Home » Patrimonio Cultural

Andreah, alternativa para el estudio de piezas y documentos históricos

Publicado por @Shinji_Harper el Miércoles, 20 Julio 2011
Sin Comentarios


UNAM/investigación

Oaxaca, México.- El patrimonio mexicano es muy vasto y está integrado por los objetos más diversos. Algunos están hechos de minerales tan sólidos como el granito, otros de materiales tan sutiles como el papel, pero todos tienen algo que decirnos sobre nuestro pasado y también todos deben ser preservados, algo que en ocasiones pone en una disyuntiva a los investigadores, pues deben analizar los vestigios, pero muchas de las técnicas que hay para ello son invasivas e implican cierto riesgo de deterioro.

Conscientes de la situación, especialistas del Instituto de Física (IF) de la UNAM desarrollaron el proyecto Análisis No Destructivo Para El Estudio del Arte, la Arqueología y la Historia (ANDREAH), que busca ser una alternativa para el análisis de piezas históricas.

A través de éste, es posible obtener información sobre los materiales empleados y a qué épocas pertenecen, así como clasificar técnicas de manufactura o tecnologías antiguas, determinar procedencia de los objetos, establecer cronologías relativas y absolutas, señalar aspectos de deterioro y proponer métodos de restauración y estrategias de conservación preventiva, tanto para colecciones como para piezas únicas, explicó el director del proyecto, José Luis Ruvalcaba Sil.

“De esta manera, es posible revalorar el patrimonio cultural e histórico nacional sin ponerlo en riesgo, lo que tiene un impacto positivo”.

Se trata de estudiar el pasado y preservar para el futuro

El objetivo de ANDREAH es claro, desarrollar metodologías e infraestructuras experimentales para caracterizar, de manera no destructiva, los materiales de los acervos nacionales que integran el patrimonio de México, apuntó.

Además, otra de las metas es integrar grupos de investigación interdisciplinaria y formar recursos humanos especializados en el estudio no destructivo de nuestro legado histórico.

“Conforme el proyecto avance, se crearán bases de información de los materiales y objetos, así como de las colecciones más relevantes del país”, agregó Ruvalcaba Sil.

In situ

Una de las características de esta forma de trabajo, es que los equipos son trasladados al lugar en el que se localizan las piezas o documentos para un análisis directo del objeto de estudio, sin toma de muestra, “esto es, el laboratorio va al museo y no al revés, como es usual”.

Ante lo poco ortodoxo que puede sonar, Ruvalcaba Sil explicó que en realidad se trata de algo básico. “Analizar una pieza o documento histórico in situ evita riesgos, deterioro, pérdida o daño, una posibilidad siempre presente en los traslados”.

Además, añadió, se trata de una metodología que se pueden aplicar a un objeto en solitario, pero también a una colección completa, con la ventaja de que permite determinar, de entre un muestrario amplio, cuál de todas las piezas es la idónea para realizar estudios más detallados, algo que en ocasiones se dejaba a la especulación.

Se trata de un procedimiento meticuloso que emplea técnicas de registro de imágenes a partir de diversos tipos de luz, como la ultravioleta, infrarroja y la visible, y equipos portátiles de fluorescencia de rayos X, espectroscopía Raman e infrarroja, entre otros.

Temas de investigación

Al estudiar documentos antiguos, ANDREAH se enfoca a la caracterización de los materiales, es decir, a analizar tintas, composición de colores orgánicos e inorgánicos, bases de reparación, soporte y encuadernación. El Acta de Independencia de 1821, libros de coro del siglo XVII al XIX —tanto del acervo de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México como de la de Puebla— y códices prehispánicos y coloniales, son ejemplo de su aplicación.

También se ha trabajado en la colección de cascabeles de cobre y piezas áureas de las ofrendas del Templo Mayor, y en la colección de oro y plata de la Tumba 7 de Monte Albán, en el Museo de las Culturas de Oaxaca.

Además, explicó Ruvalcaba Gil, este método de análisis no destructivo es tan versátil que permite trabajar con obras pictóricas, al revelar técnicas, evolución artística y materiales empleados.

El especialista detalló que un material en el que se puede profundizar son las piedras verdes, turquesas y muchos otros líticos, tan apreciados por las culturas prehispánicas. Este tipo de análisis se ha desarrollado rápidamente debido al empleo de espectroscopías (a través del estudio de la interacción entre la radiación electromagnética y la materia), métodos que ayudan a identificar los minerales que componen las piezas.

“Se obtiene información valiosa para estudios de procedencia, rutas de intercambio y técnicas de manufactura. Ahora trabajamos con la máscara de Malinaltepec y otras piezas verdes de Teotihuacan y el área maya, así como piezas de Tecalli y del Museo Nacional de Antropología”.

En este proyecto interdisciplinario participan grupos de investigación del Instituto de Investigaciones Estéticas, Antropológicas, y el Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico de la UNAM, entre otros.


Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.