Home » Noticias

Rinden homenaje al arquitecto Pedro Ramírez Vásquez

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 17 mayo 2013
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- Fue gracias a Jaime Torres Bodet que Pedro Ramírez Vázquez entendió la importancia de la relación entre arquitectura y educación, mediante la creación de espacios que alentaban y estimulaban la mente de quienes los ocupaban, señaló Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública, al encabezar la noche de ayer el homenaje póstumo al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, de quien dijo, aprendió de su maestro, Carlos Pellicer, que la arquitectura es comunicación, no construcción.
“Con estas palabras pronunciadas por el poeta mexicano, su alumno, Pedro Ramírez Vázquez, comprendió su vocación y aprendió que la arquitectura es un intercambio de ideas y experiencias espaciales, así como un diálogo fluido y permanente entre el objeto y la persona que busca un entendimiento común”, expresó Emilio Chuayffet.
En el Auditorio Jaime Torres Bodet, el titular de la SEP estuvo acompañado de Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta; Sergio Raúl Arroyo, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia; Enrique Fernández Fassnacht, rector de la Universidad Autónoma Metropolitana; Juan Díaz de la Torre, presidente del Consejo General para el Fortalecimiento  de la Educación Pública del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; Christophe Pierre, nuncio apostólico en México, y el arquitecto Javier Ramírez Campuzano, hijo de Pedro Ramírez Vázquez.
Emilio Chuayffet afirmó que sería imposible describir la historia de la educación mexicana sin dar a Jaime Torres Bodet y a Pedro Ramírez Vázquez un lugar central como arquitectos de muchas de sus estructuras y educadores de muchas conciencias.
Recordó que Ramírez Vázquez colaboró con el proyecto del aula-casa rural, sintiéndose orgulloso de hacer llegar las primeras letras a millones de personas en los sitios más apartados del país, además de estar al frente, posteriormente, del Organismo General para la Construcción de Escuelas Públicas y del Centro Regional para la Construcción de Escuelas en América Latina, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
“Fue también el primer rector de la Universidad Autónoma Metropolitana, a la que concibió como una casa abierta al tiempo, a las nuevas ideas y las nuevas corrientes de pensamiento”, agregó el secretario de Educación Pública.
Rafael Tovar y de Teresa destacó que el Museo Nacional de Antropología es uno de los emblemas de México  que surgió como muchas obras más de la imaginación del artista que fue Pedro Ramírez Vázquez, quien además fue un ejemplo de conocimiento de la técnica y de la  visión interdisciplinaria.
“Si hay hombres que encarnan a su época –refirió–  Ramírez Vázquez encarnó lo mejor del siglo XX, siendo un hombre de profunda cultura siempre ligada a su vocación con la que fue capaz de entender todos los lenguajes de la vida social”.
En este sentido, el titular del Conaculta, dijo que en lo religioso Pedro Ramírez Vázquez nos legó la nueva Basílica de Guadalupe; en lo cultural, el Museo de Arte Moderno, el Museo del Caracol y el Centro Cultural Tijuana; en lo político, el Palacio Legislativo de San Lázaro y en lo deportivo el Estadio Azteca.
“Son referentes visuales y urbanísticos que a todos nos pertenecen y en los que todos nos vemos reflejados, que forman parte de nuestras vidas cotidianas y que nacieron por un impulso creativo y por una necesidad social”, reflexionó Rafael Tovar y de Teresa.
El presidente del Conaculta aseguró que el legado de Pedro Ramírez Vázquez está íntimamente ligado al imaginario de los mexicanos, y recordó que el arquitecto afirmaba que nunca había pretendido hacer arquitectura de autor, pues esta disciplina tiene que cumplir con una función de servicio para quien ocupará los espacios.
“Tocará a los académicos y especialistas –estimó– revisar el legado de Ramírez Vázquez y encontrarán que su propuesta estética es sin duda una celebración de nuestro pasado prehispánico y una apuesta por el futuro del país”.
Finalmente el arquitecto Javier Ramírez Campuzano, afirmó que su padre, Pedro Ramírez Vázquez, comprendió que la razón de ser de México se sustenta en la memoria de su pasado que a manera de estructura sostiene y da coherencia a nuestra vida presente y a su voluntad de expresión.
“Hasta un día antes de morir seguía avanzando en sus proyectos, revisando el texto de un libro de urbanismo. Quiso y pudo no sólo expresar sino enriquecer sus responsabilidades con trabajo y soluciones de excelencia”.

Ver resumen

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.