Home » Migracion

El programa 3×1 vincula a los migrantes con sus lugares de origen

Publicado por @Shinji_Harper el martes, 3 enero 2012
Sin Comentarios


Oaxaca. México. Para los migrantes mexicanos radicados en los Estados Unidos, el Programa 3 x 1 tiene un impacto social efectivo porque sus recursos se dirigen a donde se necesitan y ha servido para mantener unida a la gente con sus familiares en sus lugares de origen.

Además, el programa les da la oportunidad de recomendar, de decirle al gobierno qué es lo que la comunidad realmente necesita, para que eso sea lo que se haga, afirmaron líderes de migrantes de Jalisco, Zacatecas, Hidalgo y Durango.

Martín Hernández, jalisciense que ahora reside en Fullerton, California, e integrante del Club Cieneguilla, se siente orgulloso de haber podido apoyar a los zacatecanos a poner domos en escuelas, a pavimentar calles e introducir el servicio de agua potable.

Actualmente aporta su experiencia a migrantes guerrerenses de San Juan Mines, quienes formaron un nuevo club, porque está convencido de que el 3 x 1 es un programa muy bueno y fácil de ejecutar.

“Y aunque fuera difícil lo haría, porque se siente uno bien satisfecho al mirar la sonrisa de la gente; lo hacemos de corazón, sin ver de dónde somos. Lo importante es ayudar a la gente y hacerlo de corazón. La sonrisa de una persona agradecida, es el mejor pago que te pueden dar”, afirma.

Salvador García, de Jamay, Jalisco, vive en Orwan, California, y preside el  Club de Jamay, además de ser ex presidente de la Federación de Migrantes de Jalisco, una de las organizaciones que comenzó a trabajar con los proyectos del 3×1 hace ya diez años.

Ha participado en la gestión y realización de muchas obras, como el empastado de un campo deportivo; las gradas de una parroquia; el centro de salud, la casa de la cultura, la remodelación de un monumento, de portales, en pavimentaciones, en la construcción de un malecón… “Son tantas, que es impresionante ver todo lo que se ha hecho con la aportación de los clubes de migrantes”, señala orgulloso.

Pero hace notar que los migrantes, además de aportar recursos para obras en sus comunidades de origen, reparten cenas en navidad, cobijas, despensas, suéteres y juguetes a quienes lo necesitan, porque nos reunimos mensualmente para recabar fondos y la gente responde y se integra porque sabe todo lo que estamos haciendo en Jamay.

En su opinión, “el 3×1 es un programa que ha servido para unir a la gente de aquí con la que se quedó allá, además de que nos da la oportunidad de recomendarle al gobierno qué es lo que realmente necesita nuestra comunidad, para que eso sea lo que se haga”.

Entonces, concluye Salvador, es un programa que nos ha unido, que tiene un impacto social efectivo porque se aplica donde se necesita; el 3×1 da muchísimas satisfacciones a quien lo conoce y lo trabaja, porque nos deja estar al pendiente de las obras. Así vemos y supervisamos a dónde van los recursos y lo que se hace con ellos.

Lucrecia Ramírez nació en la hacienda “El Cabezón”, en Ameca, Jalisco, y es presidenta del Club Hacienda “El Cabezón”, integrado a la Federación del Sur de California; ha participado en el programa 3×1 con dos proyectos grandes y ayudan a la gente con despensas y cobijas en Los Ángeles, California.

Entre otras, recuerda las obras para arreglar las calles, el templo, la escuela y la plaza pública de la comunidad La Hacienda “El Cabezón”, entre algunos otros proyectos.

“Son obras que se han hecho gracias al Programa 3×1, porque sin su ayuda no hubiéramos podido. Hoy estamos muy satisfechos de haber ayudado, pero sabemos que nunca lo hubiéramos podido hacer sin la unión de los migrantes con el gobierno”, concluye Lucrecia.

Emma Martínez es una migrante procedente de La Huerta, Durango, que ahora vive en Los Ángeles, California, y pertenece al Club La Huerta, municipio de Topia, desde el cual promueven la electrificación para la comunidad. “Nunca ha habido luz; en mi niñez nunca conocí la luz eléctrica. Es un rancho donde no hay nada y ahora estamos apoyando para que tenga luz, aunque sea en una parte. Queremos terminar para después llevar la luz a otros ranchitos cercanos”.

A Emma le da gusto saber que ahora su pueblo “tiene más de lo que había cuando yo salí de allá… Me da gusto por los niños que van creciendo, por las familias que dejamos en nuestros ranchos”.

Orlando Rubén Muñoz Medina, presidente municipal de Acatlán, Hidalgo, comenta que el 3 x 1 ha impulsado 30 obras en tres años, como los auditorios en Totoapa e Ixcapia; la electrificación en San Pablo, Metepec, Chautenco, La Huerta y Alcholoya; la carretera de Los Migueles a La Laja; un tanque de agua en la comunidad Vicente Guerrero, donde también se instaló la red de agua potable del pozo al tanque, de ida y vuelta, entre otras.

Refiere el primer edil de Acatlán que la gente del municipio es muy participativa y la prueba es que formaron dos clubes en los Estados Unidos. “Y la gente de allá está muy contenta porque han podido salir adelante con obras que eran muy necesarias y que no se hubieran podido hacer porque el municipio tiene pocos recursos”.

Con el 3 x 1, con cuatro partes aportadas por -la comunidad por medio de los migrantes, el estado, el municipio y la Federación-, se han logrado muchas acciones, como las de los Clubes de Migrantes de Chautenco, de Totoapan, de El Chilar, donde se electrificó; en el Yodo, otra electrificación, y el de San Dionisio, donde se hizo un auditorio y están por iniciarse otras obras.

Alfredo Ortiz del Rio, presidente municipal de Nieves, uno de los 58 municipios de Zacatecas, ha recibido los apoyos del Club Cieneguilla, a través del cual pudieron bajar este año 21 millones de pesos para 33 obras en el municipio.

“El programa nos permite cuadruplicar los recursos, a través de las aportaciones de los migrantes, del municipio, del estado y de la Federación. Por eso estoy convencido de que en 2012 invertiremos 30 millones de pesos”, afirmó convencido.

Filemón Hernández es originario de Oaxaca, pertenece al club “Pueblos Mágicos del Norte” y radica en Los Ángeles, California, desde donde participa en un proyecto productivo para hacer una cafetería y un restaurante, lo cual considera como su “granito de arena” para apoyar a quienes se quedaron en el pueblo.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.