Home » Justicia

Participa Rivera Lagunas en la XI Reunión Nacional de Tribunales y Procuradurías

Publicado por @Shinji_Harper el domingo, 25 septiembre 2011
1 Comentario


Oaxaca, México.- El presidente del H. Tribunal Superior de Justicia del Estado de Oaxaca, licenciado Alfredo Rodrigo  Lagunas Rivera, participó en el XI Encuentro Nacional de Presidentes de Tribunales Superiores de Justicia y Procuradores Generales de Justicia, celebrado en Boca del Río, Veracruz, del 21 al 23 de septiembre.

Esta reunión asistieron los 33 procuradores y 32 presidentes de tribunales analizaron  temas como el delito contra la mujer por razones de género, narcomenudeo, justicia penal para adolescentes y  la reforma constitucional en materia de derechos humanos.
En el encuentro, que fue  inaugurado por el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa y la Procuradora General de la República (PGR), Maricela Morales Ibáñez, el magistrado Alfredo Lagunas Rivera elevó su propuesta de solicitar al Congreso de la Unión y al Ejecutivo Federal la creación de un fondo federal para la administración de justicia de los órganos locales, a manera de estar en posibilidad de enfrentar corresponsablemente  las diferentes materias federales que por razones de competencia concurrente se les han encargado a  los tribunales de justicia locales como son la justicia para adolescentes, narcomenudeo y oralidad mercantil.

A esta propuesta se sumaron los presidentes de los tribunales locales del país y pronto se  vinculará la mesa directiva de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia (CONATRIB), con objeto de oficializar esta postura frente a los diferentes retos que ha traído la reforma en materia de administración de justicia y que se requieren para un mejor desarrollo de la sociedad mexicana en el que prive la paz y la certidumbre.

El XI Encuentro Nacional de Presidentes de Tribunales Superiores de Justicia y Procuradores Generales de Justicia es una muestra patente de la importancia que tiene el trabajo coordinado y de diálogo cercano  para avanzar en la persecución y castigo de los delitos. Orientación que sigue la presente administración de justicia del Estado de Oaxaca encabezada por el magistrado Alfredo Lagunas Rivera.

Comentarios

comments

1 Comentario »

  • Eliseo Rivera Parada dijo:

    QUIEN PAGARÁ LA VISITA DEL PAPA A México, Y LO QUE A HECHO EL ALTO CLERO EN MÉXICO.
    ¿Quién pagará la venida del Papa a México?, que se informe a la ciudadanía mexicana cuánto va a pagar EL ALTO CLERO CATOLICO POR ocupar al estado mayor presidencial, a los policías federarles, estatales y municipales; y a todos los dispositivos de seguridad. Y a la vez, hago algunas preguntas más: ¿Que Beneficios traerá a México dicha visita? Oh traerá ¿Mas discriminación?, ¿mas intolerancia?, ¿más impunidad del ALTO CLERO?¿mas pederastia que tiene a mucho mexicanos al borde de la paranoia; es bueno que el señor Calderón oh el secretario de gobernación contesten estas interrogantes que se hace el pueblo mexicano. ¿Han sabido ustedes cuánto dinero de su inmensa fortuna a enviado Norberto Rivera, para nuestros conciudadanos de la sierra tarahumara para mitigar su hambre que los lacera? Transcribo una nota que se encuentra en el foro de la historiadora Laura Campos en donde fehacientemente se relata lo que ha hecho el ALTO CLERO EN MÉXICO Y SU OBISPO UNIVERSAL.
    El propio papa Pío XI, en vísperas del alzamiento cristero, se pronunció sin rodeos a favor de los sediciosos. El 18 de noviembre de 1926 publicó la encíclica Iniquis Afflictisque, en la que bendijo a los jerarcas católicos y al clero “deseoso de sufrir duras pruebas”.
    José María González y Valencia, arzobispo de Durango y presidente de la comisión de obispos mexicanos en Roma durante el conflicto cristero, dio a conocer sería interminable. Pero esto lo tienen de tarea nuestros gobernantes. Trascribo algunas notas que se encuentran en el foro de la historiadora Laura Campos Jiménez, qué ilustran
    a sus fieles las palabras aprobatorias de Pío XI respecto del levantamiento armado: “Qué consuelo tan grande i…) aprobar vuestros actos y admirar todos vuestros heroísmos (…). Él, pues, el sumo pontífice nundó nuestro corazón de prelado al oír con nuestros propios oídos las palabras del jefe supremo de la Iglesia (…) le hemos mirado conmoverse al oír la historia de nuestra lucha (, os anima a todos, sacerdotes y fieles, a perseverar en vuestra actitud firme y resuelta. Os anima a no temer a nada ni a nadie, y sí sólo temer el hacer traición a vuestra conciencia”.
    Fue justo la publicación de las encíclicas pontificias de Pío XI y las cartas pastorales del episcopado mexicano lo que motivó a muchos sacerdotes católicos a incitar a sus feligreses a la rebeldía armada, desde el púlpito, los confesionarios y la promesa de indulgencias a quienes se diera de alta en el “ejército libertador”, los futuros “santos mártires”.
    También transcribiré una nota completa que salió en el periódico la Jornada
    Rabiosos talibanes del laicismo
    Carlos Martínez García
    La Jornada
    Son personajes que dan miedo. Esos que, según la arquidiócesis primada de México, persiguen las inocentes convicciones religiosas de los integrantes de la alta clase gobernante del país. Los talibanes del laicismo, según el semanario católico Desde la Fe, son enfermos que buscan exterminar a valientes políticos que exponen abiertamente sus creencias religiosas.
    La publicación que prohíja la jurisdicción eclesiástica encabezada por el cardenal Norberto Rivera Carrera ha producido un editorial digno de esa acuciosa antología recopilada, anotada y comentada por el historiador Gastón García Cantú: El pensamiento de la reacción mexicana (segunda edición, revisada y ampliada, tres tomos, UNAM). Para Desde la Fe, los críticos de lo que dijo Felipe Calderón Hinojosa en su discurso de hace dos semanas al inaugurar el sexto Encuentro Mundial de las Familias (católicas) son enfermos de anticlericalismo, fúricos talibanes, cortos de inteligencia, poseedores de una enorme y monumental intolerancia, enfermizos del laicismo, ignorantes, miopes, rabiosos, primitivos defensores no del Estado laico, sino de un Estado arcaico, intransigentes, autoritarios, ignorantes, grotescos, incapaces, anti demócratas, ridículos y ya no le sigo con los adjetivos, pero los lectores pueden encontrar más en la reseña que del editorial católico hizo anteayer el reportero José Antonio Román en las páginas de La Jornada.
    Lo reprobable, para mí, en la asistencia y participación de Calderón Hinojosa al cónclave familiar patrocinado por la Iglesia católica, está en que tomó posición político-ideológica en contra de un Estado cuyo entramado jurídico prometió resguardar. Sus palabras desconocieron la pluralidad religiosa del país. En su discurso minusvaloró, si no es que buscó desaparecer, la gesta social por hacer de México una nación libre del dominio clerical católico. Cuando dio la bienvenida a los asistentes al ya citado encuentro, dijo que les recibía en “la tierra de María Guadalupe y de San Juan Diego, también de los mártires de la persecución y, no puedo omitir el comercial, del primer santo mexicano, que es además mi patrono, San Felipe de Jesús”.
    Si se trataba de hacer menciones a personas e instituciones que coadyuvaron para hacer que México tuviera un perfil religioso mayormente católico, le faltó referirse a la Inquisición en la Nueva España. ¿Y por qué dejar fuera al arzobispo de México (1863-1891) Pelagio Antonio de Labastida y Dávalos, férreo opositor de Benito Juárez y la libertad de cultos? Cuando soltó eso de que México es tierra de “los mártires de la persecución” (religiosa), y lo hizo en el contexto de la óptica católica romana, estaba reivindicando a quienes combatieron con todos los medios a su alcance –entre ellos las armas– la separación del Estado y la Iglesia católica. En muchos casos esos mártires no fueron indefensos creyentes enfrentados a fuerzas persecutoras, sino insurrectos armados dispuestos a cometer todo tipo de atrocidades, que cometieron y en abundancia.
    Y ya que estaba en un acto impulsado desde Roma por Benedicto XVI, bien pudo rescatar la memoria de un antecesor de aquel, Pío IX (papa del 16 de junio de 1846 al 7 de febrero de 1878, JND Kelly, Oxford Dictionary of Popes, p. 309). El 15 de diciembre de 1856, al haber concluido el debate de la nueva Constitución mexicana, Pío IX reprobó que el catolicismo ya no tuviera el lugar de privilegio y exclusividad de los que había gozado desde la Colonia. El jerarca de Roma fue contundente: “Entre otros muchos insultos que ha prodigado a nuestra santísima religión, a sus ministros y pastores, como al vicario de Cristo, [la Cámara de Diputados] propuso una nueva Constitución compuesta de muchos artículos, no pocos de los cuales están en oposición abierta con la misma religión, con su saludable doctrina, con sus santísimos preceptos y derechos… se admite el libre ejercicio de todos los cultos y se concede la facultad de emitir libremente cualquier género de opiniones y pensamientos”. A la luz de lo anterior, no cabe duda, los liberales mexicanos del siglo XIX que enfrentaron el oscurantismo católico son antecesores de los llamados hoy por la publicación Desde la Fe talibanes del laicismo.
    La arquidiócesis de México, al hacer la defensa y hasta elogio de lo que considera valentía de Calderón al externar sus convicciones religiosas, para nada es un factor que promueva la democracia o la tolerancia. Tampoco le interesa, como tramposamente arguye el semanario católico, definirse en favor de la pluralización de la sociedad mexicana. Lo que en realidad hace es pronunciarse de nueva cuenta por el regreso del país a épocas consideradas por la Iglesia católica como gloriosas, cuando tenía el poder para presionar con el fin de convertir su particular concepción de la vida personal y social en normas generales.
    Lanzar una sarta de epítetos contra sus adversarios, como lo hizo la arquidiócesis mediante su semanario, pero evadir la tarea de argumentar es plena muestra de un pensamiento autoritario. Éste, de entrada, niega a los otros la condición de interlocutores, evita tenerles por iguales. Los acostumbrados a ordenar, decidir sobre la vida de otros, exigir a todos cuentas, pero negarse a presentarlas, nada más porque son integrantes de auto consideradas intocables cúpulas clericales, y al hacer escarnio de quienes llaman talibanes del laicismo (en sí misma una contradicción de términos) se pintan de cuerpo entero.

    A LOS LIBRES PENSADORES Y A LAS PERSONAS QUE RAZONAN SIN FANATISMOS LES HAGO LA SIGUIENTE PREGUNA; ¿NO SERÍA MEJOR QUE NUESTROS IMPUESTOS SEAN DEDICADOS A SOLUCIONAR PROBLEMAS DE PRIMERSIMA NECESIDAD QUE HAY EN MÉXICO? GRACIAS POR LEER ESTAS REFLECCIONES Y LES AGRADECERE DIFUNDAN ESTOS CUESTIONAMIENTOS (CLARO LOS QUE HAGO YO NO SOBRE LO TRANSCRITO) EN LOS FOROS DE OPINIÓN CADA QUIEN EN DESDE SU TRINCHERA.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.