Home » Cultura

He dejado de ser iracundo: Damián Alcázar

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 19 octubre 2011
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- Una escultura pequeña fue el reconocimiento que le entregaron al actor Damián Alcázar durante el homenaje que le ofreció el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) en su novena edición.

Alcázar cuenta con una amplia filmografía, con títulos como El centro del laberinto (1985), La leyenda de una máscara (1991), Lolo (1993), La ley de Herodes (1999), Bajo California: El límite del tiempo (1998), El crimen del padre Amaro (2002), El infierno (2010), entre muchas otras.

Ha estado en algunas de las producciones más importantes de la historia reciente del cine mexicano, algunas incluso son consideradas como el inicio de cambios de una etapa a otra.

A pesar de ello, Alcázar siempre se muestra como una persona transparente, con los pies en la tierra. Así lo demostró en esta visita al FICM, ciudad a la que llegó el fin de semana pasado y en la que ha convivido con las personas que se le acercan para pedirle fotos o autógrafos.

En la ceremonia de reconocimiento por su carrera, realizada en el teatro Rubén Romero de la universidad michoacana, el actor comentó que desde hace muy poco tiempo decidió dejar de ser iracundo, porque antes estaba convencido de que podía cambiar al país.

“Pero ahora me doy cuenta de que no es así, de que es mejor intentar aportar algo con mi trabajo y quizá de esa manera, desde la cultura, que es lo mejor que tenemos como sociedad, intentar generar algún cambio favorable. He dejado de ser iracundo.

“También creo que es importante decirles que no me interesa la fama, que en este momento no estoy actuando, así soy en realidad, que estoy aquí con todo mi agradecimiento a los organizadores del festival por este reconocimiento y que en verdad es entrañable platicar con todos ustedes”.

Alcázar promociona en Morelia dos de sus trabajos más recientes: Fecha de caducidad, de la tapatía Kenya Márquez, y Don´t let me drown, del realizador estadounidense de origen mexicano Cruz Angeles.

La primera es una historia de amor en tres diferentes versiones, a cargo de igual número de personajes, llena de humor negro e ironía. La segunda es una historia ubicada en Nueva York donde dos jóvenes latinos se enamoran en un contexto adverso, por su edad y, sobre todo, por sus orígenes.

A Alcázar, los temas sociales siempre le han interesado, por lo que cuando tiene la oportunidad de hacerlo, manifiesta sus opiniones y críticas, como ocurrió en esta ocasión, en la dijo que su trabajo es la mejor manera de decir lo que piensa.

“Los personajes que he interpretado son reflejo de nuestra realidad, por lo que de un modo u otro manifiestan opiniones con las que estoy de acuerdo o señalan situaciones que rechazo, lo cual es maravilloso, porque he sido funcionario, migrante, obrero, luchador, asesino, cura, militar y hasta narco.

“Todos ellos representan una parte de la realidad del país, así que es una manera muy positiva de llamar la atención respecto a los problemas; pero también debo agradecer a los directores con los que he tenido la oportunidad de trabajar, pues ellos han tenido una visión muy precisa de qué quieren contar, de las cosas que les interesa señalar”.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.