Home » Magisterio, Reflexión

Signos y Señales/Lo qué los maestros deben saber

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 25 mayo 2012
Sin Comentarios


David Colmenares Páramo*
Oaxaca, México.- Sorprende sin duda la actitud de los maestros de Oaxaca que esta semana además de plantarse en calles del Centro Histórico de la Ciudad, Patrimonio de la Humanidad, realizaron actos de bloqueo de oficinas gubernamentales, centros comerciales, oficinas bancarias y medios de comunicación. Además de afectar a los niños, cuyo deterioro académico es endémico, afectan fuertemente a la economía del estado y de la Ciudad, así como a los ciudadanos.

Escuela vacía, verguenza magisterial /IMAGEN 33

La actividad turística resulta dañada, a pesar de ser la principal actividad económica del Estado y son muchos los eventos y convenciones que cambian de sede, ante la problemática social en la Ciudad de Oaxaca. Recuerdo hace algunos años, cuando por lo mismo se decidió cambiar eventos internacionales en que participaban dependencias federales de Oaxaca a Morelia.

El daño estructural a muchas generaciones, preparadas con desventaja competitiva, es notorio no sólo respecto a las escuelas privadas, sino respecto a otras entidades federativas. Sus indicadores de calidad educativa están por los suelos.
No es casual que sea Oaxaca y Guerrero sean las entidades menos competitivas del País, con niveles precarios de inversión y que los conflictos sociales parezcan parte de su vida cotidiana.
Ellos saben muy bien o deberían saber, que existe la Doble Negociación, que las entidades federativas no tienen ni voz, ni voto en la definición del incremento salarial, que lo mismo es competencia exclusiva del Gobierno Federal, y que la doble negociación ha sido una figura nociva para las finanzas estatales.
Deben saber que la solución de la mayoría de sus peticiones no está en el resorte del Gobierno del Estado, ante un inexistente federalismo educativo.
Deben saber que los gobiernos locales han sido víctimas del círculo perverso de la doble negociación, con prestaciones que luego no son reconocidas por el Gobierno Federal y se recurre al procedimiento de última instancia de los “anticipos de calendario”, que significa que sólo se retrase abordar el problema de fondo del financiamiento de la educación básica.
Sabemos todos que el gasto presupuestario de las entidades federativas es asimétrico, esto es que algunas gastan –no aportan- una parte sustantiva de sus ingresos corrientes en la educación básica y otras prácticamente no gastan nada. Que las prestaciones mayores se dan en aquellas entidades donde existe un subsistema estatal, al lado del subsistema federal, y en contraste, son menores en las que no lo tienen.
Deben saber que las penurias de las entidades federativas, después de la doble negociación, siguen con otra negociación, ahora con el Gobierno Federal, para que regularice “lo negociado”. Hay entidades como Oaxaca que ya llegaron al límite, cuyo déficit se ha incrementado como si fuera una bola de nieve, que crece con el tiempo y que acorta el alcance temporal de suficiencia del FAEB.
Deben saber que el Patrón no es el Gobierno Estatal, sino el Federal, que es quien define las normas y aporta los recursos. Los segundos sólo realizan funciones por encargo.
La fiscalización del FAEB es federal, porque los recursos son federales, desconcentrados, no descentralizados.
Sería útil revisen los resultados de la fiscalización de la Cuenta Pública 2010 en el portal de la ASF, donde abundan las observaciones respecto a los comisionados a tareas sindicales, al no pago del ISPT y el pago de prestaciones no convenidas.
Urge entonces que se canalice esta energía colectiva a impulsar el establecimiento de mesas de negociación con el Gobierno federal para resolver en un plazo perentorio, antes de las elecciones, el problema del déficit presupuestario de las entidades federativas.
Recordemos aquella aberración que se planteó entre 2004 y 2005, de que había que quitarle recursos de sus participaciones al DF porque “no aportaba nada” a la educación, asunto que fue frenado en el Senado. Si entidades como Oaxaca “ no aportan” es porque no tienen un Subsistema Estatal, ya que el mal llamado “federalizado” debe ser financiado al cien por ciento por el Presupuesto Federal, lo que debe incluir el pago de las contribuciones locales, como sería el caso del impuesto sobre nóminas.
*Profesor de Finanzas Estatales. Ha sido Titular de la UCEF (SHCP) y Secretario de Finanzas de Oaxaca. También Presidente del Colegio Nacional de Economistas.
brunodavidpau@yahoo.com.mx
Tuiter: @davidcparamo

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.