Home » Patrimonio Cultural

Revelan que cultura Olmeca se extendió a Oaxaca, Guerrero y Guatemala

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 25 enero 2014
1 Comentario


Oaxaca, México.- Análisis realizados recientemente a la Ofrenda 4 de La Venta han permitido descubrir evidencias de que la antigua civilización olmeca, que floreció en la costa del Golfo de México, alcanzó una expansión territorial y comercial mucho mayor a la que se conoce actualmente, ya que mantuvo contacto con sitios alejados como Guatemala, Guerrero y Oaxaca.

inahlaventa3 La ofrenda, encontrada en 1955, cuya antigüedad es de tres mil años, está integrada por 16 figurillas talladas en diversas piedras verdes que representan a individuos masculinos y una fila de seis hachas delgadas que enmarca la escena.

Las doctoras Diana Magaloni Kerpel y Laura Filloy Nadal explicaron que gracias a los análisis de materiales que hicieron en conjunto con el Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con apoyo del doctor José Luis Ruvalcaba, se pudo identificar la procedencia y tipo de piedras verdes con las que fueron talladas las figurillas.

Es la primera vez que hay una evidencia física de la expansión territorial de esta cultura evidenciada en la ofrenda. “Encontramos jade de la cuenca del río Motagua, en Guatemala, y serpentina de Guerrero y Oaxaca. Esto nos hace suponer que las piezas representan un bien suntuario procedente de lugares distantes que mantenían comercio o alianzas con el sitio olmeca de La Venta”.

Los 22 elementos fueron analizados con microscopia estereoscópica;  espectrometría Raman e Infrarroja, con difracción de rayos X, con lo que se estableció el empleo de cinco tipos de roca para su manufactura: jadeitita, piroxenita, plagiogranito, serpentinita y roca de zoisita, clorita, cordierita y cromita. Estos estudios permitieron elaborar un mapa de Mesoamérica, con los yacimientos minerales de donde se extrajeron los jades utilizados.

Los análisis efectuados a las piezas fueron compilados en el libro La Ofrenda 4 de La Venta, un tesoro reunido en el Museo Nacional de Antropología. Estudios y catálogo razonado, coordinado por Diana Magaloni y Laura Filloy.

El volumen editado por el INAH también recoge la historia de cómo salieron del país tres de las 16 figurillas después de su hallazgo, y por más de medio siglo permanecieron bajo resguardo del Museum of Natural History del Smithsonian Institution. Su regreso a México fue en 2011 y desde entonces se exhiben de manera integral en el Museo Nacional de Antropología (MNA).

La ofrenda 4 de La Venta fue encontrada en 1955.

La ofrenda 4 de La Venta fue encontrada en 1955.

La ofrenda fue localizada en la Plataforma Norte del sitio de La Venta en 1955, por Eduardo Contreras del INAH, quien trabajaba con el director del proyecto, Philip Drucker, y el investigador Robert Heizer, patrocinados por el Instituto Smithsoniano, la National Geographic Society y la Universidad de California, Berkeley. En el sitio se encontraron 16 figurillas talladas en distintas piedras verdes que representan a individuos masculinos y seis hachas delgadas que simbolizan un acto político religioso.

La ofrenda fue cuidadosamente enterrada bajo diversas capas de arcilla de múltiples colores: el primer estrato era café y los que le siguieron estaban constituidos por arcillas naranja, rosa, amarilla y blanca que posiblemente hacen referencia a los distintos niveles del cosmos.

El libro también incluye un catálogo razonado de cada una de las piezas. “Realizamos un trabajo muy minucioso. Medimos el ancho, el alto, el espesor y las proporciones de cada figurilla”.

Seres del inframundo

Las piezas representan a seres que habitaban el espacio de la muerte. Diseño de la Galería: Página Web, con fotos tomadas del libro y de Héctor Montaño / INAH.

Las piezas representan a seres que habitaban el espacio de la muerte. Diseño de la Galería: Página Web, con fotos tomadas del libro y de Héctor Montaño / INAH.

El análisis de la Ofrenda 4 de La Venta ha permitido descubrir que la civilización olmeca tuvo contacto con sitios como Guatemala, Guerrero y Oaxaca.

El análisis de la Ofrenda 4 de La Venta ha permitido descubrir que la civilización olmeca tuvo contacto con sitios como Guatemala, Guerrero y Oaxaca.

Las piezas representan a seres que habitan el espacio de la muerte, que es el inframundo. “Hay viejos, adultos y jóvenes y se pueden identificar de acuerdo con sus rasgos, los más jóvenes tienen mejillas redondas y no está marcada la línea naso geniana que implica vejez, ni tienen la barbilla prominente de los ancianos”.

Diana Magaloni refirió que tienen un rostro humano, pero son seres que están en transformación, “sus bocas se están convirtiendo en fauces como de jaguares, lo que implica que el rostro  puede ser como el dios del maíz o el jaguar ancestro”.

Todas las piezas poseen los ojos rasgados, tallados sin pupila, ahuecados, a diferencia de las cabezas colosales que son retratos sin deformación craneal y sus  ojos sí tienen pupilas.

“Ambas representaciones son de humanos, pero mientras las cabezas olmecas son seres vivos, las figurillas de La Venta habitan el inframundo, pueden ser ancestros deidificados, pero no son parte de la vida, pertenecen a otro tiempo y espacio”.

inahlaventa8Los estudios permiten suponer que a pesar de que La Venta era la dominante en la región, los representados no pertenecieron todos a ese lugar, sino que provenían de otras localidades, lo que se logró conocer gracias a la doctora en antropología física Josefina Bautista, quien estableció que había tres grupos étnicos por el tipo de deformación craneal.

“Hay una evidencia de que cada figurilla tiene una información craneal específica y se pueden formar tres grupos, la única que tiene una deformación plana también tiene un rostro y una piedra rarísima y seguramente representaba a un personaje de importancia”, añadió la experta.

En el libro La Ofrenda 4 de La Venta, un tesoro reunido en el Museo Nacional de Antropología. Estudios y catálogo razonado también se incluyen textos de los especialistas Rebecca B. González, Valérie Courtès, Jane MacLaren Walsh, Martha Carmona, Patricia Ochoa, Olaf Jaime-Riverón, Josefina Bautista, José Luis Ruvalcaba y Ricardo Sánchez.

Comentarios

comments

1 Comentario »

  • ARTURO SOLIS SAUCEDO dijo:

    Es muy agradable saber de la presencia olmeca en guerrero. Cuando observé la pirámide olmeca de la Venta y la comparé con construcciones similares en Guayameo, Mpio. de Zirandaró, Guerrero, me he quedado asombrado por su parecido. Desde luego, que de manera general, se supone que por la cercanía a Michoacan, debieran de ser Purepechas. Pero, ¿quien sabe?. Porque cerca de Guayameo, a mitad de la Sierra Madre del Sur, hay una gran roca (semejando una gran cabeza de jaguar) que tiene multitud de gravados ya un poco acabados por el tiempo. Entonces, posiblemente, los olmecas se extendieron mucho más allá de lo que hasta hoy se conoce. Después de todo, pensaría que los olmecas en el hoy Estado de Guerrero,tuvieron que ver con la domesticación del teocintle hasta su transformación en el delicioso maiz que hoy conocemos. Quizás algún día las autoridades correspondientes y el pueblo de Guayameo trabajen conjuntamente para realizar con excelente éxito ese rescate arqueológico, para dilucidar quienes hicieron esas construcciones milenarias que están a la vista.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.