Home » Ciudadanía, Investigación, Justicia

Fiscal de Chihuahua, a 4 años de homicidio de fotógrafo: “No sé dónde está la carpeta”

Publicado por Naked snake el miércoles, 17 septiembre 2014
Sin Comentarios


Ciudad de México,  (SinEmbargo/Diario).– A cuatro años, la investigación del asesinato de Luis Carlos Santiago Orozco, fotógrafo de El Diario de Ciudad Juárez, sigue sin resultados.

Se entiende por qué: el Fiscal General de Chihuahua, Jorge González Nicolás, no sabe ni dónde quedó la bolita: “La verdad es que no hay mucho avance en ese caso, no sé ni quién tiene la carpeta de investigación, pero no, no hay gran avance de eso, estoy seguro”, dijo a El Diario en una entrevista. Eso lo sabe Francisco Santiago Orozco, hermano mayor de Luis Carlos.

Su familia no ha recibido en los pasados 3 años 11 meses una sola llamada de la Unidad Especializada en Delitos Contra la Vida para hacer alguna diligencia de la carpeta de investigación 23277/10, abierta por homicidio calificado. Como él, el resto de sus familiares repudiaron la falta de investigación y justicia. En una carta titulada “Cuatro años de olvido”, los familiares de Luis Carlos cuestionaron por qué las autoridades abandonaron la averiguación del homicidio ocurrido el 16 de septiembre de 2010 y a la fecha no se conoce a los responsables.

El Fiscal. Foto: El Diario“Tu recuerdo está en nuestros corazones y en nuestra mente, tu recuerdo está en un expediente sin resolver, tu recuerdo está en una manta amarillenta, tu recuerdo está en una frase célebre ‘¿A quién pedir justicia?’, tu recuerdo está en 4 años de olvido”. Así dice el documento difundido ayer para su publicación. En la misiva dirigida al fotógrafo, quien entonces era becario de este medio, los familiares expusieron que si bien en Ciudad Juárez ya no hay tantos asesinatos diarios, igual no son esclarecidos porque en Juárez “matar no tiene consecuencia ni castigo” a menos que se trate de personas con influencias políticas.

Además lamentaron que el centro de atención de la opinión pública sean “las obras con retraso y mal hechas”, las que de seguir vivo Luis Carlos estaría documentando con su cámara porque, expresaron, amaba su trabajo como reportero gráfico, pasión que heredó a su sobrino, Erick Franco, quien ahora sigue sus pasos en el periodismo.

“Pero lo que menos ha cambiado es el gran vacío que hay en nuestros corazones y esa incertidumbre de saber quién o quiénes habrán tenido la sangre fría para haberte hecho tal cosa, pero que Dios los perdone, porque yo no”.

El Fiscal que desconoce cómo va la investigación sobre el homicidio calificado. Foto: El Diario LOS HECHOS Santiago Orozco, de 21 años, fue asesinado de un disparo en la cabeza, mientras que su compañero resultó herido de dos impactos de bala.

Ambos fotoperiodistas fueron agredidos en el estacionamiento del centro comercial Río Grande Mall, ubicado a dos cuadras de distancia de la redacción de El Diario de Juárez.

El ataque fue perpetrado aproximadamente a las 14:40 horas del 16 de septiembre del 2010, cuando ambos viajaban a bordo de un vehículo Nissan Platina con matrículas nacionales, propiedad del hijo del abogado Gustavo de la Rosa Hickerson.

Luis Carlos conducía el automóvil particular y el otro fotógrafo, Carlos Manuel Sánchez Colunga, viajaba en el asiento del acompañante. Cuando circulaban en sentido de oriente a poniente dentro del estacionamiento, justo frente a una mueblería, fueron agredidos desde otro vehículo en movimiento.

El auto de los atacantes era compacto y al parecer de color gris. Era tripulado por al menos dos hombres jóvenes, de acuerdo con los testimonios recabados en el lugar de los hechos.

Luis Carlos recibió varios impactos de bala, uno de ellos en la región frontal y otro en la mejilla de lado izquierdo, por lo que su muerte fue prácticamente instantánea.

Al fallecer, estrelló la unidad que tripulaba contra otros dos autos estacionados. Tras el ataque, el otro fotógrafo tomó su cámara digital y brincó por la puerta del auto, ya que quedó prácticamente atrapado contra los carros estacionados.

SIN AVANCES

En el escrito difundido ayer los familiares de Luis Carlos dieron cuenta de cómo un festejo nacional, como el aniversario de la Independencia de México que se conmemora, desde hace cuatro años se convirtió para ellos en una “terrible pesadilla”.

“Perdona el título de este escrito, ‘Cuatro años de olvido’, porque no es así para los que te amamos, sino para los que prometieron arduamente e indignados, con el puño en el escritorio, que exigirían justicia y la aclaración de tu asesinato”, agregaron. Por lo que se preguntaron cómo sería su vida si continuara vivo, los momentos que pasarían en familia, si ya se habría convertido en padre y disfrutaría a su nuevo sobrino, quien aseguraron nació el año pasado en estas mismas fechas y tiene un gran parecido a él cuando era bebé.

“Lo que no ha cambiado y seguirá igual es tu departamento, tal cual lo dejaste, tu chamara de piel que tanto presumías en tu moto y la gabardina negra de las noches de diversión en el Histeria bar”, escribieron en honor a Luis Carlos. El acceso a la justicia es un derecho que Francisco Santiago Orozco siente más que lejano,

le resulta casi imposible ante la permanente ausencia de resultados en las investigaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE). “A nosotros no nos han llamado para nada. El expediente debe estar igual”, afirmó al tiempo que reprobó la indiferencia y olvido del homicidio de su hermano menor.

En el 2010, Juárez registró más de 3 mil asesinatos y de acuerdo a los datos del Supremo Tribunal de Justicia, menos del 9 por ciento de las carpetas de investigación por esos crímenes han sido judicializados por la falta de investigación y entre esos casos se encuentran en el Luis Carlos.

El archivo periodístico establece que al igual que en el caso de Armando Rodríguez, reportero de El Diario, asesinado el 13 de noviembre del 2008, varios de los peritos y agentes del Ministerio Público que investigaron el caso fueron asesinados.

Uno de ellos fue el agente del Ministerio Público Mario Ramón González Chavarría, entonces coordinador de la unidad de investigación de homicidios y quien también era responsable de las acusaciones contra varios de los presuntos multihomicidas detenidos por el Ejército Mexicano, quien fue victimado en el exterior de su casa.

También fue privado de la vida en 2012 el comandante José Luis Ruelas, quien estaba asignado al área de Servicios Periciales y fue el responsable de recuperar la cámara fotográfica de Sánchez Colunga que aseguró la Policía Federal en la escena del crimen.

Hasta ahora el expediente por homicidio doloso y lesiones sólo contiene  las pruebas periciales –necropsia, alcoholemia, rodizonato de sodio y otras–, las entrevistas entre los empleados del estacionamiento y la descripción de los video captados por las cámaras del centro comercial, pero sin encontrar pistas que permitieran identificar al o a los asesinos.

De ellos, la Fiscalía sabe únicamente que viajaban en un vehículo gris. La investigación continuó por algunos días con entrevistas entre amigos y conocidos de Luis Carlos, pero se detuvo aun cuando un declarante dijo haber sabido que el fallecido podría haber tenido problemas por su labor como fotógrafo.

Hasta el momento, cuatro años después, aún no se sabe quién y por qué asesinó a Luis Carlos Santiago Orozco.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.