Home » Literatura

CONACULTA festeja a Eduardo Lizarde por sus 82 años de vida

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 14 julio 2011
Sin Comentarios


 

Oaxaca, México.- Eduardo Lizalde autor de una poética en ocasiones irónica, pesimista y coloquial, una obra que en su conjunto ofrece un tono identificable con su proceso de vida, cumple este 14 de julio 82 años de edad.

El escritor, hoy director de la Biblioteca de México del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), recibirá el Premio Internacional Alfonso Reyes 2011.

Lizalde recibió algunas clases de canto en el Conservatorio Nacional de Música y estudió la carrera de Filosofía en la UNAM, donde fue profesor de literatura española, mexicana y latinoamericana en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y secretario general de la Escuela de Verano, UNAM.

Su primer trabajo institucional fue como director de Radio Universidad, más tarde lo fue de la Casa del Lago. En los años cincuenta perteneció al Partido Comunista Mexicano y en el siguiente decenio militó en la Liga Leninista Espartaco y en la Liga Comunista Espartaco.

Posteriomente se alejó de la militancia y continuó ocupando cargos públicos: fue secretario general del Consejo Nacional de Cultura y Recreación para los Trabajadores; director de Medios Audiovisuales de la SEP; subdirector de publicaciones del CONACyT; director general de Televisión de la República Mexicana, de Publicaciones y Medios de la SEP, presidente del PEN Club de México y de la Compañía de Ópera del INBA.

         Dirigió los suplementos La Letra y la Imagen, de El Universal y  El Semanario, de Novedades. Fue cofundador de la revista Vuelta; colaborador de El Gallo Ilustrado, El Nacional, El Semanario Cultural de Novedades, La Cultura en México, La Letra y la Imagen, Letras Libres, México en la Cultura, Revista Mexicana de Literatura, Revista Universidad de México, Vuelta, entre otras.

         Fue becario de la Fundación Guggenheim (1984), del FONCA en 1991 y del SNCA, es creador emérito desde 1994. A partir del año 2007 es integrante de la Academia Mexicana de la Lengua y obtuvo los premios Xavier Villaurrutia (1970) por El tigre en la casa. Fue Premio Nacional de Poesía Aguascalientes (1974) por La zorra enferma. Premio Nacional de Literatura y Lingüística 1988. Premio Iberoamericano Ramón López Velarde 2002 y Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines (2005).

         Ha escrito también cuentos y ensayos: Entre sus libros se cuentan: La cámara, Luis Buñuel, odisea del demoledor, Autobiografía de un fracaso. El poeticismo, Tablero de divagaciones, Siglo de un día, 1993, Odesa y Cananea, Cada cosa es Babel, El tigre en la casa, La zorra enferma, Caza mayor, Memoria del tigre, Tercera Tenochtitlán, Poemas y Ensayos, ¡Tigre, tigre!, Antología impersonal, Tabernarios y eróticos, Rosas y  La ópera ayer, la ópera hoy, la ópera siempre. Así como en El tigre en la casa, libro en el cual Eduardo Lizalde, habla de la desolación amorosa y no incluye un solo poema optimista, lo que lo convierte en un texto “negro, oscuro, maldito, contra el optimismo, un libro de la desgracia amorosa, del amor, del dolor”, como él lo afirmó en una ocasión, el resto de su obra tiene un tono identificable.

         En Caza mayor se refiere a la desaparición de las especies; Tabernarios y eróticos, es una celebración del amor en general y Cada cosa es Babel, cuenta con registros de violencia y temas zoológicos. Pero dichos textos, como el resto de su obra, poseen no sólo el mismo ritmo y tono, sino sus mundos y obsesiones.

         Lizalde se recuerda como lector precoz, dice que a los seis años ya leía novelas de Salgari, Verne y Kipling.  A los once comenzó a pergeñar sus primeros poemas, a aprender métrica y a interesarse por la poesía. Leyó a los clásicos, a los modernistas y a recitar de memoria versos de Darío, de Machado, de Amado Nervo y de los de los poetas de la generación del 98.

         Años más tarde descubrió a los grandes autores mexicanos, López Velarde, entre ellos y los Contemporáneos. Junto con Enrique González Rojo y Marco Antonio Montes de Oca, crearon el movimiento que llamaron “El poeticismo” (1948 a 1951), corriente literaria, que el propio Lizalde critica en su libro Autobiografía de un fracaso.

         Ha sido llamado El tigre por la frecuencia con que ha utilizado al felino en su obra “es una figura fascinante desde los tiempos bíblicos hasta la etapa actual y no creo que haya un escritor que no haya mencionado nunca al tigre. El tigre es la imagen de la muerte, de la destrucción, y además, de la belleza; es solamente un instrumento metafórico”,  dice el escritor.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.