Home » Arte, Cultura, Literatura

Paulatina recuperación de industria editorial mexicana: Caniem

Publicado por Naked snake el lunes, 10 noviembre 2014
Sin Comentarios


Oaxaca, México.-(Notimex).- La industria del libro ya se recupera de la caída que sufrió en 2008, y aunque vive un retraso de cinco años, poco a poco regresa a la producción de 330 millones de libros que operaba antes de ese año, informó José Ignacio Echeverría, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

El ingeniero Echeverría, quien llegó a la Ciudad de México a los 13 meses de edad luego de haber nacido en Madrid, España, en el 1945, agregó que de esa producción total, alrededor de 230 millones de ejemplares son libros de texto y el resto ediciones de interés general, donde se inscriben novelas, cuentos, poesía y otros géneros.

En entrevista con Notimex, puso en relieve que la Caniem aglutina alrededor de 250 socios en todo el país, quienes producen un 90 por ciento de los 100 millones de libros que circulan en el país y que no son producidos por el Estado, quien se encarga de la elaboración y puesta en circulación de los 230 millones restantes.

libros4Los índices de lectura que hay hasta el momento, de 2006 del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y de 2012 de la Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura (Funlectura), son muy poco estimulantes y presentan un panorama triste, ya que de 2006 al 2012 hay un decrecimiento en esos índices, lamentó el entrevistado.

“El Conaculta ya prepara una nueva encuesta de lectura, en la que participará el sector editorial a través de la Funlectura en la que se pretende llegar a un número más preciso de lectores, porque no están muy claros algunos conceptos sobre lo que se debe considerar lectura y lo que no, como la lectura en Internet, desde un “tuit” hasta un texto amplio”. Otro valor sin cuantificar adecuadamente se refiere a las revistas ilustradas y los cómics.

“La pregunta en las encuestas es cuántos libros lee usted al año, y ahí inicia el problema, porque hay gente que no lee libros, pero sí tres, cuatro o cinco revistas al mes. Tal vez no es la lectura a la que aspiramos, por eso se debe definir qué es ‘lectura’ y qué no lo es”.

En los medios académicos del país, abonó el ingeniero Echeverría a sus declaraciones, los estudiantes de maestría o doctorado no leen novelas ni libros de moda, pero sí volúmenes especializados en sus áreas de estudio o investigación. ¿Qué queremos entender por lectura? Porque hay de ocio, de diversión, de estudio, de novedad y de muchas cosas más.

“Creo que todo lo que se lee es lectura. Podrá haber mejores lecturas que otras, como hay mejores películas, obras de teatro y pinturas que otras, pero finalmente, todo es lectura, películas, obras teatrales y pinturas”, consideró el presidente de los editores organizados del país, quien está al frente del Consejo Directivo durante el ejercicio 2014-2015.

Subrayó que el número de librerías en el país ha disminuido al ser un sector golpeado por varios factores, como el fiscal, que da un tratamiento distinto al libro como producto del editor y al libro como producto vendido por el librero

. En ningún caso el libro paga IVA, pero los libreros no pueden recuperar el IVA de gastos corrientes como luz, renta y más. El PIB refleja con claridad que los dos últimos años no han sido fuertes en crecimiento, y en ese contexto, uno de los artículos más prescindibles son los libros.

Y si consideramos la cantidad de mexicanos cuyos ingresos son más bajos que el promedio, veremos que hay una seria dificultad para comprar libros, y por eso, las librerías cierran, explicó luego.

En este momento, agregó el ingeniero, existen en el país mil 200 puntos de venta de libros, entendiendo por ello desde una papelería que vende libros hasta una librería grande y de abolengo, pasando por las tiendas departamentales y otros establecimientos.

“Pero no son precisamente librerías, porque podrán tener el best-seller pero no libros especializados”. A nivel nacional, el panorama es pobre y triste, de acuerdo con el entrevistado. “De los aproximadamente dos mil 500 municipios que hay en toda la geografía nacional, la mayoría no cuenta siquiera con una librería, pues los puntos de venta, que no son más de mil 200, están concentrados en las ciudades de México, Puebla, Guadalajara y Monterrey.

Lamentable. Por si lo anterior fuera poco, aseguró el presidente de la Caniem, “en México tenemos una Ley del Libro que no se aplica”.

Afortunadamente, agregó de inmediato, “en este momento trabajamos muy de cerca con la Cámara de Senadores para llegar a una nueva Ley de Libro, cuya propuesta ya se está discutiendo seriamente en varias Comisiones”.

El informe Estadístico de la Caniem respecto a las librerías presenta una descripción de las principales características de estos establecimientos en México, como su, localización, tamaño o tipo de fondo.

La edición más reciente del informe corresponde al año 2012 y señala que de 1198 puntos de venta, 40.9 por ciento son matrices y el resto sucursales.

Un 30 por ciento de los puntos de venta se encuentran en el Distrito Federal, el estado de Jalisco es el segundo con más librerías, con 6.8 por ciento.

El área total acumulada en 2012 fue de 200 mil metros cuadrados, 33 por ciento de esta superficie se encuentra en el Distrito Federal, mientras Jalisco acumula 10 por ciento del área, de acuerdo con la misma estadística presentada a Notimex.

El documento señala que 36.3 por ciento de las librerías cuentan con un espacio de menos de 50 metros, otro 21 por ciento cuenta con área de entre 50 y 100 metros cuadrados, y alrededor del 32 por ciento de las librerías tienen entre 10 y 20 años de existencia, otro 31 por ciento tienen hasta 10 años, lo que significa que en los últimos años no han abierto nuevos locales del ramo.

Un 45 por ciento de los puntos estudiados se encuentran contenidos en otros espacios, los más recurrentes son los centros y plazas comerciales (31 por ciento), aeropuertos y hoteles (18 por ciento), campus, colegios o institutos de investigación (17.7 por ciento).

El 55 por ciento de los puntos tienen un fondo de tipo general, mientras que 29 por ciento exhibe un fondo editorial bien especializado.

El 80 por ciento de los puntos vende ediciones de importación, aunque sólo 30 por ciento hacen sus propias importaciones.

En ese sentido, es importante señalar que estos puntos no representan el total de librerías en el país; los establecimientos estudiados en este documento son los que se han actualizado a partir de ediciones anteriores del informe de la Caniem. El Informe Estadístico de Tiendas Departamentales y de Autoservicio tiene el propósito de tener un conocimiento más profundo de los puntos de venta del libro.

En el diseño de este informe se contempló únicamente a cadenas con presencia a nivel nacional y sólo los establecimientos que cuentan con espacio para la venta y exhibición de libros y revistas.

La última edición de este informe es de 2011 y destaca que de mil 149 establecimientos, 76 por ciento son tiendas de autoservicio y 24 por ciento tiendas departamentales.

El 13.5 por ciento de los puntos se hallan en el Distrito Federal y 12.7 en el Estado de México.

Estos establecimientos suman 13 mil 822 metros cuadrados de exhibición, 48 por ciento son para revistas y 52 por ciento para libros.

En las tiendas de autoservicio, se tiene un tamaño de exhibición promedio de 6.8 y de 5.6 metros cuadrados, para libros y revistas respectivamente.

En las tiendas departamentales hay un área de exhibición media de 42 metros cuadrados para libros y de 19 metros cuadrados para revistas, señala el mismo documento estadístico realizado por la Caniem.

Con el fin de ofrecer un registro sobre la actividad editorial en el país, esa Cámara presenta anualmente el Estudio estadístico de producción y comercio del libro en México.

En la edición de 2013, con cifras de 2012, este informe presenta un total de 137 mil 433 títulos y 151 millones 417 mil 995 ejemplares vendidos, con un valor de facturación de 10 mil 406 millones de pesos.

Por otro lado, durante 2013, la Caniem realizó levantamientos de venta diaria en tres ferias del libro: Del Palacio de Minería, Gran Remate de Libros e Internacional del Libro Infantil y Juvenil. Además, se hicieron levantamientos de la FILEY en Yucatán, FL en Naucalpan, FL en Tlalnepantla, FL en Zacatecas, FL en Ciudad Juárez y FL en Chihuahua.

El valor de facturación acumulado en esos nueve eventos fue de 58.4 millones de pesos en 62 días de feria. En promedio, el monto de venta más alto obtenido por un expositor se registró en la FILIJ, con poco más de 200 mil pesos, mientras que el menor se observó en la Feria del Libro de Naucalpan donde los expositores facturaron, en promedio, dos mil pesos en todo el evento.

La Caniem registró que en 2010 se importaron 41 mil 32 títulos y más de cuatro millones de ejemplares, lo que originó una inversión de 33 millones de dólares.

Con respecto al año anterior se observó aumento en el número de títulos y en el valor de compra de 11.6 y 3.8 por ciento respectivamente, mientras el número de ejemplares importados se redujo en 4.8 por ciento.

En cuanto a la venta, también se presentaron incrementos en los títulos (20 por ciento) y en el monto de venta (0.9 puntos porcentuales), y una reducción en el número de ejemplares vendidos de 3.7.

A manera de balance general, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, concluyó: “Es difícil ser editor en México”, aunque su entusiasmo no mengua.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.