Home » Literatura

Escribir en lengua originaria es, un acto de resistencia: Mardonio Carballo

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 6 junio 2014
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- Para Mardonio Carballo, poeta en náhuatl y castellano, escribir en lengua originaria es un acto de resistencia, pero también una especie de reproche, “porque estas lenguas deberían escucharse en todos lados. El mexicano debería saber distinguir las sonoridades del maya, del náhuatl, del zapoteco, del mixteco, etcétera, como se hace con el francés o el inglés”.

Actualmente las lenguas originarias siguen vivas; sin embargo, advirtió que “no hay lengua que sobreviva si no hay pueblo que la hable”, por lo que es necesario mantener a los pueblos que las hablan, pero con equidad, con justicia y sin discriminación.

A pesar de las condiciones adversas que enfrentan los pueblos originarios, en nuestro país hay un intenso movimiento de escritores en lenguas indígenas cuya producción en poesía, cuento, novela y hasta memorias, es bilingüe, pues se presenta en zapoteco, maya, tzotzil y tojolabal, entre otras, así como en español.

macedoniocarballo Estamos en movimiento, hay producción”, aseguró Waldemar Noh, escritor en maya, cuya poesía toca temas eróticos y de denuncia social, con versos en los que rescata a personajes de la Guerra de Castas en la Península de Yucatán y hasta de Albert Einstein y la bomba atómica, toda vez que una de las fotografías más difundidas del científico es donde saca la lengua, con lo cual el autor hace un juego de palabras, ya que en maya peninsular la palabra week es lengua, pero también bomba explosiva.

Por su parte, Irma Pineda, poeta zapoteca, advirtió que sólo en esta lengua, también denominada diidxazá, hay literatura escrita desde fines del siglo XIX, pues los primeros versos publicados datan de 1894, por lo cual son ya más de 100 años de producción literaria en zapoteco.

De la región zapoteca del Istmo, dijo, han salido personajes destacados, como Andrés Henestrosa, “el primer indígena que ocupó un espacio en la Academia Mexicana de la Lengua y que obtuvo la Beca Guggenheim”, pero también “hay una generación más joven que publica de manera constante, su obra se está dando a conocer en la región del Istmo, donde se habla zapoteco y hacia afuera también, nuestra obra ya es traducida a otros idiomas, del zapoteco al francés, al ruso”.

Irma Pineda recuerda que comenzó a escribir en zapoteco por nostalgia, pues al concluir la secundaria tuvo que migrar para continuar sus estudios. “Lejos de mi pueblo, en una ciudad distinta, con costumbres, clima, gente y un idioma distinto, no escuchar más este sonido; se me volvió importante encontrar una forma de recordar, de vincularme, de mantenerme pegada a él y encontré en la escritura este medio para mantenerme vinculada a mi tierra”.

Sin embargo, a estas alturas, dijo, escribir en zapoteco “tiene que ver con una posición política; me parece importante mantener viva esta y otras lenguas que se hablan en el país y en el mundo, que la literatura se vuelva un medio por el cual podamos escuchar el sonido de cada una de las lenguas del mundo, que sea un medio para la memoria de nuestras culturas y, en particular, la memoria de mi pueblo, de mi gente”.

La autora de seis libros de poesía advirtió que así, “a partir de lo que yo escribo, generaciones más jóvenes pueden mirar, leer, escuchar sobre las costumbres, personajes y paisajes, que a lo mejor ya no tienen tan cercanos”.

Pero además del compromiso con los pueblos, la gente y el idioma, la literatura en lenguas originarias, comentó la poeta oaxaqueña, es necesaria para que “mucha gente voltee los ojos hacia la existencia de otros idiomas, además del español y qué mejor camino que la literatura”.

Por ello celebró la existencia de diferentes apoyos para la producción literaria en lenguas indígenas, como son las becas de Jóvenes Creadores, del Sistema Nacional de Creadores y las de organismos estatales, además de los apoyos que otorga la Secretaría de Educación Pública y el Instituto Nacional de Bellas Artes para publicar en lenguas originarias, así como los esfuerzos de editoras independientes, como Pluralia, que recientemente lanzó una colección de seis libros en tzotzil, wirrárika, mixteco y zapoteco, entre otros.

Irma Pineda destacó también la importancia del ciclo La primera raíz. Literatura en otras lenguas de México, organizado por la Dirección General de Culturas Populares del Conaculta y la Coordinación Nacional de Literatura del INBA, que se realiza para promover y difundir la literatura en lenguas originarias.

Este ciclo, señaló, abre un espacio en el Palacio de Bellas Artes para “presentar ahí nuestro trabajo; es un enorme reconocimiento a toda esta producción literaria que estamos teniendo los escritores en lenguas indígenas”.

Además, agregó, la dinámica es interesante, ya que brinda la posibilidad de que los escritores en lenguas indígenas interactúen con otro en lengua española de reconocimiento, de la talla de Elsa Cross y Elena Poniatowska, porque “nos ayuda a visibilizar nuestro trabajo, al ser ellos escritores reconocidos jalan a un público distinto del que solemos tener escritores en lenguas indígenas”.

Sin embargo, consideró que hacen falta apoyos para la distribución y la difusión de los textos en lenguas originarias, a fin de que esos libros no se queden en las bodegas y puedan llegar a todos.

Y es que la literatura en lenguas originarias brinda al lector la posibilidad de acercarse a otro universo, pero en un país construido a partir del castellano, “el desconocimiento va unido al enigma del sonido que tiene cada una de estas lenguas, después está el aspecto filosófico, mucho más profundo, que tienen estas lenguas para dirigirse al mundo que han construido juntos, porque lengua y mundo se construyen juntos”, apuntó Mardonio Carballo.

En la actualidad, dijo, se ha dado un florecimiento en la literatura en lenguas originarias. Gracias a la vorágine abierta por otros escritores anteriormente, hay una pléyade de escritores que ya son reconocidos y “ya no importa en qué lengua escriban, son escritores hechos y derechos”.

Aunque existen premios como el Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas o las becas del Fonca, Mardonio Carballo aseguró que apoyar la escritura en lenguas originarias implica “un compromiso del otro, del otro que no es indígena, pues para mantener las lenguas indígenas se necesita que haya alguien que no las discrimine”.

Aunado al problema de la falta de formación, Waldemar Noh recordó que los escritores en lenguas originarias enfrentan dificultades, toda vez que no existen documentos y libros que los guíen. “No hay diccionarios de retórica, de poética, tenemos que comenzar desde cero”.

Además, dijo, hay un serio problema en materia de traducción, pues “muchos compañeros traducen, pero muchas veces desmerecen calidad literaria por la inexperiencia en la traducción y es un problema en todas las lenguas”.

Pese a ello, Waldemar Noh, creador del primer Taller Literario Para Escribir Poesía en Lengua Maya, en Campeche en 1992, aseguró que los escritores “estamos en movimiento” y los apoyos que entregan instancias como el Conaculta  son necesarios.

“Las becas nos permiten tiempos para producir –agregó– porque la mayoría no vivimos de la literatura; las becas son necesarias para todos, para los que comienzan, para los que estamos establecidos”.

Sin embargo, apuntó que en cuanto a premios literarios, son pocos, como el Nezahualcóyotl, los cuales además no deben ser tan estrictos en cuestiones como la edad, pues “no es lo mismo un escritor de lengua española, que la edad para un escritor de lengua originaria”, ya que muchos comienzan a escribir en edad adulta o no tan jóvenes, como los autores en español.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.