Home » Patrimonio Cultural

Descubre INAH relieve Olmeca con 2 mil 800 años de antigüedad

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 25 julio 2011
Sin Comentarios


 

Oaxaca, México.- Un relieve olmeca de más de una tonelada y media, con la imagen de tres felinos, y cuya antigüedad es de aproximadamente dos mil 800 años, representa el último monumento descubierto en Chalcatzingo, en el municipio morelense de Jantetelco, el único sitio prehispánico que se conoce en el Centro de México con grandes bajorrelieves.

El hallazgo de esta antigua obra —de más de 1.5 m de altura—, fue registrado por investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) a finales de abril, en la falda norte del Cerro Gordo o Chalcatzingo, durante labores para abrir un nuevo circuito de visita en esa zona arqueológica.

Debido a que el monumento se halló fragmentado en 11 partes, restauradores efectuaron labores de conservación, entre mayo y junio, que ahora permiten admirar la Tríada de los felinos de manera íntegra.

Con este descubrimiento ascienden a 41 los monumentos descubiertos en Chalcatzingo desde sus primeras exploraciones en los años 30; así mismo, suman ya cuatro los que tienen figuras de felinos, considerando que los félidos fueron animales temidos y venerados por los olmecas, quienes dejaron su impronta en este lugar en el periodo Preclásico Medio (800-500 a.C.).

Junto con su colega, Olga Lucía González, el restaurador Gilberto Buitrago, de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del INAH, hizo el reconocimiento de esta milenaria obra al efectuar trabajos de conservación preventiva en la zona norte del cerro, que consistieron en la edificación de un muro de contención y la construcción de techos de protección para los monolitos.

Gilberto Buitrago explicó que “durante estas labores se han movido grandes fragmentos de roca de la montaña, ya sea para despejar áreas del sitio o utilizarlas como material de construcción. Dentro de estas tareas cada roca es revisada para descartar que una o varias de sus caras estén labradas, y fue en una de estas revisiones que se descubrió el relieve”.

Por su parte, el arqueólogo Mario Córdova Tello, delegado del Centro INAH-Morelos y quien ha impulsado el Proyecto Arqueológico Chalcatzingo, advirtió que posiblemente este relieve fue realizado en el perfil del cerro, y con el paso del tiempo cayó fragmentándose en 11 pedazos, tal y como fue encontrado.

“Una de nuestras hipótesis es que para esa época —800-500 a.C.—, hubo un friso a lo largo de todo el Cerro Chalcatzingo, como se observa en el área donde está el bajorrelieve denominado El Rey, y otros cercanos a éste”, indicó.

A su vez, Gilberto Buitrago comentó que los trabajos de restauración de la Tríada de los felinos (de más de 1.5 m de altura, 1.10 m de ancho y 40 cm de profundidad) implicaron, además de armar el “rompecabezas”, crear un sistema de pernos para sostener su peso de una tonelada 600 kilogramos, así como unir los fragmentos con una resina especial y resanar la superficie con polvo de piedra y cal.

Los tres felinos que se observan en el relieve están labrados de perfil, sentados y mirando al poniente (punto cardinal en que se oculta el Sol). Todos exhiben en los maxilares superiores un gran colmillo, y cada uno presenta diseños distintos en la cabeza. Toda la escena está rodeada por grandes volutas.

El arqueólogo Mario Córdova hizo hincapié en que faltan estudios iconográficos en torno a ésta y las demás manifestaciones talladas de Chalcatzingo. En este sentido, dijo, el Proyecto Arqueológico iniciará próximamente el registro tridimensional de las mismas con el apoyo de los doctores Travis Doering y Lori Collins, de la Universidad de Florida del Sur, Estados Unidos.

“Hasta el momento nos hemos dedicado a la conservación de estos monumentos, de modo que varios de ellos han sido restaurados y protegidos con una cubierta, cuyo diseño no rompe con la visual del sitio. El siguiente paso es complementar los registros fotográficos y de dibujo arqueológico, con planos tridimensionales que son mucho más exactos”, abundó el delegado del INAH en Morelos.

Asimismo, el arqueólogo anunció que otro de los grandes relieves que ya pueden ser admirados por el público, es el conocido como La Procesión o Los Olmecas Caminantes (800-500 a.C.), que —en una superficie de 3.2 m de ancho por 1.60 m de alto— muestra cuatro figuras de hombres ricamente ataviados, todos de perfil, tres de pie y uno recostado.

Córdova recordó que en los años 50, el arqueólogo Román Piña Chan efectuó la liberación parcial de este monumento, que estaba semioculto por una pared rocosa y fue descubierto dos décadas antes por la experta Eulalia Guzmán, quien hizo dibujos preliminares del mismo.

“Hoy —continuó Mario Córdova—, mediante labores con las que se rebajó la roca que estaba al frente y que ocultaba la imagen, este relieve ya puede ser apreciado y estudiado directamente. Dicha pared rocosa fue eliminada hasta el nivel que se requería para apreciar el diseño. También con el fin de que los visitantes puedan apreciar adecuadamente el relieve, se construyó un mirador con los bloques de piedra sustraídos”.

Al igual que otros monumentos de Chalcatzingo, el relieve La Procesión fue sometido a tratamientos de conservación y restauración, que consistieron en limpieza de la superficie pétrea y recuperación del plano de las áreas erosionadas.

El reciente hallazgo de la Tríada de los felinos y la presentación de La Procesión, concluyó el delegado del INAH en Morelos, es una invitación a recorrer la Zona Arqueológica de Chalcatzingo, que se ubica al oriente de esa entidad.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.