Home » Efemérides

Rememoran legado de Carlos Monsiváis

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 18 junio 2012
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- En el segundo aniversario luctuoso de Carlos Monsiváis, la comunidad cultural aún respira hondo cuando piensa en su ausencia y en la falta que hace a todos los mexicanos en momentos decisivos de cambio, afirmó la escritora Elena Poniatowska, quien hace dos años, en el velorio del escritor mexicano, formulara la pregunta: ¿Qué vamos a hacer sin ti Monsi?

Poniatowska recordó a su compañero de trincheras sociales, literarias y periodísticas como una persona profundamente comprometida e interesada en todos los acontecimientos del país, quien desde temprano había terminado de leer todos los periódicos del día, desde la sección de política hasta la de cultura, espectáculos y deportes.

“A menudo me telefoneaba en las mañanas para contarme alguna noticia curiosa que había leído, alguna información que había descubierto entre líneas en algún artículo periodístico, fue un hombre que ejerció siempre su opinión lúcida en cualquier ámbito de México”.

Elena Poniatowska afirmó que el mensaje más importante que legó Carlos Monsiváis a todos los mexicanos, fue el sostener siempre que podían conformar con su voluntad una democracia y hacer que creyeran en la libertad y en su propia nación.

“Es alguien que hace mucha falta en estos momentos de cambio para nuestro país. Lo recuerdo también como un gran apasionado de todo lo que rodeaba la cultura de la Ciudad de México y su historia, por ello es una fortuna contar con espacios que nos heredó como el Museo del Estanquillo, además de que las nuevas generaciones pueden acercarse a él a través de su obra, la cual se mantendrá siempre vigente”.

La antropóloga Martha Lamas, amiga cercana de Carlos Monsiváis, lo recordó como alguien comprometido permanentemente con la vida y la protección de ésta, aspecto que lo hacía rechazar el maltrato a los animales.

“Sólo había que observarlo al profesarles un enorme cariño a sus mascotas. Condenaba que en pleno siglo XXI hubiera animales que fueran torturados públicamente en una corrida de toros o en una función de circo, casi nadie lo sabe, pero su compromiso con estas causa era absoluto y lo demostraba practicando el vegetarianismo”.

Y agregó: “La ausencia de Carlos Monsiváis se siente aún en muchos niveles de la sociedad mexicana, la gente lo leía, lo escuchaba, lo admiraba y quería, para el sector femenino fue un gran aliado porque desde su juventud se unió a los movimientos que buscaban más derechos para las mujeres. Todos sentimos que en estos momentos ya no esté con nosotros”.

Rafael Barajas El Fisgón aseguró que Carlos Monsiváis fue dotado en su mente con una memoria RAM de seis millones de gigas que lo mismo podía retener información sobre un libro de gran trascendencia que acordarse de los slogan de algún conocido anuncio publicitario.

“Por eso se convirtió en el santo patrono de las causas perdidas”, afirmó Barajas, quien en el homenaje que la comunidad cultural le rindió hace dos años en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” dio lectura a un texto donde afirmaba que el escritor fue creado por el mismísimo Luzbel:

“No le permitió a su engendro tener infancia, pero sí le permitió tener currículum; un currículum que, realmente, parecía obra del demonio: en casa de Don Artemio del Valle Arizpe leyó a todo Pío Baroja a la edad de ocho años… fue campeón de natación y de oratoria en sus años mozos; pasante de Filosofía y Letras por la UNAM y doctor honoris causa por 25 universidades; cuando estudió en Harvard, su tesis la supervisó Henry Kissinger; fue secretario particular de David Alfaro Siqueiros y alumno de Salvador Novo”.

En el texto, Barajas afirma que, para asegurarse de que Monsiváis hiciera todo el daño posible, Satanás ideó una estratagema perfecta, le dio el don de confundir a la gente –pero no con mentiras, engaños, espejismos, falsas promesas o encuestas de salida, porque eso ya estaba muy choteado– sino que le dio el don de confundir a los incautos diciéndoles la verdad. La argucia era perfecta, pues los hombres no están acostumbrados a la verdad.

“A pesar de ser ateo, hoy está en el paraíso de los excéntricos, rodeado de gatos, libros viejos y echando chisme con sus viejos amigos: Ignacio Ramírez, Vicente Riva Palacio, José Revueltas, Eduard Fuchs, Walter Benjamin y demás. Dichosos ellos, ¡cómo se han de estar divirtiendo! Mientras tanto y por lo pronto, a nosotros sólo nos queda pedir que la calle en la que está ubicada la casa en la que vivió toda su vida, sea rebautizada con el nombre laico de San Simonsi”.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.