Home » Patrimonio Cultural

Oaxaca con un centenar de sitios arqueológicos e históricos: Stacie M. King

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 13 julio 2011
Sin Comentarios


Investigación INAH

Oaxaca, México.- Casi un centenar de nuevos sitios arqueológicos e históricos, cuya antigüedad va de 1000 a.C., hasta el siglo XX, han sido detectados en la Sierra Sur de Oaxaca, 67 de los cuales se localizaron en lo que va de 2011, cuyo estudio ayudará a reconstruir la historia prehispánica y colonial de las poblaciones que se desarrollaron en esa región.

A los más de 60 sitios ubicados este año, se suman otros 30 registrados en los últimos cuatro años ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), por investigadores de la Universidad de Indiana, Estados Unidos.

Stacy King con habitantes de la Sierra Sur

Los nuevos sitios —localizados durante la última temporada de campo que concluyó  hace dos semanas— se hallan en los municipios de San Bartolo, San Carlos Yautepec y San Juan Lajarcia, además de Nejapa de Madero y Santa Ana Tavela; actualmente se lleva a cabo el proceso de registro de éstos conforme los lineamientos del INAH.
 
La antropóloga Stacie M. King, responsable de la investigación por la universidad norteamericana, explicó que hasta el momento el trabajo realizado en los 97 sitios ha sido a nivel de superficie, es decir no han sido excavados, lo que sólo ha implicado la realización de recorridos en un área de 95 kilómetros cuadrados, además de algunos pozos de sondeo de poca profundidad y extensión.

King, quien presentó los avances de esta investigación en la VI Mesa Redonda de Monte Albán, informó que cada uno de los sitios descubiertos ha sido documentado con mapas arquitectónicos y fotografías, y se han hecho recolecciones de muestras de cerámica para elaborar diagnósticos; la antigüedad que preliminarmente se ha determinado para este conjunto de sitios va de 1000 a.C. (periodo Formativo Medio), hasta el siglo XX.

La antropóloga estadunidense comentó que la investigación pretende reconstruir la historia de las poblaciones que florecieron durante las épocas prehispánica y colonial, sobre una ruta de intercambio entre los valles de la Sierra Sur y el Istmo, “un camino real que ha sido usado por más de dos mil 500 años y que no había sido investigado”.

Abundó que en los sitios de tipo arqueológico se localizaron desde grandes complejos arquitectónicos, más de 10 juegos de pelota, entre 10 y 15 abrigos rocosos con pintura rupestre, piedras grabadas y restos de cerámica; en lo que respecta a los históricos, se halló un entierro y una colección de más de 250 cuentas de vidrio llegadas de España, a través de las rutas de los galeones del siglo XVI.

Stacie M. King indicó que actualmente el proyecto se encuentra en la fase de llenado de fichas técnicas que exige el INAH para el registro de un sitio histórico, en las cuales quedan especificadas las características arquitectónicas y relevancia científica de cada vestigio.

Luego del registro, dijo, la Universidad de Indiana comenzará a trabajar en un proyecto de investigación para realizar las primeras excavaciones arqueológicas en la Sierra Sur, mismo que deberá ser presentado ante el Consejo de Arqueología del INAH para su aprobación.

Explicó que serán sitios clave los que se propongan para su estudio, que implicará excavaciones sistematizadas y amplias, “aún están en deliberación cuáles se elegirán, porque se debe optar por aquellos puntos que den más información sobre las épocas que corresponden a la llegada de los zapotecos y de los españoles a la Sierra Sur”.

Entre los sitios localizados, la antropóloga King destacó Mogotes del Panteón, el único del periodo Formativo Tardío (1500 a.C. – 200 d.C.), donde se conservan vestigios de  un centro ceremonial, grandes estructuras y un juego de pelota. Mencionó también Nejapa Viejo, el más grande del periodo Clásico (200 – 900 d.C.), donde hay restos de estructuras prehispánicas —algunas piramidales—, plazas, residencias de elite y barrios.

De los materiales encontrados ahí, destacó una piedra grabada con símbolos que tienen contrapartes en la escritura zapoteca. Asimismo, se identificaron glifos zapotecos que revelan que por lo menos algunas personas entendieron o hablaron ese idioma en el lugar.

King detalló que los sitios que corresponden al periodo Posclásico (900 – 1521 d.C.), son asentamientos que en esa época fueron los de mayor población, y se ubicaron en diferentes zonas ecológicas; entre este tipo de lugares hay uno donde se conservan restos de una edificación que fue ocupada por la elite, y aún tiene varios cuartos con muros de adobe cubiertos con estuco pintado de rojo.

En el sitio Picachos, la cantidad de construcciones muestra una inversión de mano de obra considerable; el área se extiende sobre una cordillera que tiene menos de 50 metros de ancho por 1.5 kilómetros de distancia, con laderas casi verticales por sus lados. Cada posible entrada está protegida con varios muros defensivos de piedra pegados a la roca madre. Además hay más de 75 terrazas habitacionales, evidencia que indica una densidad poblacional grande.

Asimismo, se detectaron los sitios Cerro del Convento, que se cree fue fortaleza de los zapotecos; y Cerro de la Muralla, donde hay un muro de un kilómetro de largo, escalonado en su interior y recto por su exterior, que se usó para vigilar.

De acuerdo con la antropóloga Stacie M. King, el área de estudio —que en un principio comprendió los municipios de Nejapa de Madero y Santa Ana Tavela, y posteriormente se extendió a San Bartolo, San Carlos Yautepec, San Juan Lajarcia—, fue habitada por diversos grupos etnolingüísticos, “los cronistas españoles del siglo XVI refieren que eran mixes, chontales y zapotecas”.
 
Su hipótesis apunta a que hubo interacciones entre habitantes y las diferencias étnicas no fueron tan marcadas en tiempos prehispánicos, como lo hicieron creer las crónicas españolas del siglo XVI. “Propongo que el éxito de las poblaciones de Nejapa fue su composición multiétnica”.

Con la finalidad de estudiar la transición de la última etapa de la época prehispánica a la Colonia, el equipo trabajó en las ruinas coloniales del que fuera el pueblo de Majaltepec, hoy considerado el pueblo viejo por los habitantes de la región; ahí se encontró cerámica gris fina, y debajo de los pisos se halló un entierro con patrones prehispánicos, así como 250 cuentas de vidrio.

Además, King informó que se exploró la Ex Hacienda San José, donde perduran los muros de la casa principal, en su interior encontraron artefactos para procesar caña. En el lugar aún se conservan acueductos, canales de riego, cimientos de las caballerizas y el tanque de agua.

La investigadora destacó que esta hacienda era la quinta más grande de Oaxaca a principios del siglo XX, “todas las evidencias encontradas más entrevistas hechas con personas que vivieron en el lugar cuando el inmueble era productivo, ofrecen valiosa información para entender la historia económica colonial y poscolonial”.

El equipo de norteamericanos llegó a la Sierra Sur en 2007, su trabajo comenzó a través del diálogo con las autoridades mexicanas y pobladores serranos, quienes los llevaron a conocer los lugares; King concluyó que fue con la ayuda de las comunidades y las autoridades como pudieron llegar y detectar tantos sitios.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.