Home » Ciencia y Tecnología

Poco probable que caída del sátelite “Uars” dañe población terrestre

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 23 septiembre 2011
Sin Comentarios


 

Oaxaca, México.- Aunque entre diez mil y doce mil satélites –de comunicaciones, científicos y militares— operan actualmente fuera de la Tierra, no existen antecedentes de que este tipo de artefactos retornen al planeta y causen algún desastre, afirmó Salvador Landeros Ayala, investigador de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM.

En un hecho poco frecuente y la agencia espacial de Estados Unidos (NASA) espera que entre esta tarde y el domingo caigan en la Tierra entre 20 y 30 fragmentos del satélite atmosférico UARS (siglas de Upper Atmospheric Research Satellite), lanzado al espacio hace 20 años (en septiembre de 1991) a bordo del transbordador Discovery para hacer mediciones de la capa de ozono, la composición química de la alta atmósfera, los vientos y temperaturas de la estratosfera.

El artefacto, de seis y media toneladas, mide diez metros de largo por cuatro y medio de diámetro y es del tamaño aproximado de un camión.

“Es grande y pesado, diseñado hace unos 30 años y construido de materiales como titanio y acero inoxidable. Algunos de sus 20 a 30 fragmentos podrían pesar más de 100 kilogramos, pero lo más probable es que caigan en el océano o en alguna amplia zona desértica no habitada, los sitios más grandes del planeta”, opinó José Franco López, investigador del Instituto de Astronomía (IA) de esta casa de estudios.

Franco comparó al artefacto con un automóvil antiguo, pesado y cuyo choque provocaba con frecuencia graves consecuencias para el conductor. “Actualmente lo autos de carreras están hechos de materiales que absorben el golpe, y al chocar se destruyen pero dañan menos que antes a los conductores. Algo semejante ocurre con los materiales actuales que se utilizan en los satélites, así que es poco probable que un evento como este se repita con los de nueva generación”, consideró.

Daño “extremadamente remoto

Sin orientación fija, el satélite está en órbita con una inclinación de 57 grados respecto al ecuador, y recorre la Tierra cada hora y media. Cualquiera de sus piezas que no se queme al regresar a la atmósfera caería entre los 57 grados de latitud Norte y los 57 sur, en una franja de unos 800 kilómetros de largo, precisó Franco.

La NASA estimó que la probabilidad de que dañe a alguna persona en la Tierra es de una en tres mil 200, es decir, “extremadamente remota”.

Por su parte, Landeros destacó que el retorno del artefacto a la atmósfera ha sido posible porque éste se ubica en una órbita baja, de 300 a 600 kilómetros; tiene cierta velocidad de ingreso y una inclinación que propicia su caída en la Tierra.

Ambos investigadores destacaron que el satélite forma parte de la “basura” o “chatarra” espacial, problema creciente que habrá que atender en algún momento

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.