacar que existen aproximadamente 12 mil fotografías, resultado de las labores del explorador, quien originalmente llegó a Sudamérica siguiendo la ruta de los libertadores como Simón Bolívar y José de San Martín.  

También destacan impresiones contemporáneas, facilitadas por la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PromPerú), así como reproducciones de cartas geográficas del Archivo Histórico de Límites de la Cancillería del Perú, mapas anteriores a los recorridos efectuados por Hiram Bingham a principios del siglo XX.

Sobre las exploraciones en Machu Picchu, la arqueóloga peruana Carmela López Sánchez, especialista en las culturas andinas y profesora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), señaló que la antigua ciudad en realidad nunca fue desconocida para los habitantes de Cuzco, ni para algunos viajeros.

“Cuando Hiram Bingham pisó Machu Picchu en julio de 1911, dos familias cuzqueñas —los Richarte y los Álvarez— vivían ahí, reocuparon algunos espacios y cultivaban en antiguas terrazas. Asimismo, con anterioridad, en 1902, llegó un pequeño hacendado de la zona, Agustín Lizárraga, quien no quiso difundirlo por temor al saqueo que pudiera darse.”

En la segunda mitad del siglo XIX, el expedicionario italiano Antonio Raimondi elaboró un mapa en el que dejó asentado que en las alturas de los Andes “próximos” a Cuzco, existían las ruinas de un sitio precolombino al que señaló únicamente como Picchu. Otro referente importante es el mapa que el inglés Clements Markham elaboró sobre la frontera de Perú-Bolivia, y en el que consignó a Machu Picchu.

De acuerdo con la investigadora, el interés de Hiram Bingham por investigar la antigua ciudad inca, se dio a partir de datos que le dio su compatriota, el rector de la Universidad Nacional del Cuzco, Alberto A. Giesecke.

Pero la expectación alrededor de Machu Picchu se dio a partir de la serie de conferencias que Hiram Bingham comenzó a impartir a comienzos de la primera década del siglo XX, acerca de las excavaciones que llevó a cabo con el patrocinio de la Universidad de Yale y la National Geographic Society; sin embargo, el verdadero “revuelo” mundial surgió tras la publicación de un artículo en la revista de esta última institución.  

Aunque fue edificada entre los siglos XIV y XV de nuestra era, Machu Picchu es resultado de un amplio desarrollo cultural en el Área Cultural Andina, que puede remontarse a 12 mil años, muy semejante en temporalidad al caso de los primeros grupos que posteriormente derivaron en las civilizaciones mesoamericanas que florecieron en lo que hoy es México, comenta López Sánchez.  

“Es impresionante esta similitud, este desarrollo que va desde los cazadores-recolectores hasta la época de los incas en el caso del Área Andina, y de los mexicas en lo que respecta a Mesoamérica. También hay interacciones sobre las que es necesario investigar más, por ejemplo la relación de las culturas del Occidente mesoamericano con las de los Andes, particularmente con sitios de la costa norte de lo que hoy es Perú”, comentó.
    
El Área Andina comprende, por el norte el Río Ancasmayo, en Pasto, Colombia; Ecuador, Perú, Bolivia, el noroeste argentino, y por el sur hasta el Río Biobío, en Chile.

El imperio incaico o tahuantinsuyo comenzó a perfilarse hacia 1200 d.C., únicamente en la zona de Cuzco, pero en 1438 el soberano Inca Pachacútec logró derrotar a los chancas, dando paso a un proceso de expansión con el que lograría abarcar aproximadamente cuatro mil kilómetros longitudinales.

Machu Picchu, Patrimonio Mundial por la UNESCO desde 1983, fue un importante centro ceremonial de los incas para venerar al Sol —expresión de ello es el Templo del Sol— y a la figura de su arquitecto, Inca Pachacútec (en la segunda mitad del siglo XV), pero también fungió como un centro administrativo que conectaba con el Antisuyo o la Amazonia Andina, para comerciar con plumas de aves y con la hoja de coca, entre otros recursos.  

“Tras la conquista de los españoles se dio poca importancia a la ciudad, de manera que en los siglos posteriores casi no hubo subidas a la ciudad, salvo por parte de algunos lugareños. Cuando Bingham la ‘descubrió’ la encontró en un buen estado de conservación en general, cubierta por la vegetación”.

En abril pasado la Universidad de Yale, en Estados Unidos, devolvió al gobierno peruano 300 de los 1,500 objetos que Hiram Bingham llevó a esa institución académica. La totalidad de estos objetos será entregada a lo largo de 2012 en tres partidas, la arqueóloga Carmela López Sánchez espera que la repatriación de esta importante colección permita “armar un poco el rompecabezas histórico de los incas”.

Ciclo de conferencias

De manera paralela a la exposición fotográfica Machu Picchu: a 100 años de su revelación mundial (1911-2011) —que permanecerá en exhibición durante dos meses—, expertos abundarán sobre el devenir de esta antigua ciudad en un ciclo de conferencias que tendrá lugar los sábados 23 y 30 de julio, 6 y 13 de agosto en el auditorio del Museo Templo Mayor, a las 10:00 horas.  

El empresario Jorge Luis Delgado, el doctor Carlos Huamán López, la arqueóloga Carmela López Sánchez, la escritora Lilia Reyes Spíndola y el doctor Carlos Buller, ministro consejero de la Embajada de Perú en México, disertarán —respectivamente— sobre Machu Picchu como espacio para el turismo y el desarrollo, como lugar en la memoria y en la imaginación, como la ciudad sagrada de los incas, su aspecto místico a través de un testimonio, y la caída del Tahuantinsuyo.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.