Home » Literatura

Beatriz Zepeda presenta su libro “Enseñar la Nación”

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 2 marzo 2013
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- Beatriz Zepeda, autora del libro Enseñar la nación, está convencida de que es necesario abrevar de nuevas fuentes y analizar con detalle, los periodos más significativos de la educación pública, en el esfuerzo del gobierno liberal en su búsqueda de forjar una imagen de nuestra nación.

Acompañada, en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, por Javier Garciadiego, Erika Pani y José Antonio Aguilar, Beatriz Zepeda dijo que este trabajo analiza la idea de nación que trataban de transmitir los liberales tras vencer a los conservadores y la realidad de creencias con la que se enfrentaron entre la población de México.

Editado por el Conaculta, a través de la Dirección General de Publicaciones y el Fondo de Cultura Económica, el libro abarca los 21 años, de 1855 a 1876, en que se llevó a cabo la guerra entre liberales y conservadores, para después ocuparse de la intervención extranjera y la monarquía entrante, destacando la posterior función de las instituciones en la construcción de una idea de nación que, durante el siglo XIX, nunca existió.

Beatriz Zepeda recordó que el proyecto de este libro surgió hace más de dos décadas, cuando en los años noventa resurgió, no sólo en México sino en el mundo, una nueva visión sobre los movimientos nacionalistas.

“La primera idea que me surgió es: ¿qué hace del nacionalismo una idea tan potente que miles y millones de personas estén dispuestas a dar la vida por esta idea? Fue entonces que analice cómo comienza México a entrar en este proceso, descubriendo que las naciones no nacen nacionalistas, sino que se hacen”.

Dijo que desde la Independencia, el Estado mexicano heredó un territorio al que había que dotar de un contenido ideológico. “Para mí fue un hallazgo descubrir ese esfuerzo por crear una ideología nacionalista y de crear cohesión entre los habitantes de México con base en ello”.

El investigador José Antonio Aguilar dijo que este libro trata de brincar los puentes disciplinarios entre la historia y las ciencias sociales, una tarea nada fácil ante las hostilidades que genera entre los politólogos, sociólogos e historiadores.

“El que Beatriz se haya arriesgado a crear este ensayo interdisciplinario es muy loable, mostrando cómo la historia de México del siglo XIX ha sido paradójicamente muy estudiada, pero a la vez no”.

Mencionó que la indagación sobre las teorías de nacionalismo es una parte importante del libro, cuestionando si esas ideas que las elites forjan pueden ser transmitidas a la población y pueden arraigarse en su pensamiento.

“Alguien tiene que creer en las ideas para hacer cosas en el mundo, por ello la autora se pregunta lo que ocurrió una vez que los liberales vencen a los conservadores y la idea de nación que forjaron, cuestionando también cómo se hizo para que los ciudadanos de a pie las comprendieran”.

Aguilar dijo que el conservadurismo sobrevivió en las ideas, sobre todo las que señalaban que la nación era una matriz histórica, reproduciéndose en el mundo liberal a través de la educación.

“Los liberales tuvieron una minúscula influencia en la población que entonces acudía a la escuela, por ello este libro es un recordatorio de los límites que se pueden alcanzar a nivel histórico a este respecto”.

Erika Pani, coordinadora del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México, dijo que este libro coloca el asunto de la historia oficial desde una perspectiva abierta, obligando al lector a matizar su idea con respecto aquello que le ha sido transmitido a lo largo de los años.

“A través de estas páginas volvemos a la Republica Restaurada y vemos cómo el grupo en el poder quiere usar la historia para legitimar su proyecto y unificar al mismo tiempo a una nación desgarrada por la guerra”.

Comentó que no sólo se usó la historia en este proyecto de crear una idea de nación, sino también la geografía, mostrando la riqueza de México en recursos naturales, dando a entender que la nuestra es una nación privilegiada para lograr sus fines.

“También tenemos un discurso sobre la escuela como iglesia de la patria, aún cuando a ella no tenían acceso la mayoría de los niños mexicanos, existiendo al mismo tiempo una gran fragilidad en la idea de pasado que tenían los liberales, enfrentándose a muchos problemas para presentarla sin fisuras”.

Y añadió: “En este libro hay también un análisis del  rescate del pasado prehispánico que emprendieron los liberales, mostrando a los aztecas como el origen de nuestra nacionalidad y creando, sin embargo, grandes problemas al momento de tratar de transmitir estas ideas, dentro de un contexto educativo donde lo religioso tenía gran fuerza”.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.