Home » Ciudadanía, Género, Investigación, Mi Ciudad, periodistas, Reflexión

Mujeres y Política Gabino…la cereza en el pastel

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 18 agosto 2014
Sin Comentarios


Soledad Jarquín Edgar
Oaxaca está en crisis desde hace mucho tiempo y es el movimiento magisterial el que ha agudizado la escena política hace poco más de tres décadas, pero con mayor intensidad, con daños colaterales, es decir, más allá de los educativos, desde hace casi diez años.
Oaxaca, México-Este 2014, es el previo a dos próximos años de elecciones, en una entidad donde la empresa privada vive amenazada, el único empleador que paga “mejores” salarios es el gobierno, ser miembro del sindicato magisterial es la garantía de ser trabajador y patrón, con las consecuencias que pudiera tener y donde el ciclo de la pobreza resulta imposible de romper. Otra vez, el mundo al revés que relata en su libro Patas Arriba, Eduardo Galeano.
A diferencia de las crisis del pasado (Edmundo Sánchez Cano, 1947; Manuel Mayoral Heredia, 1952, y Manuel Zárate Aquino, 1977), la actual es una tragicomedia: el gobernador es un chiste del que todo mundo se ríe, pero no estamos salvados, el chiste se termina y la realidad nos hace llorar. No es para menos…¿acaso exagero?
La nuestra es una ciudadanía más completa que la vivida en las décadas cuarenta, cincuenta y setenta cuando el pueblo, con menos derechos, logró lo que hoy parece imposible: deponer al gobernador, aún cuando el análisis nos lleva a escenarios políticos diferentes, donde imperaba el presidencialismo, el señor que daba y quitaba, sin miramientos.
Hoy a groso modo vemos diferencias: vivimos una alternancia en todos los niveles de gobierno: federal, estatal y municipales, y por si fuera poco, la ciudadanía está inmersa en un mundo de consumo cuya preocupación principal es esa: comprar y comprar, aunado a los muchos distractores que hoy tenemos, que nos hacen una sociedad medio informada y medio ciudadana, porque somos realmente incapaces de levantarnos y tirar del telón para terminar de una vez por todas con la tragicomedia, considerando que hoy quien debe apagar la luz no es precisamente el Presidente de México en turno, a pesar de que estamos frente al ascenso del presidencialismo que creímos lejano.
Otra diferencia entre lo ocurrido en 1977 y lo que pasa hoy, es que entonces hubo un movimiento de izquierda (izquierda real no la ficticia como la actual), una guerrilla a quien responsabilizar de los incendios y movilizaciones en protesta contra el capitalismo y “los malos gobiernos”, que dieron origen a movimientos como la COCEI y la COCEO, que con el tiempo fueron pervertidas por sus dirigentes. Hoy, no tenemos una izquierda real ni tenemos una “guerrilla”, lo que hay es una guerrilla burocrática, pagada en las oficinas del propio gobierno y también por algunos políticos de cuarta que se auto agreden para victimizarse, recordemos los recientes casos de Samuel Gurrión, diputado federal, y Eviel Pérez, Senador.
En 2006 una buena parte de la sociedad oaxaqueña creyó en el Magisterio y lo apoyó frente a los actos de autoritarismo del último gobernador priista, Ulises Ruiz, entonces un movimiento ciudadano que por la vía electoral terminó con una era de ochenta años del PRI. Pero hoy no toda la gente cree en el magisterio, como tampoco le importa mucho lo que está sucediendo, ni los actos vandálicos, ni la toma de calles, de carreteras, bancos y comercios, no porque no quieren “parecer” a los ojos del mundo como antidemocráticos o antirevolucionarios, a pesar de que la lucha magisterial ya está fuera de ese espacio, ha colapsado ideológicamente y en estrategia.
La prueba de este dicho es lo que sucedió este viernes en la toma de estaciones de gasolina en la capital oaxaqueña y municipios conurbados, cuando empezó el “saqueo”  o robo no faltaron los deshonestos conductores  que aceptaron el “regalo” de gasolina hurtada, como un acto de venganza frente a los múltiples robos que los comerciantes de gasolina hacen cada día. Pronto se olvidó aquel dicho que mexicano que dice que “peca tanto el agarra la pata como el que la mata a la vaca”. Ojalá que ahora que la Secretaría de Seguridad Pública, bajo el mando del comandante Alberto Esteva, ha iniciado una campaña de “valores” no se olvide incluir que se educa con el ejemplo y que de nada sirven las palabras si se hace todo lo contrario: los maestros roban gasolina y los policías no detienen a los delincuentes…muy peligrosas enseñanzas las del gobierno estatal a la niñez oaxaqueña.
Como cada semana, de nuevo el magisterio y los encapuchados (o sea parte de la guerrilla burocrática) agredieron a las y los compañeros de prensa que como siempre solo consignan los hechos. Oaxaca el campeón de las agresiones a la prensa, del feminicidio cuya cifra crece sin que a nadie le preocupe, 315 mujeres asesinadas en la actual administración de Gobierno; como también es campeona en actos de deshonestidad, como Alberto Esteva que no sabemos de cual fuma porque él solo ve visiones y vanas ilusiones.
Los gasolineros anunciaron y pusieron parcialmente en marcha un paro frente a la falta de garantías y de seguridad. Alberto Esteva dirá que no hubo saqueo, que no fueron los maestros. Tiene razón fue la guerrilla burocrática, que reitero les pagan (gobierno o partidos políticos) para hacer desmanes amparados en la desprestigiada lucha magisterial que ya cobró al menos una víctima.
Quién sigue después de los expendedores de gasolina, quien dice de los comerciantes y empresarios ¿quién se sumará al hartazgo?…digo para que revisen la historia y vean lo que sucedió en el pasado ese que mencioné al principio de la columna cuando los comerciantes y empresarios empujaron para deponer a los gobernadores Sánchez Cano y Mayoral Heredida.
El mundo al revés es tan efectivo que en las redes sociales se convoca a una marcha contra las protestas para este mismo domingo. El cuento de nunca acabar, como resultado, claro, de la tragicomedia oaxaqueña, donde lo que nos hace reír también nos hace llorar, porque no olvidemos que estamos ante una puesta en escena.
La decisión la tienen los diputados locales quienes podrían hacer el caldo gordo a Gabino Cué, si la iniciativa de ley de educación estatal enviada al Congreso es una revolcada del PETEO y se aprueba, ganaran tiempo como dicen los analistas políticos para después dejar el problema magisterial en manos del gobierno federal, es decir, ya no habrá nada que hacer en Oaxaca. En medio de todo esto habrá una pérdida histórica cuando el gobierno federal interponga una controversia constitucional. La idea es darle vueltas y vueltas a un asunto que son incapaces de resolver.
Ya veremos quienes son los diputados y diputadas que darán el sí al magisterio en esa alianza retorcida que no parece tener buen principio ni buen fin. Oaxaca está derrotado desde hace mucho tiempo, de otra manera no nos podríamos explicar los gobiernos de las últimas décadas y la cereza del pastel en que se ha convertido Gabino Cué.

 

@jarquinedgar

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.