Home » Reflexión

Sociedad y Política / Mentiras que matan

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 5 septiembre 2011
Sin Comentarios


 

Isidoro YESCAS

Oaxaca, México.- A Joseph Goebbels, el tristemente célebre Ministro de Propaganda de Adolfo Hitler, se atribuye la expresión de que una mentira repetida mil veces se transforma en verdad. Y la cita viene a cuento por toda la serie de mentiras tejidas en derredor del escándalo mediático en que se convirtió el caso del Maestro en Ciencias Timoteo Chávez Aquino, acusado del delito de acoso sexual por Miriam Elena Velasco Velasco empleada del IEEPO, institución en donde también Chávez Aquino despachó hasta el 22 de agosto como Director de Proyectos Educativos.

De motu propio, y dispuesto a enfrentar en condiciones de igualdad ante la ley y la sociedad el cargo que se le imputa, Chávez Aquino se separó temporalmente de su puesto consciente de que su condición de funcionario público se había constituido en una camisa de fuerza para responder con toda libertad a cada una de las acusaciones de su detractora, lo mismo ante los medios de información que ante las autoridades judiciales.

Foto: www.50mm.mx

¿A qué mentiras nos referimos cuando aseguramos que en este caso todo resultó una farsa montada por un grupo de empleados (as) que primero litigaron su asunto en los medios de información, luego acudieron ante la CEDH, poco después intentaron sorprender y presionar al IMO y otras dependencias gubernamentales y solo hasta el 5 de agosto acudieron ante la Procuraduría de Justicia, no obstante que desde un principio Miriam Velasco había asegurado que contaba con pruebas contundentes (videos, mensajes de texto, testigos, etc) para responsabilizar a Timoteo Chávez Aquino de haberla acosado sexualmente?

1. Miriam Velasco así como Claudia Angeles Castellanos y Pablo Pérez Cruz –los otros dos actores del conflicto- laboran en el Departamento de Evaluación que se localiza en la Primera Privada de Crespo No. 115 del fraccionamiento Victoria, en tanto que la Dirección de Proyectos Educativos se encuentra en la misma Privada pero en la casa marcada con el número 111. Es evidente que no compartían el mismo espacio.

¿Cómo explicar, entonces, el acoso sexual? ¿Por poderes visuales? ¿Timoteo Chávez podía hostigar y acosar a su bella empleada a través de las paredes usando su vista de rayos X? Imposible.

2. El 15 de julio Miriam, Claudia y Pablo y una becaria de nombre Ernestina Jiménez Martínez, presentaron queja ante la CEDH por presuntos actos discriminatorios de tipo psicológico y moral por parte de Timoteo Chávez y otros dos funcionarios adscritos a la Coordinación General de Planeación Educativa. Cuatro días después, y sin que se hubiese citada a la parte acusada para su defensa, la CEDH dictó medida cautelar para que los tres funcionarios del IEEPO se abstuvieran de causar en contra de los quejosos “cualquier acto de molestia”.

3. Días después Miriam Velasco se dedicó por espacio de dos semanas a hacer declaraciones en la prensa escrita y en los noticieros radiofónicos acusando a Timoteo Chávez de hostigarla y acosarla sexualmente cuando se presentaba a laborar. Los medios dieron crédito a su palabra y el linchamiento mediático fue implacable, prácticamente sin derecho de réplica. Sin embargo, cuando a la quejosa algunos periodistas le empezaron a solicitar acceso a las grabaciones, videos y mensajes de texto que aseguraba poseer como prueba, nunca encontraron una respuesta afirmativa. Y eso mismo ocurrió cuando se reunió con un grupo de funcionarios del IMO, de la Secretaría del Trabajo y de Derechos Humanos del gobierno del estado.

4. A pesar de que Miriam Velasco es licenciada en Derecho (egresada de la URSE) ni ella ni sus asesores acudieron ante las autoridades judiciales para denunciar estos hechos. Prefirieron, primero, desprestigiar a su adversario ante la opinión pública, luego propiciar un clima favorable a su causa intentando sorprender a los medios de información y funcionarios públicos y solo hasta el 5 de agosto optaron por presentar denuncia penal ante la Procuraduría de Justicia. Extrañamente, o tal vez por la corrupción y compromisos con el pasado que en esta dependencia gubernamental aún prevalecen, una semana después ya prácticamente se estaba librando orden de aprehensión en contra de Timoteo Chávez. Si esto no ocurrió fue porque algún funcionario sensato y probo de la misma Procuraduría se percató de no se podía actuar con tanta premura y alevosía en un caso cuyo expediente presentaba serias inconsistencias de forma y fondo.

5. El 29 de julio, un numeroso grupo de empleados de la Coordinación General de Planeación Educativa, en su mayoría mujeres, en misiva dirigida al Director General del IEEPO, Bernardo Vásquez Colmenares, respaldaron la conducta y desempeño de Timoteo Chávez y revelaron que el verdadero origen del problema radicaba en los vínculos y compromisos políticos de Miriam Velasco y de sus compañeros de viaje con Julián Luría López –el antecesor en el cargo que hoy ocupa Daniel Pérez Montes- quien dos meses antes de que concluyera el gobierno de URO los basificó, no obstante que como personal de honorarios no reunían los requisitos de ley para obtener tal ascenso. En el mismo documento señalan a Julissa Amaya Aguilar, exjefa del Departamento de Evaluación, como otra pieza clave en el conflicto por las estrechas relaciones que dicha ex funcionaria mantuvo con la pasada administración del IEEPO.

Foto:swww.50mm.mx

El caso no está cerrado y sigue su curso administrativo, legal y también político. Rechazada por sus mismos compañeros de trabajo y ya sin credibilidad ante los medios de información que en un principio le abrieron sus puertas, Miriam Velasco y sus asesores ahora vuelven a tocar las puertas del viejo régimen para forzar un arreglo político ante la eventualidad de que en el terreno legal reciban un fuerte revés. De hecho, ya lo recibieron de parte de la opinión pública. Toca ahora el turno al juez que lleva el caso obrar con pulcritud y profesionalismo.

Y no resultaría para nada ocioso que también la CEDH revisa el expediente que dio origen a la medida cautelar dictada para proteger a quien o quienes al final de cuentas incurrieron en falsedades para poner en duda la honorabilidad del Maestro en Ciencias Timoteo Chávez Aquino. Y sobre todo si se abusó de la buena fe de un órgano que bajo cualquier circunstancia debe garantizar una conducta imparcial para preservar el respeto a los derechos humanos.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.