Home » Ciudadanía, Patrimonio Cultural

Santa Catalina de Siena, una mina de oro

Publicado por Naked snake el jueves, 15 enero 2015
Sin Comentarios


por Azahar Mabeth Bolaños Aquino

Oaxaca, México.-Aunque es declarado como tesoro nacional, el edificio que albergó a monjas de la Tercera Orden de Santo Domingo y después de la Orden Franciscana, hoy se encuentra envuelto en polémica y es utilizado como bien particular.

Su historia data alrededor de 1579, cuando se encargó a Hernando Cavarcos se hiciera cargo de la construcción, quien en ese momento dirigía la edificación del Templo de Santo Domingo de Guzmán.

Después de 435 años, la polémica de su defensa como patrimonio mexicano envuelve al Exconvento de Santa Catalina de Siena, que de nueva cuenta encabeza el pintor juchiteco Francisco Toledo.

La defensa

santa catalinaEn 1972 Francisco Toledo impidió que se consumara la venta del edificio, la cual pretendía realizarla el entonces presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce, en beneficio de la cadena de Hoteles Presidente.

A principios de noviembre, Toledo retomó la exigencia de que “el edificio histórico, en su integridad, vuelva a ser patrimonio de los mexicanos”, apunta el artista en una carta que dirigió a Héctor Gómez Barraza, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

La demanda del artista plástico resurgió al hacerse público que en el Presupuesto de Egresos de la Federación, se aprobó una inversión de 18.7 millones de pesos en obras de restauración del exconvento, hoy Hotel Quinta Real.

El pintor señaló que no se opone al hotel, pero que los recursos que genera deben ser utilizados para su mantenimiento, pues el Estado no puede realizar obras en bien particular y sin darlos a conocer públicamente.

Hace cuatro años, Francisco Toledo, el también fundador del Patronato Pro-Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural del Estado de Oaxaca (ProOax), exigió al gobernador, Gabino Cué, hacer público el proyecto de remodelación del exconvento.

Hasta ahora ni Gómez Barraza, director de Fonatur, y Gabino Cué, han dado respuesta a las cartas enviadas por Toledo.

En tanto, las diputadas Martha Escamilla, Alejandra García Morlan y el diputado Rafael Arellanes, integrantes de Comisión de Cultura de la LXII Legislatura del estado, se comprometieron con el pintor a buscar la restitución del edificio como patrimonio nacional y exponer el proyecto de remodelación.

Ganancias particulares

Aunque el exconvento, hoy sede del Hotel Quinta Real, es uno de los principales atractivos turísticos e históricos de la capital, sus ganancias son en beneficio de la cadena empresarial y quien desee ocupar sus instalaciones debe pagar.

Para los recién casados y quinceañeras es uno de los lugares predilectos para realizar su sesión de fotos.

Hace dos meses, quienes decidían posar en sus instalaciones debían pagar 250 o 300 pesos, dependiendo de la temporada del año.

Ahora, la quinceañera que desee tomarse fotos en el exconvento debe pagar 580 pesos, por cada chambelán o persona que la acompañe son otros 580 pesos más, mientras que los novios deben cubrir 580 pesos cada uno. Y 580 pesos más por damas, no más de siete damas o chambelanes.

En tanto, los salones para realizar eventos sociales, están catalogados como los más caros de la ciudad, con un precio mayor a los 20 mil pesos.

Y como hotel, el costo es mayor, pues es considerado de lujo. Por noche, las habitaciones tienen un costo de mil 625 entre semana y dos mil pesos, mientras que las de lujo interior, valen mil 875 pesos y dos mil 250 en fin de semana.

Dichos precios son para temporada baja, pues en vacaciones o puentes vacacionales, los precios se incrementan.

“La propiedad es un inmueble histórico, por lo tanto no puede ser privado, solamente se puede arrendar”, apuntó José Márquez Pérez, arquitecto y miembro de ProOax.

Comentó que el edificio ha tenido modificaciones, todas pagadas con dinero público, lo cual va contra la ley, ya que es administrado por una cadena comercial que obtiene beneficios económicos.

“El exconvento debe regresar a mano de los mexicanos, debe ser alquilado, para que la cadena pague una renta y con ese dinero se realicen las remodelaciones necesarias, pues sabemos que es un edificio antiguo”, comentó Márquez Pérez.

Además de que la cadena hotelera obtiene ganancias, se desconoce el paradero de diversos cuadros que existían en el exconvento. Además se suma la poca manutención de los frescos característicos de sus muros.

La historia

El edificio se realizó en 1579, bajo la supervisión de Hernando Cavarcos. La construcción del Convento se concluyó en el siglo XVIII, casi dos siglos después de haberse iniciado y ocupada toda la manzana.

En 1862, debido a las Leyes de Reforma decretadas por Benito Juárez García, el lugar sirvió de cárcel y el atrio se utilizó como Palacio Municipal.

Años más tarde, se utilizó como cine, por tal motivo se abrió una puerta en el muro poniente del lugar.

Para principios del Siglo XX, en una esquina, de las actuales calles de Reforma y Murguía, se ubicó la logia masónica

En 1950, la parte restante de la ahora calle deReforma, se cedió para la Escuela Primaria Abraham Castellanos.

Su primera transformación como hotel ocurrió en 1976, a cargo de la cadena Hotel Presidente y se declaró como inmueble del Tesoro Nacional.

Después se convirtió en Posada Camino Real, para ser Hotel Camino Real y ahora Hotel Quinta Real Oaxaca.

El exconvento, ubicado al norte del templo, está dividido en cuatro áreas distintas; aunque anteriormente eran seis.

Cada área tiene un patio rodeado por edificaciones de dos niveles. La circulación y el acceso a las diversas habitaciones, se hace a través de corredores techados.

En el patio noreste, destaca el conjunto de 12 lavaderos, en un reducido edificio de planta octagonal que remata con una cúpula mudéjar.

Los Lavaderos, como son conocidos comúnmente, representan el más significativo sistema hidráulico de la época colonial, pues permitía el flujo constante de agua.

La fachada del exconvento es de dos niveles y ocupa toda una cuadra de la calle 5 de Mayo. Se divide en dos partes por el antiguo Templo de Santa Catalina de Siena.

La parte derecha corresponde al Palacio Municipal. Esta fachada tiene muros revocados y ventanas con rejas y balcones de hierro forjado. El acceso de esta parte es un vano adintelado, flanqueado por dos columnas adosadas de orden compuesto. En la esquina, en la parte superior hay un reloj con la inscripción 1960-1962.

Mientras que, la entrada izquierda pertenece al antiguo claustro. El muro también está revocado y tiene ventanas cuadrangulares, protegidas con rejas de hierro forjado. A la derecha, de esta parte, está el acceso principal del hotel, compuesto por un vano arcado, carente de ornamentación.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.