Home » Arte

Compañía “Lola Bravo” invita a celebrar el Día Mundial de Teatro

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 26 marzo 2012
Sin Comentarios


Copelia MALLÉ

Oaxaca, México.- En el marco de la celebración del 50 aniversario del Día Mundial del Teatro, la Compañía Lola Bravo presenta los días 27 y 29 de marzo próximos, tres lecturas dramatizadas en el Café Lobo Azul ubicado en el centro de la ciudad. Entrada Libre.

 

Con los textos “En Español se dice Abismo”, de Miguel Ángel Tenorio; “Cuentas por Cobrar”, de Alejandro Licona y “La Fuerza del Hombre” de Óscar Liera, la Compañía teatral busca que el publico oaxaqueño disfrute de las llamadas lecturas en atril.

 

Como cada año, desde su fundación en el año 2008, la Compañía de Teatro Lola Bravo, dirigida por la maestra Silvia Martell, destacada actriz orgullosamente oaxaqueña, ha celebrado el Día Mundial de esta disciplina artística.

 

El objetivo de la compañía teatral es promover y sensibilizar, a través del Teatro en Atril, la literatura, la expresión oral y escrita.

 

El teatro en atril es una presentación íntegra de un texto con actuación leída, también se dice lectura en voz alta o lectura dramatizada. En esta disciplina, todos los géneros pueden ser utilizados, llámense obras de teatro, poemas, oratorias, entre otros.

 

El día Mundial del Teatro se creó en 1961 por iniciativa del Instituto Internacional del Teatro (ITI). Uno de los actos más representativos es la circulación del Mensaje Internacional, tradicionalmente escrito por una personalidad de reconocido prestigio en el mundo del teatro.

 

Para esta edición especial, la persona elegida ha sido el actor John Malkovich, que suma su nombre a una lista en la que figuran, entre otros, Jean Cocteau, Laurence Olivier-Jean Luis Barrault, Eugene Ionesco, Antonio Gala, Pablo Neruda, Peter Brook, Iakovos Kampanellis, Vaclav Havel y Arthur Miller.

 

Actor, productor, guionista y director estadounidense, aunque por encima de todo, John Malkovich es artista de teatro. Tras descubrir el teatro a principios de los setenta en la Universidad de Illinois, fundó en 1976 y junto a Terry Kinnev, Jeff Perry y Gari Sinise la Steppenwolf Theater Company, en homenaje a la novela de Herman Hesse.

 

En teatro, ha dirigido montajes sobre ‘Las amistades peligrosas’, ‘Hysteria’, ‘Good Canary’ –por la que obtuvo un premio Molière a la mejor dirección. Últimamente le hemos podido ver en los teatros protagonizando el oratorio ‘The infernal comedy’.

 

Es de destacar que con el título, “Un rayo de esperanza”, el fallecido dramaturgo mexicano Víctor Hugo Rascón Banda, encargado de dar el discurso a propósito del Día Mundial del Teatro en el año 2006 destacó lo siguiente:

 

“Todos los días deben ser días mundiales del teatro, porque en estos 20 siglos, siempre ha estado encendida la llama del teatro en algún rincón de la tierra.

 

Al teatro, siempre se le ha decretado la muerte, sobretodo con el surgimiento del cine, la televisión y ahora los medios digitales.  La tecnología invadió los escenarios y aplastó la dimensión humana, se intentó un teatro plástico, cercano a la pintura en movimiento, que desplazó la palabra.  Hubo obras sin palabras, o sin luz o sin actores, sólo maniquíes y muñecos en una instalación con múltiples juegos de luces.

 

La tecnología intentó convertir al teatro en fuego de artificio o en espectáculo de feria.

 

Hoy asistimos, dijo, a la vuelta del actor frente al espectador.  Hoy presenciamos el retorno de la palabra sobre el escenario.

 

El teatro ha renunciado a la comunicación masiva y ha reconocido sus propios límites que le impone la presencia de dos seres frente a sí que se comunican sentimientos, emociones, sueños y esperanzas.  El arte escénico está dejando de contar historias para debatir ideas.

 

De la misma forma agregó que el teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, trasgrede.  Es una conversación compartida con la sociedad.  El teatro es la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan la palabra, el movimiento, las luces y la vida.

 

El teatro es un hecho vivo que se consume a sí mismo mientras se produce, pero siempre renace de las cenizas. Es una comunicación mágica en la que cada persona da y recibe algo que la transforma.

 

El teatro refleja la angustia existencial del hombre y desentraña la condición humana. A través del teatro, no hablan sus creadores, sino la sociedad de su tiempo.

 

El teatro tiene enemigos visibles, la ausencia de educación artística en la niñez, que impide descubrirlo y gozarlo; la pobreza que invade al mundo, alejando a los espectadores de las butacas y la indiferencia y el desprecio de los gobiernos que deben promoverlo.

 

En el teatro hablaron los dioses y los hombres, pero ahora el hombre habla a otros hombres.  Por eso el teatro tiene que ser más grande y mejor que la vida misma.  El teatro es un acto de fe en el valor de una palabra sensata en un mundo demente.  Es un acto de fe en los seres humanos que son responsables de su destino.

 

Hay que vivir el teatro para entender qué nos está pasando, para transmitir el dolor que está en el aire, pero también para vislumbrar un rayo de esperanza en el caos y pesadilla cotidiana, concluyó el dramaturgo.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.