Home » Ciudadanía, Reflexión

Mujeres y política ” El engaño”

Publicado por Naked snake el lunes, 24 noviembre 2014
Sin Comentarios


Soledad JARQUÍN EDGAR
Oaxaca, México.-Telepinos es una empresa de sueños que se ha ido perfeccionando con los años. La quimera principal que construye Telepinos en el actual sexenio es el de la familia feliz y bonita. Como todos los dramas telenoveleros mexicanos -productos de la “escuela” de la gran industria del entretenimiento, creada por Televisa y mal copiados por TvAzteca-, hay buenos y malos.
La parte buena está compuesta por el matrimonio de Peña y Rivera, además de las niñas y el niño Peña Petrelini y las niñas Castro Rivera quienes en armonía comparten la casa oficial. La villanía está integrada por aquellas personas que movidos por el rencor, la envidia y el desamor viven en la desgracia del México real. Pero hay más, ha salido de la boca del propio primer actor quien dice que hay un “afán orquestado por desestabilizar y por oponerse al proyecto de nación”.
araceliLa novela televisiva empieza con una boda digna de los principados europeos, seguramente le provocamos envidia a la misma soberana de Inglaterra. “La cereza del pastel fue su alianza matrimonial con una actriz de Televisa, Angélica Rivera, quien venía de terminar una exitosísima telenovela de horario estelar en el Canal de las Estrellas, Destilando amor, donde representó a una joven, emprendedora, del pueblo, que se encamina, y obtiene, el éxito a partir de sus virtudes y cualidades de mujer de lucha, popular, pero sobre todo sensible y enamorada como debe ser toda mujer que se precie de ser buena”, como señala la doctora Josefina Hernández, en un artículo publicado en el suplemento Las Caracolas de noviembre, titulado Mujeres en el poder, ¿mujeres espectáculo?. Por cierto, su vida real es como la segunda parte de Destilando amor.
La producción de Telepinos está hoy en uno de los capítulos más dramáticos donde la posesión de una mansión en las Lomas es la manzana de la discordia, de la sospecha de corrupción, un asunto que daña y muerde la ofendida conciencia de los teleespectadores, tras el descubrimiento de un grupo periodístico comandado por una mujer: Carmen Aristegui.
Episodio tras episodio y cumpliendo con los roles de la trama, la novela se enreda más y más, y no hay nada claro. Este teledrama, permite a la teleaudiencia distraerse un poco, olvidar a Ayotzinapa y sus múltiples víctimas y sobre todo a sus victimarios: el sistema político mexicano podrido hasta las patas. Todo se volvió la Gaviota y su mansión de locura.
Hay un episodio protagonizado por Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia, donde confirma que efectivamente la casa blanca, la mansión de la discordia, fue realizada por una constructora que efectúa obras para el gobierno de México, de la misma forma en que lo hizo cuando el actual presidente fungió como gobernador de su estado natal.
Estos hechos ocurrieron en tanto la pareja real, viajaba a China para cumplir con un compromiso presidencial.
A su regreso, en el aeropuerto de México, se desarrolla otro capítulo, el primer protagonista de este drama asegura que será la vocería del gobierno de la República la encargada de dar información precisa sobre el asunto de la casa, propiedad se había dicho de la primera dama-actriz Angélica Rivera. Después, él mismo anuncia que será la propia Rivera quien aclare, porque la casa era de ella y no de él. Recordemos que ahora ya sabemos que se casaron por bienes separados.
Nada, de todos modos todo seguía enredándose hasta que en horario estelar apareció Angélica Rivera interpretando a la Gaviota para defender a su familia, mostrarse indignada porque la villanía y desestabilizadores habían logrado hacerla renunciar de la compraventa de su modesta vivienda de mil 414 metros cuadrados, extensión en la que viven unas 20 familias mexicanas en casas de interés social.
Casa, la casa blanca, por la que ya había dado “un abono” del 30 por ciento de los 54 millones de pesos (unos cuatro millones de dólares) que según la “primera dama” que no es “funcionario público” es el costo pactado de la vivienda de la discordia.
Como haya sido, lo real y grave es lo que parece y que no se explicó en la actuación, ensayada y muy mal montada por Telepinos, para convencer a la villanía mexicana, esa bola de envidiosos que no creen que una actriz puede ganar dinero suficiente para comprarse una casa de 54 millones de pesos o de siete millones de dólares como señaló el avalúo que se envió hacer para la investigación periodística.
Sin duda, este es uno de los temas más comentados en las últimas semanas, desde que apareció la noticia y Telepinos y sus expertos terminaron por convertirla en una tragicomedia y que sus aclaraciones no convencen a nadie. Es una contraparte de la verdadera tragedia nacional el destino incierto que tuvieron los 43 jóvenes estudiantes de la normal rural de Ayotzinpa, en Guerrero.
A río revuelto ganancia de pescadores, quiénes son los pescadores, yo veo dos, el presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca y el ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, quienes ya pasaron a un tercer plano, atrás del imaginario colectivo y sin hacer casi nada para lograrlo, el asunto de los dimes y diretes acabó con la carta enviada por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas a la dirigencia del perredismo, el partido que sí quedó claro, está al borde del del abismo, pero deslindado en mucho de lo sucedido en Guerrero.
La problemática le creció de manera natural a Enrique Peña Nieto, el non querido, quien como ya sabemos reacciona tarde en este caso y en todo ¿y su gabinete? ¿y sus estrategas? ¿cuánto dinero pagamos para mantener a los ineficientes? Porque al final Ayotzinapa revela el tamaño de la podredumbre, el grado de infiltración de la delincuencia y cómo se mezcla con el narcotráfico y la nula, escasa, ínfima respuesta de las autoridades.
El nuestro es el país de la impunidad y no el de Angélica en el País de las Maravillas, y lo que exigen las familias de los 43 estudiantes y de otras miles de familias agraviadas a lo largo de la última década, donde hubo alternancia en el gobierno, lo que quiere la gente es justicia para sus víctimas, encontrar a sus hijas e hijos, extraídos por la fuerza de sus vidas y de quienes nada se sabe o cómo en el caso de los normalistas la agresión ordenada presuntamente por la autoridad municipal, ejecutada por policías y por delincuentes, grupos paramilitares contratados por el narcotráfico.
México quiere justicia y paz. Pero Peña Nieto y sus estrategas siguen enredando las cosas. En 1968 fue un guante blanco la señal para que soldados vestidos de civil dispararan contra la multitud en Tlatelolco. En 2014 son encapuchados, personas disfrazadas de anarcos los supuestos victimarios del pueblo. En Telepinos las cosas están mal. Ya nadie cree y remontar eso a dos años de gobierno es una tarea de titanes y esos no están en el gabinete del presidente.
@jarquinedgar

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.