Home » Patrimonio Cultural

Dona el historiador Silvio Zavala su magno archivo al INAH

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 8 septiembre 2011
Sin Comentarios


 

Oaxaca, México.- Ocho décadas de producción historiográfica del jurista e historiador Silvio Zavala, quedaron bajo resguardo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), con la donación de la segunda parte de este corpus. Se trata de más de 10 mil 400 documentos que abarcan de 1927 a 2007.

Con 102 años de edad, Silvio Zavala hizo esta segunda donación la víspera a través de su hija María Eugenia, integrada por más de mil 200 documentos, complementaria a los nueve mil 228 que entregó hace 16 años a este repositorio del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).

Foto:La Jornada

Su formación académica en la ciudad de México, la correspondencia con intelectuales nacionales y extranjeros, su labor en España en los años previos a la Guerra Civil, sus fotografías al lado de grandes personajes, sus manuscritos y reconocimientos, forman parte del enorme archivo del destacado historiador.

“Son documentos que cubren ochenta años de incesante labor intelectual, y que constituyen una aproximación a la vida de un mexicano ilustre, a una gran figura de la historia”, comentó Julieta Gil, directora de la BNAH.

La primera parte de este archivo fue donado al INAH en 1995, y hoy, 16 años después, se entregó la segunda parte durante una ceremonia efectuada en la BNAH, con la presencia de los investigadores de El Colegio de México, Andrés Lira y María Eugenia Zavala, hija del doctor Silvio Zavala.

Paralelamente a la recepción de este archivo, la BNAH inauguró la exposición Testimonio del historiador Silvio Zavala, que presenta algunos de los documentos donados, como reconocimientos y fotografías de momentos significativos de su trayectoria, como cuando recibió el Premio Príncipe de Asturias en 1993, o cuando está acompañado de personajes como el ex presidente francés Charles de Gaulle, el pintor David Alfaro Siqueiros, el escritor Alfonso Reyes y el filósofo Leopoldo Zea.

En esta muestra, montada en el vestíbulo de la biblioteca, destaca también la imagen de un grupo de estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de  Madrid que viajó a Egipto en 1933, y entre los que figura su profesor Rafael Altamira, de origen español, quien después llegó a México a consecuencia de la Guerra Civil, apoyado por Zavala para que se le diera asilo junto con otros intelectuales.

Este segundo corpus del archivo de Zavala está formado por documentos que van de 1995 a 2007, y dan cuenta de la actividad más reciente del historiador, aunque también se incorporan testimonios escritos y gráficos de sus primeros años de estudiante, como cuando cursó la carrera de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), o cuando viajó a España para trabajar en el Centro de Estudios Históricos de Madrid, y donde convivió con algunos de los grandes historiadores del siglo XX.

“El archivo de Silvio Zavala abarca desde 1927 hasta 2007, un largo periodo que permite reconstruir sus diversas facetas como estudiante, investigador, fundador de instituciones culturales y científicas, diplomático y autor de una producción historiográfica que registra más 100 obras y cerca de 600 publicaciones, entre artículos y otras contribuciones”, comentó Julieta Gil.

Añadió que esta segunda entrega, conformada por más de mil 200 expedientes, es complementaria de la primera, integrada por nueve mil 228 y que corresponde a la producción realizada de 1927 a 1994, algunos de ellos alusivos a la figura de Francisco del Paso y Troncoso y los esfuerzos para que sus restos —que yacían en Florencia, Italia— fueran repatriados a México.

“El mismo Zavala estableció cómo debía estar organizado su archivo, pues siempre ha sido una persona muy ordenada y disciplinada”, señaló en su intervención el antropólogo Mariano Albero, responsable del Archivo Histórico Institucional de la BNAH.

Al detallar el contenido de este nuevo acervo, indicó que hay diplomas que le entregó la República Española durante la primera etapa de su vida académica, los cuales constituyen reconocimientos de gran valor histórico, así como dedicatorias de personajes destacados de la época.

También hay credenciales y pasaportes, además de cartas que intercambió con otros intelectuales, como Antonio Caso, Ernesto de la Torre Villar, Jaime Torres Bodet, Leopoldo Zea, Juan Comas, Elías Trabulse, Daniel Cosío Villegas, Friederich Katz y Octavio Paz, entre otros; además se resguardan artículos sobre sus obras publicadas, manuscritos de sus conferencias, textos sobre su actividad diplomática en la Embajada de México en Francia, condecoraciones y audios de entrevistas hechas a Zavala, entre otros valiosos documentos.

Julieta Gil resaltó la participación de Silvio Zavala en la creación de instituciones de gran relevancia, como el Instituto Panamericano de Geografía e Historia (IPGH), dependiente de la Organización de Estados Americanos; El Colegio Nacional, El Colegio de México, y el propio INAH. “Silvio Zavala ha tenido una predilección por este Instituto, con el que ha mantenido un contacto muy cercano, en particular cuando fue director del Museo Nacional de Historia ‘Castillo de Chapultepec’, de 1946 a 1954”.

La etnóloga comentó que otra parte interesante del archivo es la hemerografía, donde destacan artículos periodísticos que coleccionó sobre temas de su interés, textos relacionados con sus investigaciones de grupos indígenas, además de impresos, carteles, folletos, revistas de divulgación nacionales y extranjeras.

El antropólogo Mariano Albero señaló que la entrega de este archivo implica una gran responsabilidad, toda vez que hay que ordenarlo, clasificarlo, catalogarlo, investigarlo, preservarlo, difundirlo y ponerlo a disposición del público, particularmente de los estudiosos de la larga trayectoria académica de Zavala.

Por su parte, María Eugenia Zavala, hija del historiador, refirió que su padre “a sus 102 años de edad, agradece muchísimo todas esta muestras de reconocimiento para su labor histórica que realizó con pasión durante su ya muy larga vida. Todos estos eventos lo alientan, lo alegran y mantienen su vitalidad e interés”.

La carrera profesional de Silvio Zavala comenzó en la década de los 30 del siglo XX, en instancias como el Centro de Estudios Históricos de Madrid, el Colegio de México, el INAH y UNAM, así como en las universidades de Puerto Rico, La Habana y Harvard.

Entre los cargos desempeñados destacan: los de miembro titular vitalicio de El Colegio Nacional, presidente de la Comisión de Historia del IPGH, miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM, delegado permanente ante la UNESCO, y embajador de México en Francia.

En lo que respecta a sus reconocimientos sobresalen, el Premio Nacional de Letras (1969), Presea Vasco de Quiroga (1986), Premio Rafael Heliodoro Valle (1988), la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio (1993), y el Premio Carlos de Sigüenza y Góngora, de la Academia Mexicana de Archivos Históricos.

El pasado 19 de mayo, como reconocimiento a su obra, se develó su busto en el Archivo de Indias de Sevilla, siendo el primer mexicano, junto con dos historiadores peruanos, los únicos de Latinoamérica que ocupan un lugar en este recinto. La pieza fue donada por la Liga de Acción Social y la Universidad Modelo de Mérida, Yucatán, su ciudad natal y escuela donde estudió en sus años de juventud

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.