Home » GOBERNATURA, Investigación, Justicia

Mujeres y política Realidad y fantasía

Publicado por Naked snake el lunes, 17 noviembre 2014
Sin Comentarios


Soledad JARQUÍN EDGAR
¿Un informe de gobierno es un informe de resultados? Bueno eso no pasa siempre. Solo algunos ejemplos echarían por tierra lo que el optimismo hace ver a los funcionarios públicos y que por más que quiera el pueblo no percibe en su casa, en su sueldo, en sus oportunidades.
Durante años, Oaxaca ha estado secuestrado por los intereses de grupos que dicen defender a grupos sociales con demandas que no son sociales sino económicas y políticas, pero además Oaxaca ha estado secuestrada, desde hace décadas, por grupos y mafias políticas que se disputan y reparten el poder con la promesa electoral del cambio.
¿Estamos cambiando vidas? ¿Qué cambian? Cambian de casa, de coche, de familia, cambian a sus hijos e hijas a universidades privadas, cambian hasta de amigos… Pero los funcionarios, y hablo de “los funcionarios” porque lo cierto es que aún no hay una presencia real de mujeres en las estructuras del poder público local, otra promesa de cambio que no pasó.
Gabino Cué Monteagudo rinde su cuarto informe “de resultados”, dice el eslogan propagandístico que se divulga en todos los medios a su alcance con dinero público que se destina a la propaganda de quien hasta ahora no ha rendido resultados y en cambio ha propalado la desesperanza, a pesar de los programas como Prospera, que le mereció, durante el informe, recordarle al mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto que venga a Oaxaca.
En algunas ocasiones, cuando hemos planteado esto, nos han dicho que algunos programas gubernamentales han favorecido a muchas familias, seguramente que sí, pero lo que hasta hoy los gobiernos federal, estatal o municipal no han dado a las familias son respuestas de fondo, duraderas, reales ¿estamos cambiando vidas?
Captura de pantalla 2014-11-16 a la(s) 13.17.12En 2012, como señala el Informe Anual sobre la Situación de Pobreza y Rezago Social, el 61.9 por ciento del total de la población de Oaxaca se encontraba en pobreza, de los cuales un millón 518 mil, el 38.6 por ciento se encontraba en pobreza moderada y 916.6 mil, 23.3 por ciento en pobreza extrema.
Por supuesto una de las consecuencias es el rezago educativo que afectó a 27.7 por ciento de la población, esto significa a más de un millón de habitantes, casi la tercera parte de las y los habitantes de la entidad.
Una segunda consecuencia de la pobreza es la falta de acceso a servicios de salud, que asciende a un 20.9 por ciento, más de 800 mil personas y la seguridad social que no existe en la perspectiva de vida del 75.7 por ciento de la población oaxaqueña; el 55.5 por ciento de las personas reportó vivir en casas donde no hay disponibilidad de servicios, y peor aún, terrible muy terrible que en Oaxaca el 31.7 por ciento de la población tenga carencias por acceso a la alimentación, estamos hablando de más de un millón 200 mil personas.
El orgullo de Cué es que su programa de cocinas comunitarias se replica en otros muchos municipios del país, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, cuya titular Rosario Robles le escuchó sentada a su lado.
Informar que se ha reducido este problema en porcentajes sustanciales e importantes sería efectivamente cambiar la vida de las personas, como dice la propaganda de Cué.
Otro aspecto que no se escuchó a pesar del cacareado Acuerdo Estatal por una vida libre de violencia de género, firmado hace un año en septiembre de 2013 y cuyos resultados son nulos de la A a la Z, a pesar de todas las instancias, sectores que fueron convocados a firmar, incluyendo la presencia de representantes del gobierno federal y de la ONU, fue el delicado y muy preocupante feminicidio.
Y esto a propósito de lo que viene, el Día Internacional por la Erradicación de la Violencia de Género, el próximo 25 de noviembre. En este 2014, entre enero y octubre se registraron en Oaxaca 90 asesinatos contra mujeres, que suman un total de 344 en lo que va de los 46 meses de la administración de Gabino Cué Monteagudo, de acuerdo con los datos del recuento ciudadano realizado por Consorcio-Oaxaca.
Durante 2013, y aún contabilizando el mes de diciembre de 2012, habían ocurrido 68 asesinatos, esto quiere decir que este año en el mismo periodo, pero sin contabilizar diciembre de 2013, se han cometido 22 feminicidios más en Oaxaca, según ese recuento hemerográfico.
¿Será 2014 más violento que el anterior? Sí, las cifras así lo demuestran, hay una acción de violencia que rebasa  todo, más aún cuando lo que existe es una total inacción y omisión de las instituciones y permea la impunidad, no hay justicia, así es aún con todos los programas de seguridad que al respecto anunció el gobernador.
Llama la atención la forma en que se han disparado los feminicidios en dos regiones: la Costa y el Istmo, en ambos se registraron nueve casos más con respecto al año anterior y se observa un aumento dramático en una de las regiones que por años había registrado un número bajo de feminicidios, la Cañada, donde se reportan cinco hechos más con respecto a 2013.
La zona de Valles Centrales reporta también cuatro asesinatos más con respecto al año anterior. En el Papaloapan, Mixteca y Sierra Sur ocurrieron menos feminicidios contra mujeres…pero apenas dos menos en la primera región, y sólo uno menos por cada una de las dos últimas.
Frente a esos hechos la pregunta es la misma: ¿Se incrementan los asesinatos contra mujeres en Oaxaca? La respuesta es sí.
Pero las cifras, lo que ve el gobernador Cué es otra historia, una diferente a la que hemos vivido y padecido en Oaxaca y que es motivo de quejas en todas las conversaciones ¿Qué hacer? ¿Hasta cuándo? Son las preguntas que la gente se sigue haciendo ante lo que es inevitable, el fracaso de un gobierno “de alternancia” que prometió ser diferente a los otros, es decir, a los ochenta años de priismo. Pero nada, todo sigue igual, la idea de gobierno es la misma, solo cambiaron algunos de los actores.
¿De qué resultados habla Gabino Cué? Ni duda cabe, los informes sólo sirven para el halago fácil, el aplauso de su propio equipo de trabajo y no precisamente del pueblo de Oaxaca. La simulación en pleno.
En Oaxaca, dijo el gobernador hay 39 defunciones por cada 100 mil nacimientos estimados en 2014, pero para nuestra mala fortuna Oaxaca ocupa el deshonroso primer lugar por su mayor incidencia en violencia obstétrica, la misma que se negaron a reconocer como delito quienes integraban la LXI Legislatura local y que los actuales diputados y diputadas hacen dormir en alguna congeladora. Tanto el ejecutivo como el legislativo muestran así el escaso valor que tiene en los hechos la vida de las mujeres.  Por cierto, señala que Oaxaca se ubica en el último lugar por casos de cáncer de mama en el país, gracias a la cobertura, dijo, cuando en realidad son otras razones las que hacen que menos oaxaqueñas tengan cáncer de mama y aún así las mujeres indígenas sufren discriminación en las instituciones, como pasó esta misma semana a una indígena triqui con cáncer de mama y quien a pesar de llegar a tiempo a su cita en el Hospital de Especialidades fue atendida hasta después de las 10 de la noche.
Y cuatro años después, finalmente, anunció que será en 2015 que Oaxaca contará con un hospital para las mujeres que,  habría que decir, durante el anterior gobierno ya estaba lo suficientemente avanzado  al menos en eso que llaman “obra negra”.
Será que el slogan del gobierno estatal es ¿“lentos pero seguros”? Solo eso explica la obra magna del gobierno en la ciudad de Oaxaca, es decir, el paso a desnivel y puente ubicado en avenida Universidad y los polideportivos que deprimen solo de verlos ante la falta de resultados.
Cuando Gabino Cué se refirió al rubro de “equidad y género” se dilató un minuto 20 segundos. ¿Suficiente? ¿Qué dijo? Se refirió a la atención de la violencia de género, lo que no siempre se traduce en resultados para las mujeres.
La realidad y la fantasía son dos líneas que nunca llegan a juntarse, a pesar de todos los esfuerzos que se hagan para “convencer” mediáticamente al pueblo. Durante el informe oímos sobre inversiones, sobre la enorme cantidad de recursos destinados a la inversión, incluso se habló de la reactivación económica mediante la inversión privada y la creación de empleos, no se especificó que en Oaxaca hay mujeres y hombres, con profesiones concluidas, que no alcanzan un sueldo digno y sobreexplotados.
Los rumores van y vienen, se habla que varios secretarios  y directores del gabinetazo podrían renunciar en los siguientes días, la verdad es que buscan a través de sus partidos políticos –el PRI, PAN o PRD- una salida buscando una candidatura en las próximas elecciones que le de continuidad dentro del presupuesto público. La apuesta es al olvido.

 

@jarquinedgar

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.