Home » Patrimonio Cultural

INAH devuelve esplendor al patrimonio cultural

Publicado por @Shinji_Harper el domingo, 5 enero 2014
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- Como parte de su labor de conservación y protección del patrimonio cultural, durante el año que recién finalizó, el Instituto Nacional de Nacional de Antropología e Historia (INAH) realizó la restauración de estructuras y piezas que datan de los siglos XVI al XX con el apoyo de alumnos, maestros y profesionales de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) y de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC).

inbahbandera Expertos en la restauración de esculturas, pinturas, arquitectura, papel, textiles, huesos y fotografías intervinieron restos prehistóricos, objetos, murales y edificaciones prehispánicas, inmuebles abiertos al culto religioso, libros eclesiasticos virreinales, banderas, óleos e imágenes de la Revolución Mexicana, entre otros.

Por primera vez, el INAH abrió al público dos talleres de restauración en el Museo Regional de Queretaro y el Centro INAH de esa entidad, en donde los especialistas explicaron el proceso de conservación.

Estos trabajos de limpieza, consolidación y rehabilitación se enfocaron en los huesos de un mamut de más de 10,000 años, que fueron localizados en mayo de 2012 en La Joya, Huimilpan.

En la Zona Arqueológica de Cholula, Puebla, el mural de Los Bebedores fue sometido a trabajos de fijación de la capa pictórica, eliminación de sales, sustitución de resanes y consolidación del soporte.

También se puso en marcha un proceso de evaluación científica de los resultados que ha tenido esta intervención durante los últimos tres años en la pintura prehispánica, que tiene 1,700 años de antigüedad y mide 120 metros cuadrados.

El INAH también apoyó a la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Provincia de Salta, Argentina, para la liberación, consolidación y restauración de algunas edificaciones del sitio inca Potrero de Payogasta, que data de mediados del siglo XV, gracias a la participación del arqueólgo Luis Alberto Martos, de la Dirección de Estudios Arqueológicos (DEA). Una de las estructuras fue el Ushnu, altar donde se ofrendaba chicha (bebida fermentada) a las deidades.

En tanto, al sur de Zacatecas, se consolidó y restauró el centro ceremonial del Cerro del Teúl, asentamiento que tuvo una mayor continuidad de ocupación —de por lo menos 1,800 años— hasta la llegada de los españoles a esa región en 1531. En la zona se encuentran la Plaza de los Dos Montículos, un Juego de Pelota, un altar circular y el Patio Hundido, entre otras edificaciones, que fueron construidas entre los años 900-1,000 y 1,300 d.C.

En Coahuila, durante las labores de restauración del Templo de San Ignacio de Loyola de Parras, que data del siglo XVII, fue descubierta una pintura mural en cenefas y arcos, la cual se rescató al retirarle la capa pictórica  que cubría a los pigmentos antiguos.

En el inmueble se atendieron humedades, desprendimiento de aplanados, se reparó el piso y el techo, se dio tratamiento de conservación a la campana y a cinco obras de caballete de los siglos XVII y XVIII.

Para garantizar su preservación y difusión, fue estabilizada una colección de 12 libros de coro, copiados por el fraile agustino Miguel de Aguilar entre los años 1700 y 1719. Los ejemplares de gran formato (90 x 65 cm) poseen tapas madera y piel. Se trata de oficios para las ceremonias eclesiásticas de los conventos durante el virreinato.

Asimismo, concluyó la estabilización y conservación del Fondo Conventual de Coyoacán, conformado por nueve mil 355 libros de los siglos XVI al XIX, que pertenecen al acervo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia y que son de las órdenes religiosas franciscana, agustina, mercedaria, jesuita, dominica, capuchina y oratoriana, entre otras. Cada volumen fue sometido a una limpieza profunda hoja por hoja.

También recibieron tratamientos de conservación los materiales encontrados en la Tumba 1 de la Zona Arqueológica de Chiapa de Corzo, Chiapas. A las 17 piezas de 2.700 años de antigüedad (vasos, cajetes y ollas) se les devolvió su estabilidad material y estética.

Otro caso de material prehispánico intervenido para su conservación fueron el papel y los textiles descubiertos en la Ofrenda 102, excavada en la Zona Arqueológica del Templo Mayor. Los objetos orgánicos fueron colocados en un ambiente adecuado y estable, luego del secado controlado. Además fueron limpiados, corregidas las deformaciones y se colocaron en soportes.

En el Museo de El Carmen, de la Ciudad de México, se restauraron una escultura policromada de un Cristo crucificado y un óleo sobre tela de la Virgen del Refugio, ambas del siglo XVIII y de autores anónimos. Las piezas fueron limpiadas, resanadas y se les reintegró la policromía.

La fotografía panorámica más antigua de la Ciudad de México fue sometida a trabajos de limpieza, aplanado y  se le cambió el soporte. La obra fue tomada hace 155 años por el explorador francés Désiré Charnay.

Mide 199 centímetros de largo por 29.9 de ancho y la integran cinco imágenes en blanco y negro. La fotografía permanece en la Mapoteca “Manuel Orozco y Berra”.

De igual manera, fueron estabilizadas 195 imágenes inéditas tomadas entre 1910 y 1914 por los fotógrafos Félix Miret, W. Melchert, Manuel Pérez Thou y Hugo Brehme, las cuales exhiben escenas del Centenario de la Independencia; de la Revolución; de la Decena Trágica y la Intervención Norteamericana en Veracruz. Estas imágenes están resguardadas en la Fototeca Nacional.

Por otra parte, se restauró un manto de 1710, una de las cinco obras que se conocen a nivel mundial elaborada con la técnica de plumón hilado y torcido, que presenta iconografía prehispánica y virreinal.

La pieza permanece en el Museo Nacional del Virreinato, Estado de México, donde fue sometida a limpieza profunda; a la fijación de hilos emplumados con hilo de seda teñido y se le colocó un forro translúcido por el reverso.

También se le dio un tratamiento para su preservación a un estandarte revolucionario, fabricado con motivo de la Fundación de la División del Norte el 29 de septiembre de 1913. La intervención consistió en la limpieza de la tela (raso de seda con urdimbre de algodón y trama de seda), se reforzó la costura y se corrigieron deformaciones.

Finalmente, como parte de la celebración de los 69 años del Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”, la obra Las Bacantes fue limpiada, resanada en sus faltantes y se le reintegró el color. Los cinco murales de las sacerdotisas del dios Baco se plasmaron en los muros del Alcázar del Castillo a petición del entonces emperador, Maximiliano de Habsburgo, en 1866.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.