Home » Cultura

Todo fue música con Instrumenta en Zoogocho

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 18 noviembre 2011
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- Son las 5 de la mañana, todo sigue aún en tinieblas en las veredas accidentadas de San Bartolomé Zoogocho, comunidad en la Sierra Norte ubicada a 65 kilómetros de Guelatao, cuna del Benemérito de la Américas Don Benito Juárez. A esta hora, en los patios del internado Centro de Integración Social No. 8, “General Lázaro Cárdenas” (CIS), ya se reúnen un grupo de niños y adolescentes indígenas zapotecas, mixes y chinantecos para empezar su día.

No bien han despertado, pero ya ríen y se reparten las actividades para mantener todo en orden en ese lugar que los aloja. Esperan con ansías el desayuno, los ricos panes que ahí mismo se hornean, su leche fresca, sus enfrijoladas, o huevos, sus tortillas de mano, su jugo de naranja.

Son 285 niños y niñas, algunos en etapa adolescente, provenientes de comunidades en condiciones de extrema pobreza, no obstante, todos pertenecen a algunos de los talleres que ahí se imparten: talabartería, panadería, herrería, corte y confección, enfermería, computación, luthería y música. Éste último es el más importante, la banda de música que han conjuntado ha atraído los reflectores, hoy varias instituciones como las Fundación Alfredo Harp Helú, Fundación CIE, Fundación Coca-Cola, Fundación Porvenir Grupo Bimbo e IDN Consultoría de Negocios los apoyan.

De hecho, 76 alumnos de nivel de secundaria y bachillerato y 87 de primaria pertenecen a este taller de música y tocan algún instrumento, y hoy en día es un gran semillero de los “maestros músicos adolescentes” de la Sierra de Juárez, ya que la gran mayoría de los estudiantes, una vez que terminan su instrucción en música, lectura de partituras, composición y dirección, vuelven a sus comunidades y mantienen la tradición de las bandas oaxaqueñas, tan destacada para la cultura de Oaxaca y de nuestro país. E incluso algunos otros han continuado su formación musical en prestigiadas instituciones en México y en el extranjero.

A lo largo 57 años de historia, el albergue de San Bartolomé Zoogocho ha educado a más de 1,600 jóvenes, y año con año se integran 40 nuevos niños sin conocimiento musical para iniciar su largo proceso de formación. “Aquí tienen una vida tranquila, hospedaje, comida y educación gratis, asegura Camilo Jiménez, oriundo de Totontepec Mixe, y director de la banda de música del CIS.

Fundado en 1984 por el maestro Ismael Méndez, este taller instruye a los niños, desde los 5 ó 6 años, con clases de rítmica, solfeo y lectura de música. A los 8 ya empiezan a tocar un instrumento, y a los 12 ya son músicos formados capaces de tocar en un grupo e incluso pueden extender sus conocimientos en escuelas de Oaxaca, Xalapa y la Ciudad de México.

Para Evert, un trompetista de 19 años, originario de Santa María Temaxcaltepec, no muchas opciones más para estudiar música en su región. “Yo toco la trompeta y estoy aprendiendo a reparar instrumentos. Veo a mi familia algunos fines de semana, pero me la paso muy bien aquí en el CIS, esta es mi otra familia”.

Y es que las bandas de viento en Oaxaca son la agrupación por excelencia para amenizar fiestas y actos cívicos y religiosos, en Zoogocho no es la excepción, la banda viaja llevando sus notas y repertorios por numerosas comunidades de la Sierra Juárez, o a presentaciones en otras ciudades. Pero este noviembre ha sido especial, un gran número de sus integrantes ha viajado a la ciudad de Oaxaca para integrarse al encuentro académico y artístico de Instrumenta Oaxaca 2011, que se llevó a cabo del 3 al 18 de noviembre.

También, con la finalidad de darle seguimiento a los cursos que Instrumenta ha propiciado en Zoogocho, del 14 al 17 de noviembre se impartieron los siguientes talleres: Thibaut Surugue (Francia), Taller de iniciación al piano; Pierre-Arnaud Le Guérinel (Francia), Taller de coro; Jaime León (México), Taller de reparación de instrumentos de maderas; Alfredo Muñoz (México), Taller de Reparación de instrumentos de metales; Asger Svendsen (Dinamarca), Clase Magistral de Música de Cámara y Clase Magistral de Fagot.

Todo es música en el CIS, además de los numerosas clases y ensayos que se llevan a cabo durante el día, por las noches se pueden escuchar las notas de una trompeta, de algún saxofón o clarinete, perdida en alguno de los patios del internado. Los niños y adolescente viven para la música y su instrumento, y no se cansan de mejorar su técnica a todas horas, hasta que el sueño los venza, para que a la mañana siguiente lo primero que hagan, sea tomar nuevamente su instrumento.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.