Home » Cultura

Escuela, familia y bibliotecas, vitales para fomentar la lectura

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 22 abril 2013
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- La Encuesta Nacional de Lectura de 2012 refiere que los mexicanos consumen, en promedio, 2.93 libros al año. Para fomentar esta actividad en el país, se requiere fortalecer la formación de docentes y expertos, establecer bibliotecas en todos los planteles de educación básica y promover la imagen de estos recintos como espacios que complementan y apoyan la formación de lectores plenos, recomendó Elsa Margarita Ramírez Leyva, jefa de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la UNAM.

Hoy, se requieren habilidades para acceder a diferentes medios impresos y electrónicos, competencias para un uso responsable de la información y fortalecer la capacidad de lograr experiencias estéticas que contribuyan a la formación intelectual y emocional, y permitan conocer otras culturas a través de la literatura. Estas características son indispensables en la era de la información y la creación de comunidades lectoras, explicó.

A su vez, los espacios escolares destinados a este fin potenciarían las posibilidades al vincularse con la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, coordinada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA), para organizar, en conjunto con los colegios, actividades integrales que incluyan a los estudiantes, profesores y padres de familia en particular, además de todo tipo de público.

Un lector no nace, se construye a lo largo de la vida. Para lograrlo, se requiere voluntad política para garantizar acciones y recursos permanentes, considerarlos una inversión y no un gasto, a fin de fortalecer los niveles en el país, como parte de un esquema orientado a formar ciudadanos, en el sentido pleno del término, expuso en ocasión del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, que se conmemora este 23 de abril.

Práctica lectora

Jorge Luis Borges, autor de El Aleph, escribió: “El verbo leer, como el amar o el soñar, no soporta ‘el modo imperativo’. Siempre aconsejé a mis estudiantes que si un libro los aburre, lo dejen; que no lo lean porque es famoso, moderno o antiguo. La lectura debe ser una de las formas de la felicidad, y no se puede obligar a nadie a ser feliz”.

A partir de los cuentos o historias relatados por sus seres queridos, los pequeños llenan su mundo de palabras, para después escribir su nombre y muchas otras cosas. Es el mejor comienzo para descubrir el mundo que los libros nos tienen preparado entre sus líneas, sostuvo.

La familia desempeña un papel fundamental para adquirir esta práctica. Los padres, hermanos y parientes cercanos pueden inculcarla mediante diversas actividades, para que los menores transiten de la expresión oral a la escrita.

En la escuela, no hay que forzar a leer con perfección ni someter a los muy pequeños a exigencias, pues antes de los siete años están en un proceso de maduración. De lo contrario, los ejercicios los frustrarán y motivarán el rechazo.

Estrategias escolares

La también investigadora del Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas (CUIB) de esta casa de estudios, subrayó que, además de los textos obligatorios para adquirir los conocimientos que exige la currícula, también podemos leer de manera lúdica.

Con este objetivo, se requiere favorecer entre los profesores de educación básica la posibilidad de fortalecer esta experiencia, con la finalidad de transmitirla a sus alumnos, además de las técnicas y estrategias para fomentar esta práctica.

Es conveniente, recomendó, complementar las lecturas escolares con otras de literatura; asimismo, ver caricaturas y películas fortalece la capacidad de interpretar imágenes. Además, es recomendable abrir espacios orientados a que alumnos y profesores compartan lo leído para desarrollar capacidades orales y el uso del lenguaje en todas sus modalidades, subrayó.

Para complementar y apoyar las labores docentes, se requiere una biblioteca escolar en cada plantel del nivel básico, con obras infantiles y juveniles que enriquezcan su formación al fortalecer las habilidades de lectura, escritura e informativas con textos escolares y de lectura por gusto. Serían lugares para el estudio y goce de los libros.

Además, podrían impulsar programas para el desarrollo de competencias informativas, indispensables para aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías: lectura electrónica, localización de información y validación, y uso de redes sociales para fines culturales e informativos, expuso.

Bibliotecas para la comunidad

La Red Nacional de Bibliotecas Públicas, coordinada por la Dirección General de Bibliotecas del CNCA, está integrada por siete mil 363 recintos, en dos mil 281 municipios (93.2 por ciento del país), que proporcionan servicios gratuitos a más de 30 millones de usuarios anualmente.

Realizan diferentes actividades en el rubro; sin embargo, es indispensable ampliarlas a  jóvenes y adultos. Es el caso de la participación de personas de la tercera edad en clubes de lectores, a quienes también se podría ofrecer alfabetización para medios electrónicos, ejemplificó.

Al integrarse a estos espacios, se mantendrían activos y tendrían acceso a un lugar de socialización; además, tienen también qué ofrecer y enseñar a jóvenes y niños. Así, la biblioteca y la  lectura favorecen un diálogo intergeneracional, concluyó. 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.