Home » Reflexión

Mujeres y Política/Hoy vamos a votar

Publicado por @Shinji_Harper el domingo, 1 julio 2012
Sin Comentarios


Soledad Jarquin EDGAR
Oaxaca, México.. La única forma de vencer toda sospecha, cualquier posibilidad y acusaciones de un posible fraude electoral es acudir a las urnas y votar. El ejercicio de este derecho político de cientos y cientos de personas, que suman millones de voluntades hace la diferencia real en un proceso electoral, la apatía porque son los mimos políticos de siempre, el desgano por ser domingo, la indiferencia hacia el destino del país acarrea únicamente que otros tomen la decisión y un importante número de personas sigan mirando desde afuera como si no formaran parte de este país.

Foto: OaxacaPost

Hoy tenemos que reconocer, la credencial de elector, “el ife” como le llama la gente joven, sirve para algo más que sólo ir a los antros,  como forma de identificación en un banco o cuando viajamos. La credencial de elector nos sirve para elegir a quien nos gobernará.

Si comparamos todos los derechos políticos: votar, ser electo y ser designada, el primero (votar) es quizá el más importante, es el poder ciudadano, como se le ha llamado, yo no tengo la menor duda de que así es. Con la credencial de elector o electora en la mano, cada persona puede acudir a la casilla que le corresponda este domingo y sólo este domingo, y únicamente hasta antes de que cierren las casillas. Así que solos y en silencio, cada persona, puede elegir al candidato, candidata o partido político que más le simpatice, el que le haya convencido con sus propuestas y luego ELEGIR.
Lo que nunca se debe hacer dentro de la casilla al momento de elegir, cuando nadie nos ve y cruzamos la boleta, es hacer lo que otros le dijeron que hiciera; nunca, pero nunca debe votar por quien otras personas le indicaron, no se debe elegir a un posible gobernante porque le dio más regalos, desde tarjetas de despensas, crédito para su teléfono celular, tinacos, arreglos en su casa, le ofrecieron trabajo, hasta mandiles, gorras, lápiz labiales o viajes a Acapulco todo pagado.
Eso nunca se debe hacer. Conversando con un grupo de amigas y amigos, llegamos a la conclusión de que votar es un acto íntimo cuyas consecuencias siempre serán colectivas. Esa es la condición más importante de un proceso electoral. Por eso el voto tiene un halo sagrado dentro de la política. Llegar al punto donde la ciudadanía es la que decide ha costado a México la vida de miles y miles de personas y es o debe ser para quienes cumplen a cabalidad con los principios humanos, como la ética y la honestidad, una gran satisfacción.
Muchas veces pensamos en el voto útil. Otras personas piensan que quienes aspiran a gobernar este país no satisfacen sus expectativas, otros hemos visto en la política la oportunidad voraz para el enriquecimiento de unos cuantos y el empobrecimiento de las mayorías, y con ello, creemos han crecido los peores lastres sociales, sin embargo, y a pesar de cómo la clase política desvía la confianza ciudadana, insisto, no hay duda, VOTAR es el acto más importante que los “comunes mortales” podemos ejercer como ciudadanos y ciudadanas.
Solo y únicamente, con el ejercicio de este derecho político, la ciudadanía puede decirle sí a un grupo político y sólo nosotros y nosotras tenemos la facultad de decidir. ¿Dígame si no siente satisfacción después de votar? Decíamos en el grupo de amigos y amigas, votar debe ser una especie de orgasmo ciudadano. Totalmente satisfactorio.
Lo demás viene después, no tengo idea si a quien elige será quien gane; quienes obtengan el triunfo. No lo sé, lo que sí puedo adelantarle es que después de votar, usted ya ganó. Y como ya ganó, a través de este ejercicio democrático, tendrá que estar vigilando, pendiente. No se trata de que los demás hagan lo que a usted y a mi nos corresponde, cuidar la transparencia del proceso electoral y claro debemos reconocer a todas las personas que a lo largo y ancho del país se han inscrito para ser observadores electorales, para cuidar la elección. Recordemos que la elección es un proceso que nos pertenece a la ciudadanía, por eso dicen que los comicios son un fiesta de la ciudadanía, de la democracia. No hagamos que el “título” de ciudadano o ciudadana, que tenemos a partir de los 18 años, nos quede grande. A vigilar entonces, igual tenemos que hacer esa vigilancia con responsabilidad, evitando el sospechosismo innecesario, hay que abrir los ojos, tenerlos bien abiertos y evitar tomar la justicia por nuestras propias manos. Sí podemos exhibir a los ladrones de la democracia a través de las redes y la denuncia ante quien corresponda, sólo eso.
Y es que desafortunadamente, hay quienes todavía piensan que pueden violentar las elecciones, hay quienes todavía creen que pueden cometer fraudes electorales, hay quienes para desgracia de México se especializan en hacer toda clase de trampas, ya lo vimos: urnas “embarazadas” previamente en el Jalisco; boletas tachadas a favor del PRI en varios municipios de Oaxaca; anillos de grafito para anular boletas; llamadas telefónicas regalando tiempo aire para celulares a nombre de la candidata presidencial, encuestas a modo que buscan influir en el consciente de las personas o cambios de estrategia de última hora; sin embargo, creo y pienso firmemente que si toda las personas con credencial de elector salen a votar, la historia será escrita por la ciudadanía y no por quienes se quieren quedar con la silla presidencial o una curul solo por la fuerza o porque de manera personal les conviene; ni modo, algunos “políticos” tendrán que aceptar que no siempre se gana y que cuando se pierde hay que buscar una forma honesta de vivir.
Así que a votar, por favor salga a votar y vote por quien usted cree firmemente que es la persona más honesta, más capaz, más apta, más correcta, la más humana, y la que tiene las mejores propuestas para dirigir este país, porque esos son los atributos que necesita en la realidad quién pretenda gobernar México, esos y sólo esos.
ELECCIONES Y MUJERES
Como desde hace un tiempo o desde hace varios procesos electorales, al menos tal vez desde 1988, en esta ocasión las mujeres jugaran un papel muy importante en el proceso electoral. Son mayoría como electoras, ojalá acudiéramos a votar el 80 por ciento de las que somos; son mayoría como funcionarias de casilla. Todavía no son mayoría como candidatas rebasamos el 40 por ciento y eso en un mundo machista ya es decir bastante;  hay también una importante representación de consejeras en el IFE, en Oaxaca, incluso, hay una comisión de Equidad y Género, en fin, hemos avanzado las mujeres y se nota en la participación mayoritaria que habrá este domingo 1 de julio de 2012.
www.caracolasfem.blogspot.com

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.