Home » Cultura

La comunidad cultural despide al actor Carlos Cobos

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 15 junio 2012
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- En un emotivo homenaje la comunidad cultural de México despidió al actor Carlos Cobos en el que fuera su principal elemento: el escenario, donde las nostalgias y los recuerdos se fundieron con el cariño de decenas de amigos y compañeros que le dedicaron un aplauso de pie en el Teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque.

Enmarcada por una gran foto del actor, nacido en  1959 y fallecido el miércoles pasado, la urna con las cenizas de Carlos Cobos fue colocada sobre un altar de flores con numerosas veladoras entre las porras y vítores de sus compañeros que se prolongaron por más de tres minutos.

Lucy Escandón de Cobos dijo que su esposo fue un compañero amoroso y generoso que le enseño a repartir amor a todos sus semejantes.

“Mi hijo Sebastián y yo vivimos cada uno de los momentos a su lado colmados de humor y cariño. Fue un hombre que siempre vivió de una sola pieza y así lo despedimos todos los que lo quisimos”.

En la primera guardia de honor acompañaron a Lucy Escandón y a su hijo Sebastián, el director teatral Enrique Singer y Juan Meliá, coordinador Nacional de Teatro del INBA.

Maricela Jacobo, maestra de teatro expresó que Carlos Cobos fue un actor que se formo en el INBA y que dejó una semilla que fructificará en todos los que lo conocieron.

Enrique Singer mencionó que todo el gremio actoral recordará a Carlos Cobos como un hombre transparente y un actor atávico que en su trabajo dignificaba a su profesión.

“Fue un actor puro, sin dobleces, que le entraba a todos los toros y que se entregó cada día a su profesión, a la amistad y a su familia”.

Mirna Cobos, hermana del actor, recordó su niñez cuando Carlos Cobos jugaba a los 4 Fantásticos y decía que era La Mole.

“Esa misma fortaleza de la que presumía entonces la tuvo siempre, transformándola en un gran humor, en grandes ocurrencias y vínculos con los demás que siempre lo dejaban a uno con una sensación de alegría y con la certeza de que hay gente que no deja de luchar nunca”.

Guillermo Cobos evocó cuando su hermano siempre les enseñaba los dones de la humildad y fue siempre una presencia fundamental no sólo para su familia sino para sus compañeros al compartir un set o un escenario.

Fernando Ramírez, sobrino de Carlos Cobos, recordó que las fiestas familiares de su tío eran bacanales con mucha comida, en las que no sólo se ponía la mesa para la reunión sino para todo el fin de semana, calculando de a cinco pollos rostizados por cada dos personas.

“Era muy generoso, ambos teníamos casi la misma edad y crecimos juntos, recuerdo cuando a lo ocho años escuchábamos todo lo que ocurría con los estudiantes en Tlatelolco en el 68 y desde esa corta edad armamos un plan para derrocar la injusticia”.

El actor Joaquín Cosío, quien trabajó con Carlos Cobos en teatro y en cine, recordó que su amigo siempre mostró un gran profesionalismo y sentido de la responsabilidad.

“Solía decir que en esta profesión había que crear el ambiente para pasársela bien, sin embargo él fue siempre el ejemplo del compañero que ayuda, que enriquece, que aporta, lo suyo era una entrega absoluta hacia el oficio que amaba y en el que todos sus compañeros le aprendimos un poco”.

Diana Bracho confesó que en muchas ocasiones se emocionó con las actuaciones de Cobos en teatro y con su presencia única en el escenario.

“Todos le agradecemos a Carlitos haber sido el mismo y habernos obsequiado tantos momentos memorables que van a perdurar para las futuras generaciones”.

La actriz Claudia Ríos aseguró que Carlos Cobos fue el iniciador de la novatada del Totem en la Escuela de Arte Teatral, donde existía una fuente en la que una vez se puso a bailar en calzones. “Desde ahí comenzó la tradición que hasta hoy en día se mantiene”.

Gerardo Taracena definió a su amigo como el ejemplo de la bondad. “Su muerte es la que cimbra a la comunidad desde lo más honesto y lo más noble”.

Hector Bonilla comentó que Carlos Cobos tenía el talento para desdoblarse con solvencia en los personajes más diversos, recordando que la palabra actuar tiene entre sus significados jugar.

“Era un actor que sacaba a su niño a retozar, pero siempre inmerso en ese deber lúdico al que todo actor se entrega en el escenario, Carlos era de una puntualidad impresionante y aunque no tenía coche siempre estaba cinco minutos antes”.

Aseguró que la de Carlos Cobos nunca fue una búsqueda de esa inmortalidad de utilería, sino de ese proceso catártico de la escena en la que nos entregó su generosidad y calidez.

“Nada disfrutaba más que sus caracterizaciones de El Quijote, solía decirle tú deberías demandar a Cervantes porque eres el mismísimo Sancho Panza en persona”.

Durante las intervenciones se proyectaron en dos pantallas diversas imágenes de Carlos Cobos en su paso por los escenarios y los sets, mostrando a través de sus frases recurrentes el ingenio y la alegría que le caracterizaron en vida.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.