Home » Género, Reflexión

Mujeres y política/ Asesinato de mujeres, quebranto social

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 12 agosto 2013
Sin Comentarios


Soledad JARQUÍN EDGAR

Oaxaca. México.- Ante las palabras del procurador de Justicia del Estado, Manuel de Jesús López López, las oaxaqueñas, todas y eso incluye a las mujeres de las familias de quienes gobiernan esta entidad, tendremos que esperar sentadas, asumiendo que nada pasa, hasta que “existan condiciones” y se satisfagan todos los “requisitos para la alerta de género”, pues de acuerdo con el funcionario ni existe ingobernabilidad ni tampoco se ha quebrantado la paz social, para demandar la tan temida alerta de género que políticamente representaría para él y todo el gobierno de Gabino Cué el mayor quebranto al no garantizar “una vida libre de violencia” para las mujeres.

 

La importancia del Procurador a la violencia de género, primero el Twiter: Foto: www.50mm.mx

La importancia del Procurador a la violencia de género, primero el Twiter: Foto: www.50mm.mx

De los 48 crímenes contra mujeres reportados por la prensa local en lo que va del año, de los cuales hay constancia en los diarios que se editan en Oaxaca y con esto quiero decir que no es invento de nadie, solo 23 son considerados como feminicidios, según dijo hace unos días López López, secundado por la subprocuradora Ileana Araceli Hernández Gómez.

 

Lamentablemente para el procurador oaxaqueño su percepción no es la misma que tiene una parte importante de la ciudadanía. Él defiende su chamba, sí chamba, porque cuando las personas trabajan los resultados son otros, cuando uno chambea medio hace las cosas. Esa es la diferencia. Y lo digo por las cifras que dio a la prensa local, cuando reconoció que hay rezago en las investigaciones y apuntó que de cada 10 casos, cuatro se esclarecen. Es decir, ni la mitad. Percepciones como dice el señor procurador.

 

Luego para lavarse las manos, sostiene que este problema se “arrastra” desde administraciones pasadas, cierto, en eso estamos de acuerdo, pero es necesario decirle al señor procurador López López que mal de muchos es consuelo de tontos, como bien decía mi querida abuela Lucha. Y como expresó Carlos Salinas de Gortari mucho ayudaría si no se hicieran bolas.

 

El feminicidio no es otra cosa que el asesinato de mujeres. Si a eso le agregamos “por razones de género” como se hizo en el artículo 411 del Código Penal se ponen condicionantes que deberán interpretar, pero si quien interpreta nada sabe de la ciencia del género, los resultados son los que tenemos a la vista.

 

El afán de este funcionario es, sin duda, minimizar un problema latente, real, existente, por razones que no se entienden, sino a través de lo que explica la teoría de género precisamente, y me refiero a la condición de opresión, subordinación, menosprecio, discriminación, explotación y todo cuanto va encaminado a desvalorizar a las mujeres, cuyas vidas no importan. El resultado es lo que tenemos enfrente: tanto los perpetradores de la violencia contra las mujeres como quien procura e imparten justicia disparan desde la misma línea.

 

Si la sociedad juzgara la actuación del procurador de justicia del Estado, Manuel de Jesús López López tendría un solo calificativo: burócrata misógino, con el debido respeto a la burocracia y a quienes sí hacen su trabajo, porque insisto él solo defiende su chamba, su sueldo, sus beneficios…

 

Marcela Lagarde, antropóloga feminista, y quien siendo diputada federal encabezó la investigación sobre este “tema” como dicen los políticos como López López, plantea que “el feminicidio está conformado por el conjunto de hechos violentos misóginos contra las mujeres que implican la violación de sus derechos humanos, atentan contra su seguridad y ponen en riesgo su vida. Culmina con la muerte violenta de algunas mujeres…Se consuma porque las autoridades omisas, negligentes o coludidas con los agresores ejercen sobre las mujeres violencia institucional al obstaculizar su acceso a la justicia y con ello contribuyen a la impunidad…conlleva la ruptura del Estado de derecho ya que el Estado es incapaz de garantizar la vida de las mujeres, de actuar con legalidad y hacerla respetar, de procurar justicia, y prevenir y erradicar la violencia que le ocasiona. El feminicidio es un crimen de Estado”.

 

Si el procurador y el séquito que lo rodean; sí la titular del IMO, Anabel López; si el titular de Seguridad Pública, Marco Tulio López, y el “defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Arturo Peimberg, se siguen haciendo a un lado, en esa pretensión de molestar con este “tema” al gobernador Gabino Cué, y siguen negando el tamaño del problema y apuntan sus baterías a descalificar a la sociedad que demanda que actúen, lamentablemente debo decirles, son un ejemplo claro y contundente de lo que la doctora Marcela Lagarde señala en su definición.

 

Lo cierto es que como hoy lo denuncian frente al Palacio de Gobierno las mujeres estamos desnudas ante la nula procuración de justicia, estamos solas ante actitudes de omisión y sin duda incapacidad de algunos funcionarios que se aferran al “hueso” con el grave costo que implica la impunidad.

 

La verdad es que no son números eran personas de carne y hueso, tenían un nombre: Nancy, Filiberta, Yesenia, Ana, Julia, Adolfina, Rosa, Leonarda, Rutilia, Lucía, Perla, Melisa, Sofía, Florinda, Yolanda, Abigail, Elizabeth, Dafne, Marcelina, Eulalia, Filogonia, Gloria, Verónica, Myriam, Catalina, Marlen, Florentina, Eulalia, Hilda, Araceli, Leticia, Florencia, Thalía, Linda, María Victoria, Guadalupe, Benita, Estela, Ivón y otras ocho que no fueron identificadas y que en la prensa aparecen como NN; a ellas se suman centenares de víctimas de estos delitos, es decir, sus familiares, padres y madres, sus hijas e hijos.

 

A todas ellas, sin excepción, se les violó el derecho humano de vivir libres de violencia, se les discriminó. Y una se pregunta ¿Entonces qué Gabino? Porque mientras no pasa nada grave “pues sólo son –dicen ellos-23 feminicidios”, “cosa de nada”, “pecata minuta”, “para qué tanto escándalo”,  lo cierto es que las mujeres estamos desnudas en un estado de inseguridad total.

 

¿Entonces qué Gabino? ¿Cómo recuperar la confianza, ante la burocracia misógina, la actitud de menosprecio y desvalorización hacia la vida de las mujeres con que actúan los empleados del gobierno que se comprometió en cambiar Oaxaca?

@jarquinedgar

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.