Home » Arte, Cultura

Rinden homenaje a la trayectoria de Ernesto Gómez Cruz

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 26 junio 2014
Sin Comentarios


Oaxaca, México.- Recientemente laureado con el Ariel de Oro por su gran trayectoria actoral, el primer actor Ernesto Gómez Cruz fue nuevamente homenajeado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), durante el Día de la Academia, que se realiza todos los miércoles últimos de mes en la Cineteca Nacional, con la finalidad de reconocer la trayectoria y aportaciones al cine mexicano.

El actor habló sobre su vida, sus inicios en la actuación y cómo se convirtió en el actor que es hoy; su técnica, su vocación y respecto a lo que considera necesario para ser un buen histrión, en la Sala 9 Juan Bustillo Oro del complejo cinematográfico del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

ernestogomezcruz061426El homenaje contó con la presencia del primer actor, quien estuvo acompañado por el cineasta y director general de la Cineteca Nacional, Alejandro Pelayo; el actor Raúl Adalid y el también cineasta Armando Casas. Además de un nutrido público conformado por admiradores, medios de comunicación, familiares, alumnos de Ernesto Gómez Cruz, amigos y compañeros de trabajo, quienes le manifestaron su respeto y admiración de muy distintas formas.

En el marco del homenaje se proyectaron los filmes El complot mongol(México, 1977), de Antonio Eceiza; Raíces de sangre (México, 1976), de Jesús Salvador Treviño; y La víspera (México, 1982), de Alejandro Pelayo. Y también se llevó a cabo una mesa redonda encabezada por el representante de la AMACC, Juan Antonio de la Riva, quien propuso a los invitados compartir sus recuerdos con el actor laureado.

Previo a la charla se proyectó un video con la semblanza fílmica del histrión, ganador en 1986 del Premio de San Sebastián a Mejor Actor, por su participación en el filme El imperio de la fortuna (México, 1986), de Arturo Ripstein.

Alejandro Pelayo se refirió a él en su calidad de cineasta y director de La víspera, y dijo tener uno de sus mejores recuerdos, pues fue el protagonista de su primer trabajo cinematográfico: “¿Cómo no lo voy a estimar?”, subrayó.

Además, explicó por qué fue el primer director de cine que le ofreció a Gómez Cruz un papel distinto a los que por años había realizado, que resultaban más populares, como en su debut cinematográfico con el papel de El Azteca en la película Los caifanes (México, 1967), del director Juan Ibáñez.

“Mi primera película es muy teatral, con planos cerrados y fijos, y al ser Ernesto un actor formado en el teatro y uno de los que considero da los mejores cuadros, pensé que el papel de político se le daría muy fácilmente”.

Seguí su trayectoria dese el inicio porque Los caifanes cambiaron la historia de la cinematografía nacional, hay un antes y un después del cine mexicano con esta película, porque con ella se notaba no solamente una nueva generación de cineastas con temas adelantados, incluso a tiempo, y sobresalía también una nueva generación de actores que tenían mucho más valor por su capacidad histriónica que por su presencia o atractivo, como sucedía hasta entonces, precisó Pelayo Rangel.

Alejandro Pelayo recordó el proceso del filme que se exhibió al final del homenaje, el cual fue aceptado por la crítica y que para ambos significó un gran logro, pues al año siguiente del estreno fueron galardonados en los premios Ariel, alzándose Gómez Cruz como el Mejor Actor Masculino, y Alejandro Pelayo con los premios a Mejor Ópera Prima y Mejor Argumento Original.

Raúl Adalid, quien reconoció dedicarse a la actuación por la inspiración de Ernesto Gómez Cruz, leyó el texto escrito para la ocasión Buscando a Ernesto Gómez Cruz, en el que destacó sus dotes actorales y su calidad humana.

“Don Ernesto irradia naturalidad, es un actor que refleja a la naturaleza, a la vida misma, a la conducta de los seres humanos, dota a los personajes de verdad, relajado, concentrado siempre para poder crear. Responde a un saber ¿quién es el personaje, qué quiere y a dónde va? Se comunica con naturalidad, sabe qué hacer en cada secuencia, prevé la mala conducta y el marco axiológico del lenguaje, crea la situación y la transforma.

“Este actor es un caleidoscopio humano a quien le doy las gracias eternas, pues es una persona que como histrión comunica, inspira, que siempre es huella a seguir para muchos actores, un referente comparable al mejor de todos y que resalta por su sencillez”.

Por su parte, Armando Casas enlistó a los actores internacionales con los que compartió escenario y ante quienes dio en muchas ocasiones lecciones de actuación y humildad, como Brad Pitt, Gene Hackman, Charles Bronson y Gian Maria Volonté, entre muchos otros.

Y apoyado en el libro de Gerardo de la Torre, Ernesto Gómez Cruz, la pasión del actor, el director del largometraje Un mundo raro (México, 2001) y del cortometraje Para vestir santos (México, 2014), entre otros, citó algunas de las experiencias que el mismo Gómez Cruz narró para ese texto y destacó sus aportaciones a la formación de nuevos actores de cine y teatro, quienes deben encontrar en su talento una gran inspiración.

Por su parte, el homenajeado –Ernesto Gómez Cruz- relató con precisión y calma, cómo es que decidió dedicarse a la actuación, pues dijo que hasta pasados los 27 años había ya aprendido todos los oficios sin saber a qué quería dedicarse en la vida. Sus inicios como fotógrafo lo llevaron a conseguir recursos para venir a la Ciudad de México y buscar hasta el cansancio una beca que le permitiera alcanzar sus sueños.

Después, narró cómo se integró al reparto de su primer largometraje y lo que significó para él y el resto de su vida ese primer llamado del cine. También dio cuenta de algunas técnicas actorales y sobre todo explicó a los alumnos de actuación presentes que las grandes enseñanzas en cuanto a actuación las recibió en Veracruz de actores callejeros e improvisados, y no tanto de los grandes textos que leyó durante sus estudios de teatro.

“Los textos de Stanislavski, por ejemplo, son muy respetables, pero fueron hechos en otro tiempo y otro país. Nosotros como mexicanos tenemos otros gustos, otras costumbres y otras necesidades, y como tal el actor debe comprender que somos un pueblo distinto y actuar en consecuencia”, dijo el primer actor Ernesto Gómez Cruz.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.