Home » Literatura

Presenta Lara Zabala su novela histórica sobre la Guerra de Castas

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 13 junio 2012
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- pPenínsula, península, libro de Hernán Lara Zabala publicado en 2008, recrea la Guerra de Castas que de 1847 a 1901 enfrentó la población maya contra la blanca y mestiza en el estado de Yucatán. Un conflicto originado por los constantes abusos que los criollos infligían a los aborígenes y que tuvo como saldo 250 mil pérdidas humanas.

En el marco del ciclo “Literatura del mundo maya”, la Coordinación Nacional de Literatura presentó la conferencia magistral Península, península, una lectura comentada por el autor la noche del 12 de junio en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

La charla de Lara Zabala con el público buscó reflexionar sobre cómo presentar en formato de novela un incidente de la historia de México que ocurrió en el siglo XIX y mantenerlo vigente en el XXI, que se pudiera leer con interés y al mismo tiempo hiciera reflexionar sobre el pasado, pensar sobre el presente y tratar de proyectar lo que ahí se planteó para el futuro.

“La cultura maya es una gran cultura y la península era una región inexplorada que, a pesar de ser conquistada por los españoles en 1542, seguía construyendo una sola identidad geográfica y lingüística”, comentó el autor de El hombre equivocado.

En 1857, los mayas de la península de Yucatán se levantaron en armas contra criollos y mestizos con las mismas armas que utilizaron para pelear en contra de Santa Anna en 1856. La guerra de castas, sin embargo, es un episodio poco recordado en la literatura mexicana.

“Me propuse escribir una historia basada en un hecho poco conocido que fue la Guerra de Castas, en la que se pudiera ver porqué en el siglo XIX ocurrió esa guerra civil y porqué, a pesar de lo que ha ocurrido hasta el siglo XXI, muchos de los problemas que se planteaban desde aquel entonces todavía no han sido estrictamente resueltos, como el trato a los grupos indígenas”, señaló Lara al inicio de su presentación.

El narrador, ensayista y escritor compartió que tenía varios elementos para realizar una novela histórica en donde se debe escribir lo que ocurrió fundamentalmente. “Uno no puede escamotear, alterar, inventar parte de esa historia, se tiene que respetar, ese es un primer principio”. Agregó que para que fuera del género de novela tuvo que inventar personajes que eran los que tenían que darle fuerza a su historia para que ésta y la ficción funcionaran.

Al escribir Península, península, el también autor de El guante negro y otros cuentos señaló que para narrar su historia creó al “novelista”, personaje que ya vivía en el siglo XIX, así como un verdadero narrador, “un alter ego mío que es mi voz, quien se permite hacer ciertas reflexiones que tuvieran la visión de un historiador de un hombre situado en el siglo XXI”.

El personaje del novelista será parte de la acción, cederá voz a los personajes y el narrador reflexiona adelantándose al futuro para luego situarse en el pasado.

En el siglo XIX, dijo Zabala, se pensó que la Guerra de Castas fue una guerra de barbarie contra los civilizados. Con cierta perspectiva se ve que no eran barbaros sino hombres explotados en varios siglos y que en un momento dado encontraron un punto para poder revelarse y tratar de reivindicar sus derechos y tierras.

“Entre los personajes ficticios inventé a una institutriz, quien tenía como cometido enseñar y educar. Ella me sirvió para tratar de reivindicar la cultura maya y que no se viera sólo como una horda de barbaros, pues los mayas fueron grandes astrónomos, matemáticos, ingenieros y arquitectos”, apuntó.

En la novela aparecen los dos gobernadores de la península de Yucatán, Miguel Barbachano y Santiago Méndez, quienes buscaban mantener el poder y, a la vez, propician la guerra, comentó Zabala.

En la velada, el escritor leyó algunos fragmentos de la novela, al tiempo que comentaba y contextualizaba el texto. “Barbachano y Méndez cometen un error, un día, para acabar el rumor de una posible sublevación, ahorcan en la plaza pública a un cacique maya por encontrarle una carta ─lo que pudo ser o no─ que dice se van a sublevar los mayas contra los blancos. El hecho desata una guerra cruenta”, relató el Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte de 1994 a 2000.

El autor explicó que en la novela era importante hablar de las personas que se levantaron en armas, de la vida cotidiana de los personajes, de los históricos que van sufriendo, “surgen historias que dan un poco de suspenso, amor e intriga social, lo que proporciona  momentos dramáticos a la novela y se perciben en qué circunstancias se encontraban los habitantes y la ciudad”.

Para concluir la velada, Lara Zabala dio lectura al final de su novela: “Hemos llegado al final que cuenta cuatro historias que seguiremos narrando y transformando, ¿acaso el autor odia la península de Yucatán? Reafirmo que la amo, a Mérida, a sus habitantes. Admiro a los héroes de la resistencia indígena y su derecho a la descolonización, a los pobladores hispanos, donde han ocurrido muchos más cosas de lo que los seres humanos hemos podido imaginar”.

Entre la obra de Hernán Lara Zabala se encuentra Cuentos de aquí y de allá, Rumbo a la historia, Muñecas rotas, Cuentos jóvenes, El mismo cielo, El hombre equivocado.

Algunas de las distinciones que ha recibido son el Premio Latinoamericano de Narrativa Colima para obra publicada 1987, la medalla Yucatán 2008, el Premio Nacional Elena Poniatowska de la Ciudad de México 2009 y el Premio de la Real Academia Española 2010 por Península, península.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.