Home » Ciudadanía

SAI invita a rituales ancestrales en Monte Albán

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 21 diciembre 2012
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- La Secretaría de Asuntos Indígenas (SAI) en coordinación con los médicos tradicionales de diferentes regiones del estado, llevarán a cabo en la Tumba  105  de Monte Albán, las ceremonias de despedida al Quinto Sol y de bienvenida al Sexto Sol,   los días 21 y 22 de diciembre, respectivamente, como parte de  la regeneración del mundo y su entorno natural.

 

Reconociendo que desde tiempos inmemoriales los pueblos indígenas han identificado los equinoccios y solsticios, correspondientes a la trayectoria del Sol, examinando el comportamiento de su entorno natural.

 

De acuerdo a esas observaciones, trazaron calendarios anuales que les permitieron llevar una convivencia armónica con la naturaleza. La profunda espiritualidad indígena está directamente relacionada con la naturaleza que es la que da la vida.

 

Por ejemplo, en la mitología y cosmogonía náhuatl se asentó la existencia de cinco soles o edades de la tierra o del anáhuac, quedando grabadas las posibles catástrofes que acabaron con las primeras cuatro eras: diluvios, erupciones de volcanes terriblemente devastadoras; invasiones de hombres-tigre y hombres-viento (con toda la carga de simbolismo que estas figuras tienen; el tigre, tezcatlipoca y el viento, quetzalcoatl). La leyenda menciona que este sol seria liquidado por un gran terremoto- de ahí lo de “sol de movimiento”- que real o simbólicamente acabaría con la humanidad de esta edad. la terminación del quinto sol y el nacimiento de una nueva era y nueva humanidad, el sexto sol.

 

Por su parte, en la cosmogonía maya, cuenta el Popol-vuh que la humanidad ha sido creada y destruida cuatro veces. dice el libro sagrado de los mayas que los humanos vivimos en el quinto sol, el de los hombres de maíz.

 

En ese sentido el calendario maya ha sido motivo de admiración y especulación de toda clase.- el hecho de que unas personas que vivieron hace miles de años hayan podido dar vida al calendario más exacto conocido, jamás creado por el hombre, es una interrogante tan grande que aún hoy día no ha podido ser contestada satisfactoriamente por nadie. Por este mismo, y por la a complejidad del calendario maya, sería un absurdo tratar de explicarlo.

 

De la misma manera, los zapotecos también tenían un calendario ritual o sagrado (piye) que comprendía el año de 260 días, donde se combinaban 20 días con 13 numerales que daban como resultado los 260 nombres diferentes; y un calendario solar de 365 días (yza), de 18 meses de 20 días y 5 días adicionales; ambos calendarios derivaban de los que habían inventado en sus orígenes.

Sabiendo que eI sistema calendárico es una convención de símbolos asociados al ciclo solar, el cual se compartía con otros pueblos mesoamericanos, a veces, era preciso ajustar sobre todo los días extraordinarios de los años bisiestos, para que el calendario no perdiera la secuencia original ante los cambios de estación.

El calendario era calculado con base en los movimientos de los principales astros, el Sol y la Luna, porque regían todos los destinos y eran los más seguros. Es importante, por lo tanto, tener un sistema de observación astronómica muy bien diseñado, que le diera a los sabedores la precisión necesaria para medir los eventos anuales y para determinar la orientación del Mundo por venir.

Finalmente, el solsticio de invierno es considerado por los pueblos indígenas como un renacer. Es el período del año en que la naturaleza se renueva. Ha finalizado la época de cosecha y el descanso necesario de la tierra, ésta última ya está preparada para su nuevo tiempo de fertilidad. Se acerca la siembra. Pronto, los brotes emergerán desde la tierra, los animales cambiarán su pelaje y el agua de los ríos se nutrirá de lluvias y deshielos. Este momento es visualizado como el tiempo en que “El sol emprende su camino de regreso” a la Tierra. Regresa la luz y, con ella, la vida en todo su esplendor.

 

Dentro de la cosmogenesis de los pueblos indígenas mesoamericanos y sudamericanos prevalece la tradición y profunda convicción de la existencia de otras eras o periodos de las humanidad, por lo que en  las actividades de estos dos días se buscará provocar la reflexión y meditación en todos los participantes del evento en Monte Albán.

 

El objetivo, es despertar una nueva conciencia, que lleve a una visión de respeto por la herencia espiritual de nuestros  antepasados, en plena armonía con la madre Tierra, la naturaleza, los seres humanos y el universo.

 

Así mismo, se promoverá la participación para despedir al quinto sol y recibir el  nacimiento del sexto sol, el rescate de la espiritualidad de la cosmovisión de los pueblos originarios, la reflexión y análisis, sobre la herencia cultural y espiritual de los pueblos originarios de México y del mundo.

 

 

Viernes 21 de diciembre

 

15:00- PM

17:00

Marco Contextual de la Celebración Agencia Municipal de Montoya
17:00-

17:30

Ascenso Camino de Monte Albán

 

17:30-

18:30

Preparativos y Realización del Ritual de despedida QUINTO SOL Monte Albán

 

 

 

Sábado 22 de diciembre

 

5:00-AM

6:00

Ascenso Camino a Monte Albán

 

6:00-

8:00

Preparativos y Realización del Ritual de Nacimien-to SEXTO SOL

 

Monte Albán
8:00- Desayuno Monte Albán

 

9:00 Clausura del Even-to  

 

 

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.