Home » Cultura, Patrimonio Cultural, Pueblos Originarios

Historiador da cuenta de vínculos de Malinalco con México-Tenochtitlán

Publicado por Naked snake el sábado, 31 enero 2015
Sin Comentarios


Oaxaca, México.-(Notimex).- El investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Roberto Sandoval Zarauz, da cuenta de los vínculos de Malinalco con la fundación de México-Tenochtitlán, así como la pugna entre Malinalxóchitl y Huitzilopochtli.

El doctor en Historia participó en la presentación de la segunda edición del Festival Cultural que se realizará en el municipio mexiquense del 9 al 16 de marzo próximo, destacaron en un comunicado los organizadores del encuentro.

En ese marco, el especialista se refirió a diversos puntos que plantea en su tesis titulada “Malinalco en la fundación de México-Tenochtitlán.

tamanlaztecasIndicó que “Malinalxóchitl es una deidad lunar, femenina, y Huitzilopochtli, su hermano, el dios solar, guerrero y masculino. La fundación del actual sitio arqueológico de Malinalco, en el cerro Texcaltepec, celebra la victoria del culto solar y el ascenso de los mexicas al poder”.

En el siglo XIII, acotó, llegaron al centro de México tribus provenientes del norte. “Eran los mexicas quienes, incitados por su dios Huitzilopochtli, habían partido de Aztlán en busca de un lugar para establecerse”, indicó.

Sandoval Zarauz relató que los mexicas llegaron a Texcaltepec, actual cerro de “los ídolos” o zona arqueológica del actual Malinalco, y con ellos venía Malinalxóchitl, hermana de Huitzilopochtli.

Las fuentes mexicas referían que era una hechicera poderosa que podía convertirse en animal y se valía de alimañas para dañar a la gente, por lo que los sacerdotes se quejaron ante Huitzilopochtli, quien esperó a que Malinalxóchitl estuviera dormida para dar la orden de abandonarla.

Al despertar, añadió el investigador, Malinalxóchitl se dispuso a buscar otra tierra y llegó a Texcaltepec, que ya estaba poblado, y no solo obtuvo permiso para quedarse sino que se casó con su gobernante, Chimalcuauhtli; de este matrimonio nació Copil.

Los mexicas llegaron a la laguna del Valle de México y, después de vagar por su orilla, se asentaron por un tiempo en Chapultepec. Malinalxóchitl seguía lamentando la traición de su hermano, por lo que su hijo, convertido en guerrero, decidió vengarla.

Se trasladó con sus tropas a la laguna del valle de México y se fortificó en el cerro del Peñón, pero le fue imposible vencer a la tribu protegida por su tío.

El especialista explicó que Huitzilopochtli ordenó a sus sacerdotes acudir al Peñón, matar a Copil, arrancarle el corazón y llevárselo, cuando lo tuvo, mandó arrojarlo en el cañaveral en medio de la laguna y de ese corazón creció el tunal donde años después se posó el águila que señalaría el lugar prometido a los mexicas a su salida a Aztlán.

“El mito revela el estrecho vínculo de la historia de Malinalco con la fundación de México-Tenochtitlán, al tiempo que la pugna entre Malinalxóchitl y Huitzilopochtli revelaría la lucha cósmica entre los seguidores de la adoración de la Luna y los del Sol”, finalizó Sandoval Zarauz.

Por su parte, Mathias Dechelette, presidente del Comité Organizador del Festival Cultural de Malinalco, destacó que este lugar “es un paraíso histórico, cultural, turístico y espiritual de México. Un Pueblo Mágico con mucho corazón que ofrece holística y sincretismo a favor del turismo y la cultura”.

Manifestó que este encuentro contribuye al desarrollo turístico sustentable de Malinalco mediante la muestra de las expresiones artísticas y de las propuestas recreativas que se generan en este municipio.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.