Home » Cultura

Preparan reapertura del Museo “Tamayo” de Arte Contemporáneo

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 30 julio 2012
Sin Comentarios


Oscar Cid de León/REFORMA

Oaxaca.- Tras someterse a intervenciones en tres frentes durante los últimos 10 meses, ampliación, remodelación y restauración, el Museo Tamayo Arte Contemporáneo ha entrado en la recta final de su renovación.

Reabrirá sus puertas el 26 de agosto en el aniversario de su fundador.

Carmen Cuenca, su directora, adelanta a REFORMA parte del programa de reinauguración, encabezado por una retrospectiva del propio Tamayo, con obras del acervo del recinto y de colecciones particulares, algunas incluso inéditas por no haber salido nunca de manos privadas para su exhibición.

“La colección del museo también se va a ver, y esto es importantísimo, en diálogo con artistas contemporáneos”, señala.

La curadora Juliana González, por ejemplo, prepara una colectiva que revisa el panorama artístico mexicano de las décadas de 1950 a 1970 desde la perspectiva, casi ficcionaria, que se tenía entonces del futuro: El mañana ya estuvo aquí.

Se develarán además proyectos individuales, enmarcado todo en una suerte de “kermés” abierta para todos los públicos, según palabras de Cuenca.

La inversión para la intervención arquitectónica del recinto, levantado hace 30 años por Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky, ascendió a 90 millones de pesos; 84 aportados en partes iguales por el Conaculta, el INBA y la Fundación Olga y Rufino Tamayo, y 6 gestionados por el patronato del museo para equipamientos.

El Tamayo experimentó un “crecimiento orgánico” que no rompe con la unidad.

González de León, al frente de los cambios, explica: “La composición del volumen está hecha a base de paralelepípedos encimados y quebrados. Si éstos se extienden o desdoblan para un lado o para el otro, no se nota”.

Concibió el diseño del inmueble, ubicado en el Bosque de Chapultepec, en los 70, junto a Zabludovsky, fallecido en 2003.

Su arquitectura siempre dejó abierta la posibilidad de crecer. Tras esta intervención, el espacio pasa de tener 4 mil 978 metros cuadrados de área a 6 mil 846.

El museo es otro no sólo por su nuevo volumen, sino porque presenta modificaciones que son visibles, sobre todo, en la parte frontal. Del talud que existía a la derecha del acceso principal emerge ahora una escalera independiente que sube hacia áreas con paredes de cristal que albergan la nueva tienda-librería y una cafetería con zona techada y terraza, esta última sobre un volado hacia el bosque.

REFORMA recorrió los nuevos espacios junto a Cuenca.

En salas, el Tamayo gana 692 metros cuadrados, alcanzando un total de mil 892, lo que representan un aumento del 40 por ciento en áreas de exhibición, equipadas ahora con sistemas para control de temperatura, luminarias especiales y circuitos cerrados.

“Ahora tienes mayor espacio y puedes tener más exposiciones, o exposiciones de mayor tamaño en un espacio mayor. Hay salas que tienen ahora hasta 800 metros juntas”, indica la funcionaria.

Un 40 por ciento también crecen las bodegas, que ya estaban rebasadas.

Cuenca considera que han quedado “bastante generosas”; fueron concebidas además como áreas de conservación y estudio y están pensadas para 30 años. Se le pregunta sobre su suficiencia y dice que sí, aunque siempre dependerá de las circunstancias: “A lo mejor pensamos de 30 en 30”.

Precisamente a esas nuevas bodegas se pretendía enviar la escultura Cadenas que había permanecido en la entrada del museo desde 1999. Vendría entonces el desconecto de su creador, Xawery Wolski, quien, ante la decisión, prefirió retirarla del acervo. Se espera todavía un acuerdo para decidir el futuro de la pieza, creada ex profeso para ese espacio.

El nuevo Tamayo también estrena 180 metros cuadrados de espacio para actividades educativas, así como un centro de documentación, talleres museográficos, cuarto de máquinas y mayores zonas de oficinas; la dirección con salida a una terraza independiente con vista al bosque.

El museo ya tiene, además, un elevador, un elemento básico con el que no contaba. Las demás áreas fueron restauradas o remodeladas, como el auditorio, que además ya cuenta con camerinos para presentaciones performáticas.

Cuenca no oculta su emoción. Mientras muestra los nuevos espacios, repite de forma constante: “Aquí restauré…”, “allá remodelé…”, “aquí abrí este acceso donde estaba una ventana…”. Habla de los cambios como quien habla de la remodelación de su propia casa.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.